Ciclón, depresión, tormenta y huracán: ¿cuál es la diferencia?

LA HUMANIDAD · 7 OCTUBRE, 2022 07:54

Ver más de

Rosmina Suárez Piña | @sciencelover_rs

Foto por NOAA

¿Cómo valoras esta información?

21
QUÉ CHÉVERE
2
QUÉ INDIGNANTE
QUÉ CHIMBO

Con el paso de la onda tropical 41 por el territorio venezolano, que ha dejado lluvias, inundaciones y personas afectadas en al menos ocho estados, también se han generado dudas acerca de los eventos meteorológicos.

Esto luego de que el Centro Nacional de Huracanes (NHC, por sus siglas en inglés) avisó del “Potencial Ciclón Tropical Trece” en el Caribe venezolano, lo que, como explicó el meteorólogo venezolano Luis Vargas, significa que la Onda Tropical 41 (AL91) tiene una alta posibilidad de convertirse en Depresión Tropical, lo que en efecto ocurrió la noche del 6 de octubre y tocó la zona continental venezolana, en la Península de Paraguaná, estado Falcón.

Una onda tropical es un tipo de vaguada o “máxima curvatura ciclónica en los vientos alisios o del este”, desarrollada por perturbaciones fuera del continente africano hacia el océano Atlántico y que pueden conducir a la formación de ciclones tropicales, según la Oficina Nacional de Administración Atmosférica y Oceánica de Estados Unidos (Noaa).

Pero, ¿qué significa cada denominación? Mientras se mantienen los pronósticos de lluvia para Venezuela, en Efecto Cocuyo te mostramos qué son y cuáles son las diferencias entre un ciclón, una tormenta y un huracán.

Ciclón tropical

De acuerdo con la Noaa, un ciclón tropical es un sistema giratorio, organizado por nubes y tormentas. Se origina sobre aguas tropicales, de donde extrae la energía necesaria para desarrollarse.

Asimismo, posee un centro de baja presión y nubes que se desplazan en espiral hacia la pared que rodea el “ojo”, que es la parte central donde no hay nubes y las condiciones meteorológicas suelen ser tranquilas.

Los ciclones tropicales pueden alcanzar los 1000 kilómetros de diámetro y generar vientos muy violentos, lluvias torrenciales, olas altas y, en algunos casos, mareas de tempestad e inundaciones costeras muy destructivas.

En el hemisferio norte, los ciclones tropicales rotan al contrario de las manecillas del reloj; y en el hemisferio sur, en sentido de las agujas del reloj. Además, tienen una clasificación en función de sus vientos o desarrollo: depresión tropical, tormenta tropical y huracán.

Depresión tropical

Se trata de un ciclón tropical con circulación cerrada y vientos máximos sostenidos de 61 kilómetros por hora o menos.

Tormenta tropical

Es un ciclón tropical con vientos de entre 62 kilómetros por hora y 117 kilómetros por hora.

Según registros del Servicio Nacional del Clima de Estados Unidos (SNC), entre 1970 y 2010 se produjeron 11 tormentas tropicales en el Océano Atlántico, el Mar Caribe y el Golfo de México. De esas 11, seis se volvieron huracanes.

Huracán

Es un ciclón tropical con vientos máximos sostenidos de 118 kilómetros por hora y, según la NASA, pueden tener desde 96 hasta 1.600 kilómetros de diámetro.

Se le designa como “huracán” en los océanos Atlántico o Pacífico Oriental; y como “tifón” en el norte del Pacífico Occidental. Mientras que en la región suroriental del océano Índico o el Pacífico suroeste se llaman “ciclones tropicales graves”.

Así se vio el reciente huracán Ian desde la Estación Espacial Internacional

Si los vientos de un huracán llegan a alcanzar 179 kilómetros por hora, este se eleva a la categoría de “huracán intenso”.

Para deducir la fuerza de los huracanes, se utiliza la escala de Saffir-Simpson de vientos huracanados, utilizada en el mar Caribe, el golfo de México, el océano Atlántico Norte y el océano Pacífico Norte oriental y central. 

En ella, la fuerza de los huracanes varía en categoría de la 1 a la 5:

Los huracanes de categoría 1: vientos máximos sostenidos con una velocidad de entre 119 y 153 km/h.

Los huracanes de categoría 2: vientos máximos sostenidos con una velocidad de entre 154 y 177 km/h.

Los huracanes de categoría 3: vientos máximos sostenidos tienen una velocidad de entre 178 y 209 km/h.

Los huracanes de categoría 4: vientos máximos sostenidos con una velocidad de entre 210 y 249 km/h.

Los huracanes de categoría 5: vientos máximos sostenidos con una velocidad superior a 249 km/h.

Escala de Saffir-Simpson

Lluvias y vientos destructivos

Los ciclones son asociados generalmente con lluvias muy intensas que pueden provocar inundaciones y con vientos destructivos -en el caso de los sistemas más intensos.

La Organización Meteorológica Mundial (OMM) describe que el impacto de los ciclones tropicales y los daños que pueden ocasionar no solo dependen de la velocidad del viento, sino también de factores como: 

  • La velocidad de desplazamiento
  • La duración de vientos fuertes; 
  • La precipitación acumulada durante y después de que tocan tierra; 
  • El cambio repentino de la dirección de desplazamiento y de intensidad; 
  • Su estructura (el tamaño y la intensidad);
  • Y la respuesta que el ser humano dé a los desastres causados por estos sistemas.

