#DíaMundialdeLasPlayas se celebra en las costas venezolanas este #17Sep

LA HUMANIDAD · 16 SEPTIEMBRE, 2022 20:13

Ver más de

Margaret López


¿Cómo valoras esta información?

3
QUÉ CHÉVERE
QUÉ INDIGNANTE
QUÉ CHIMBO

Este sábado 17 de septiembre, una red de organizaciones ambientalistas nacionales y varios voluntarios tomarán las costas venezolanas, en puntos como Catia La Mar (Vargas), Higuerote (Miranda), Boca de Uchire (Anzoátegui) y el Lago de Maracaibo (Zulia), para ayudar a recolectar toda clase de desechos en esas playas.

La jornada forma parte de la celebración del Día Mundial de las Playas y su doble objetivo será disminuir el volumen de los desperdicios en las costas y, a la vez, promover la enseñanza sobre el daño que los plásticos le ocasionan a las especies marinas y a los océanos.

“Solo una microacción sacará al microplástico de nuestro futuro: recogiendo la basura” es el mensaje central de la campaña promovida por la Fundación para la Defensa de la Naturaleza (Fudena) este año.

Las actividades comenzarán entre las 07:30am y las 08:00am en playas como Puerto Viejo (Catia La Mar), Valle Seco en Higuerote, Boca de Uchire, La Cerca y Puerto Píritu (Anzoátegui), el Lago de Maracaibo, el balneario Ancón de Iturre y el Centro Deportivo Lago y Sol (Zulia).

Costas venezolanas

La Fundación Azul Ambientalistas es una de las organizaciones que promueven la actividad en el Zulia | Foto: Twitter

El origen de la iniciativa

El biólogo Diego Díaz Martín y un equipo de Fudena fueron quienes iniciaron estas jornadas de limpieza en las costas venezolanas y que luego comenzaron a conocerse por el Día Mundial de las Playas. Su inspiración fueron las movilizaciones internacionales de Limpieza de Costas que es organizada por Ocean Conservancy en los Estados Unidos y Limpiemos El Mundo en Australia.

La primera experiencia se hizo como una prueba piloto en las playas de Chichiriviche de la Costa en Falcón durante el año 1991 y se presentaron 439 voluntarios, en una época donde todavía no existían ni las redes sociales de Facebook o Twitter, ni tampoco los grupos de WhatsApp.

En aquella oportunidad se recogieron los desechos y se catalogaron como un primer diagnóstico del problema. El grupo encontró que 4 de cada 10 desperdicios recolectados estaban hechos de plásticos (41,64 %). Entre el resto de la basura encontrada  también estaban elementos de vidrio, goma y madera.

En septiembre de 1992, se repitió la experiencia y la convocatoria logró atraer a 6.038 voluntarios para recolectar desechos en distintos puntos de las costas venezolanas. En apenas un año, el plástico se convirtió en la mitad (51 %) de todo lo recolectado en la limpieza de las playas venezolanas.

El reino del plástico

El plástico ahora es el gran protagonista de la basura que encuentran los voluntarios en las costas venezolanas en cualquiera de las jornadas de limpieza. Vasos y contenedores de comida, envoltorios de snacks y chucherías, pitillos, palitos de chupetas y bolsas plásticas en general son parte de los desperdicios que se acumulan en las playas y que son una de las amenazas para las especies marinas como las tortugas y los corales.  

“La mayoría de la basura que conseguimos en el mar es plástica. Hay bajas tasas de recolección de plásticos en todo el mundo. El reciclaje no es el único modo de solventar esta situación, en especial si consideramos que en Venezuela el reciclaje de plásticos pudiera estar alrededor de 2 %” explicó Adriana Carolina Gamboa, quien es magíster en Gerencia Ambiental y profesora del Instituto de Ciencias de la Tierra de la Universidad Central de Venezuela (UCV), en medio del “Encuentro por Océanos Saludables para el Desarrollo Sostenible en Venezuela”, que fue celebrado en junio pasado.

Si bien hay pocos estudios científicos sobre el volumen exacto de plásticos presente en las aguas venezolanas, el consenso entre los biólogos marinos es que se trata de un problema que es grave y cuya solución comienza porque los visitantes no abandonen ningún desperdicio a la hora de disfrutar de las playas.

