Efecto Cocuyo propone contar la migración desde Venezuela a través del insilio

LA HUMANIDAD · 15 JULIO, 2021 15:29

Ver más de

María Victoria Fermín Kancev | @vickyfermin


¿Cómo valoras esta información?

7
QUÉ CHÉVERE
1
QUÉ INDIGNANTE
1
QUÉ CHIMBO

Debatir sobre cómo viven la migración quienes se quedan en Venezuela, la movilidad y los desplazamientos internos, así como el sentirse un extranjero en su propio país, fue el propósito del encuentro “Guayoyo con Cocuyo: Hablemos de Insilio”, realizado este jueves 15 de julio por Efecto Cocuyo junto a sus audiencias.

Las fundadoras y directoras de Efecto Cocuyo, Laura Weffer y Josefina Ruggiero, detallaron cómo en el contexto de la cobertura periodista de la migración venezolana surgió la inquietud de ampliar la mirada, para contar cómo impacta ese fenómeno a las y los venezolanos que permanecen en el territorio.

Señalaron que al hacer el ejercicio de “mirarnos hacia adentro” encontraron la palabra insilio, un concepto que se aproxima a explicar qué nos pasa internamente durante estos contextos de movilidad humana. Este será uno de los temas a desarrollar en la Escuela Cocuyo 2021.

Fracturas y secuelas familiares

Durante el conversatorio, la periodista especializada en la fuente de Comunidad, Mabel Sarmiento, expuso cómo las oleadas migratorias de los últimos años dejaron secuelas en la ciudadanía y fracturas en las familias, en el tejido social.

Señaló que las y los venezolanos comenzaron a vivir un duelo cuando iniciaron despedidas de familiares y amigos, que inicialmente partían desde el Aeropuerto de Maiquetía y luego cruzando las fronteras a pie; pero que también “los insiliados” viven un duelo asociado a sentimientos de desarraigo, de añoranza, se sentirse extraños en sus ciudades, de haber perdido referentes culturales, de tener que movilizarse internamente por la violencia o debido a la escasez de servicios públicos.

Sarmiento indicó que el insilio se asocia a un resquebrajamiento social y la pérdida del capital humano. Sin embargo, dijo que en la búsqueda de nuevas narrativas para registrar este fenómeno se pueden abordar aristas como la ganancia que tienes las ciudades de acogida y el repoblamiento de una zona o sector determinado.

El periodista especializado en derechos humanos, Edgar López, abordó la importancia de analizar cómo otros países han afrontado situaciones similares a la que atraviesa Venezuela. Planteó que el debate del tema no es solo un ejercicio de ciudadanía, sino que cobra gran relevancia en términos de la reconstrucción de la democracia.

Movimientos físicos o emocionales

Refirió que el insilio implica movimientos físicos o emocionales, desde lo individual o lo colectivo, con sentimientos relacionados a la extranjería, pero viviendo el país de origen. Señaló también tiene que ver con las personas que se quedan y padecen la violación de sus derechos.

“El insilio es un estado de sensaciones y actitudes ante las ideas de desarraigo, destierro y trashumancia… Puede ser un estado incipiente, transitorio o permanente”, dijo y añadió que “el estado de insilio no niega las posibilidades de resiliencia”.

Las y los participantes del #GuayoyoconCocuyo compartieron su percepción sobre el insilio y cómo puede ser un sentimiento doloroso, asociado a la desesperanza y del que a veces hasta se siente se tiene vergüenza. “Es vivir una suerte de exilio sin salir del país”, expresaron.

Agradecieron la promoción de estos espacios para reflexionar sobre esta temática y así ampliar la perspectiva sobre estas circunstancias que atraviesan las y los venezolanos.