LA HUMANIDAD · 27 NOVIEMBRE, 2022

Ciclón, depresión, tormenta y huracán: ¿cuál es la diferencia?

Texto por Rosmina Suárez Piña | @sciencelover_rs
Foto por NOAA

Con el paso de la onda tropical 41 por el territorio venezolano, que ha dejado lluvias, inundaciones y personas afectadas en al menos ocho estados, también se han generado dudas acerca de los eventos meteorológicos.

Esto luego de que el Centro Nacional de Huracanes (NHC, por sus siglas en inglés) avisó del “Potencial Ciclón Tropical Trece” en el Caribe venezolano, lo que, como explicó el meteorólogo venezolano Luis Vargas, significa que la Onda Tropical 41 (AL91) tiene una alta posibilidad de convertirse en Depresión Tropical, lo que en efecto ocurrió la noche del 6 de octubre y tocó la zona continental venezolana, en la Península de Paraguaná, estado Falcón.

Una onda tropical es un tipo de vaguada o “máxima curvatura ciclónica en los vientos alisios o del este”, desarrollada por perturbaciones fuera del continente africano hacia el océano Atlántico y que pueden conducir a la formación de ciclones tropicales, según la Oficina Nacional de Administración Atmosférica y Oceánica de Estados Unidos (Noaa).

Pero, ¿qué significa cada denominación? Mientras se mantienen los pronósticos de lluvia para Venezuela, en Efecto Cocuyo te mostramos qué son y cuáles son las diferencias entre un ciclón, una tormenta y un huracán.

Ciclón tropical

De acuerdo con la Noaa, un ciclón tropical es un sistema giratorio, organizado por nubes y tormentas. Se origina sobre aguas tropicales, de donde extrae la energía necesaria para desarrollarse.

Asimismo, posee un centro de baja presión y nubes que se desplazan en espiral hacia la pared que rodea el “ojo”, que es la parte central donde no hay nubes y las condiciones meteorológicas suelen ser tranquilas.

Los ciclones tropicales pueden alcanzar los 1000 kilómetros de diámetro y generar vientos muy violentos, lluvias torrenciales, olas altas y, en algunos casos, mareas de tempestad e inundaciones costeras muy destructivas.

En el hemisferio norte, los ciclones tropicales rotan al contrario de las manecillas del reloj; y en el hemisferio sur, en sentido de las agujas del reloj. Además, tienen una clasificación en función de sus vientos o desarrollo: depresión tropical, tormenta tropical y huracán.

Depresión tropical

Se trata de un ciclón tropical con circulación cerrada y vientos máximos sostenidos de 61 kilómetros por hora o menos.

Tormenta tropical

Es un ciclón tropical con vientos de entre 62 kilómetros por hora y 117 kilómetros por hora.

Según registros del Servicio Nacional del Clima de Estados Unidos (SNC), entre 1970 y 2010 se produjeron 11 tormentas tropicales en el Océano Atlántico, el Mar Caribe y el Golfo de México. De esas 11, seis se volvieron huracanes.

Huracán

Es un ciclón tropical con vientos máximos sostenidos de 118 kilómetros por hora y, según la NASA, pueden tener desde 96 hasta 1.600 kilómetros de diámetro.

Se le designa como “huracán” en los océanos Atlántico o Pacífico Oriental; y como “tifón” en el norte del Pacífico Occidental. Mientras que en la región suroriental del océano Índico o el Pacífico suroeste se llaman “ciclones tropicales graves”.

Así se vio el reciente huracán Ian desde la Estación Espacial Internacional

Si los vientos de un huracán llegan a alcanzar 179 kilómetros por hora, este se eleva a la categoría de “huracán intenso”.

Para deducir la fuerza de los huracanes, se utiliza la escala de Saffir-Simpson de vientos huracanados, utilizada en el mar Caribe, el golfo de México, el océano Atlántico Norte y el océano Pacífico Norte oriental y central. 

En ella, la fuerza de los huracanes varía en categoría de la 1 a la 5:

Los huracanes de categoría 1: vientos máximos sostenidos con una velocidad de entre 119 y 153 km/h.

Los huracanes de categoría 2: vientos máximos sostenidos con una velocidad de entre 154 y 177 km/h.

Los huracanes de categoría 3: vientos máximos sostenidos tienen una velocidad de entre 178 y 209 km/h.

Los huracanes de categoría 4: vientos máximos sostenidos con una velocidad de entre 210 y 249 km/h.

Los huracanes de categoría 5: vientos máximos sostenidos con una velocidad superior a 249 km/h.

Escala de Saffir-Simpson

Lluvias y vientos destructivos

Los ciclones son asociados generalmente con lluvias muy intensas que pueden provocar inundaciones y con vientos destructivos -en el caso de los sistemas más intensos.

La Organización Meteorológica Mundial (OMM) describe que el impacto de los ciclones tropicales y los daños que pueden ocasionar no solo dependen de la velocidad del viento, sino también de factores como: 

  • La velocidad de desplazamiento
  • La duración de vientos fuertes; 
  • La precipitación acumulada durante y después de que tocan tierra; 
  • El cambio repentino de la dirección de desplazamiento y de intensidad; 
  • Su estructura (el tamaño y la intensidad);
  • Y la respuesta que el ser humano dé a los desastres causados por estos sistemas.