Foto principal: Ministerio del Ecosocialismo

LA HUMANIDAD · 30 SEPTIEMBRE, 2022

#DíaMundialdeLasPlayas se celebra en las costas venezolanas este #17Sep

Texto por Margaret López

Este sábado 17 de septiembre, una red de organizaciones ambientalistas nacionales y varios voluntarios tomarán las costas venezolanas, en puntos como Catia La Mar (Vargas), Higuerote (Miranda), Boca de Uchire (Anzoátegui) y el Lago de Maracaibo (Zulia), para ayudar a recolectar toda clase de desechos en esas playas.

La jornada forma parte de la celebración del Día Mundial de las Playas y su doble objetivo será disminuir el volumen de los desperdicios en las costas y, a la vez, promover la enseñanza sobre el daño que los plásticos le ocasionan a las especies marinas y a los océanos.

“Solo una microacción sacará al microplástico de nuestro futuro: recogiendo la basura” es el mensaje central de la campaña promovida por la Fundación para la Defensa de la Naturaleza (Fudena) este año.

Las actividades comenzarán entre las 07:30am y las 08:00am en playas como Puerto Viejo (Catia La Mar), Valle Seco en Higuerote, Boca de Uchire, La Cerca y Puerto Píritu (Anzoátegui), el Lago de Maracaibo, el balneario Ancón de Iturre y el Centro Deportivo Lago y Sol (Zulia).

Costas venezolanas

La Fundación Azul Ambientalistas es una de las organizaciones que promueven la actividad en el Zulia | Foto: Twitter

El origen de la iniciativa

El biólogo Diego Díaz Martín y un equipo de Fudena fueron quienes iniciaron estas jornadas de limpieza en las costas venezolanas y que luego comenzaron a conocerse por el Día Mundial de las Playas. Su inspiración fueron las movilizaciones internacionales de Limpieza de Costas que es organizada por Ocean Conservancy en los Estados Unidos y Limpiemos El Mundo en Australia.

La primera experiencia se hizo como una prueba piloto en las playas de Chichiriviche de la Costa en Falcón durante el año 1991 y se presentaron 439 voluntarios, en una época donde todavía no existían ni las redes sociales de Facebook o Twitter, ni tampoco los grupos de WhatsApp.

En aquella oportunidad se recogieron los desechos y se catalogaron como un primer diagnóstico del problema. El grupo encontró que 4 de cada 10 desperdicios recolectados estaban hechos de plásticos (41,64 %). Entre el resto de la basura encontrada  también estaban elementos de vidrio, goma y madera.

En septiembre de 1992, se repitió la experiencia y la convocatoria logró atraer a 6.038 voluntarios para recolectar desechos en distintos puntos de las costas venezolanas. En apenas un año, el plástico se convirtió en la mitad (51 %) de todo lo recolectado en la limpieza de las playas venezolanas.

El reino del plástico

El plástico ahora es el gran protagonista de la basura que encuentran los voluntarios en las costas venezolanas en cualquiera de las jornadas de limpieza. Vasos y contenedores de comida, envoltorios de snacks y chucherías, pitillos, palitos de chupetas y bolsas plásticas en general son parte de los desperdicios que se acumulan en las playas y que son una de las amenazas para las especies marinas como las tortugas y los corales.  

“La mayoría de la basura que conseguimos en el mar es plástica. Hay bajas tasas de recolección de plásticos en todo el mundo. El reciclaje no es el único modo de solventar esta situación, en especial si consideramos que en Venezuela el reciclaje de plásticos pudiera estar alrededor de 2 %” explicó Adriana Carolina Gamboa, quien es magíster en Gerencia Ambiental y profesora del Instituto de Ciencias de la Tierra de la Universidad Central de Venezuela (UCV), en medio del “Encuentro por Océanos Saludables para el Desarrollo Sostenible en Venezuela”, que fue celebrado en junio pasado.

Si bien hay pocos estudios científicos sobre el volumen exacto de plásticos presente en las aguas venezolanas, el consenso entre los biólogos marinos es que se trata de un problema que es grave y cuya solución comienza porque los visitantes no abandonen ningún desperdicio a la hora de disfrutar de las playas.

Foto principal: Ministerio del Ecosocialismo

¿Cómo valoras esta información?

3

QUÉ CHÉVERE

QUÉ INDIGNANTE

QUÉ CHIMBO