Delfines y manatíes de agua dulce enfrentan serias amenazas en Venezuela

LA HUMANIDAD · 14 JULIO, 2016 10:34

Ver más de

Leidys Villarroel | @leidsvillarroel


¿Cómo valoras esta información?

QUÉ CHÉVERE
QUÉ INDIGNANTE
QUÉ CHIMBO

En Venezuela poco se sabe sobre el estado de los mamíferos acuáticos; entre ellos los delfines de agua dulce: Inia, Sotalia, Trichechus, Pteronuna y Lontra, que habitan en los principales ríos del país.

La contaminación, la pérdida de hábitat, la reducción de los ríos y la interacción negativa por parte de los pescadores, son circunstancias que atentan contra desarrollo de los mamíferos de agua dulce, según el director científico de la Fundación Omacha, Fernando Trujillo, quien destacó que «el manejo del mercurio como una actividad, no solo afecta a los mamíferos, sino también a los peces y a los seres humanos«.

Jesús Morales es biólogo, miembro de la Asociación Civil Provita y asegura que es preocupante la situación ambiental en general de Venezuela «porque hay una gran cantidad de amenazas como la cacería, la tala y la minería, que son desatendidas tanto por el venezolano de a pie, como por las instituciones y el Estado«.

Por su parte, Daniel Leu, de la Unidad de Diversidad Biológica del Instituto Venezolana de Investigaciones Ciéntíficas (IVIC) y representante del Instituto de Estudios Avanzados (IDEA) resaltó que «el crecimiento de la sociedad, tal como lo concebimos actualmente, tiene severo impacto sobre el ambiente«, y agregó que «el aprovechamiento de recursos, sea por la vía de la agricultura, pescadería y el extractivismo forestal y minero impide la sostenibilidad de los servicios ambientales».

Esta situación fue la que motivó a la Fundación La Salle de Ciencias Naturales, en alianza con la fundación colombiana Omacha, la Universidad Central de Venezuela y el Ministerio de Ecosocialismo y Agua, a realizar un taller para la construcción del Plan de Acción para la Conservación de los Mamíferos de Agua Dulce de Venezuela.

El presidente de La Salle, Francer Goenaga, explicó que esta actividad «es una iniciativa que impulsamos hace más de 10 años, junto con organizaciones de varios países, vinculadas a la conservación de los recursos naturales, con el fin de tratar temas de importancia como el hábitat, diversidad biológica y disponibilidad de recursos«.

Dijo que en Venezuela se han visto afectados los ríos del Delta del Orinoco y del Amazonas debido a las actividades como la minería, la construcción de viviendas y la extracción de hierro, principalmente en el estado Bolívar. «Si se pierde un bosque, se pierden las cabeceras de los ríos, y eso provoca la aparición de procesos de erosión que terminan afectando la calidad de las aguas y, por consiguiente, las especies que allí se encuentren».

Delfines Lontra. Foto: Fernando Trujillo, Fundación Omacha

Delfines Lontra. Foto: Fernando Trujillo, Fundación Omacha

Los países involucrados en este plan de conservación, donde participan no solo investigadores sino organizaciones enteras, son Colombia, Brasil, Ecuador y Venezuela, siendo este último donde el enfoque va fundamentalmente hacia el río Orinoco y sus adyacencias, al igual que en toda la extensión el río Amazonas.

Goenaga explicó que el presupuesto para comenzar a realizar el plan de conservación depende de los objetivos. «Cuando se trata del levantamiento de información y de trabajo de campo, se requiere la participación de personal especializado, de la alianza de organizaciones, que se encarguen de la seguridad del equipo, como parte de toda la logística y todo eso es costoso«, dijo.

Los resultados concretos del programa de cuidado de los mamíferos de agua dulce se obtendrán a mediano plazo, según Goenaga. «Son acciones que pasan por educación ambiental en la comunidad, políticas de desarrollo, medidas de comunicación para sensibilizar y concientizar a la población«, dijo.

Manatí del Caribe, antillano o vaca marina. Foto: Fundación Omacha

Manatí del Caribe, antillano o vaca marina. Foto: Fundación Omacha

 

 

 

Foto principal: Fernando Trujillo, Fundación OMACHA

LA HUMANIDAD · 27 NOVIEMBRE, 2022

Delfines y manatíes de agua dulce enfrentan serias amenazas en Venezuela

Texto por Leidys Villarroel | @leidsvillarroel

En Venezuela poco se sabe sobre el estado de los mamíferos acuáticos; entre ellos los delfines de agua dulce: Inia, Sotalia, Trichechus, Pteronuna y Lontra, que habitan en los principales ríos del país.

La contaminación, la pérdida de hábitat, la reducción de los ríos y la interacción negativa por parte de los pescadores, son circunstancias que atentan contra desarrollo de los mamíferos de agua dulce, según el director científico de la Fundación Omacha, Fernando Trujillo, quien destacó que «el manejo del mercurio como una actividad, no solo afecta a los mamíferos, sino también a los peces y a los seres humanos«.

Jesús Morales es biólogo, miembro de la Asociación Civil Provita y asegura que es preocupante la situación ambiental en general de Venezuela «porque hay una gran cantidad de amenazas como la cacería, la tala y la minería, que son desatendidas tanto por el venezolano de a pie, como por las instituciones y el Estado«.

Por su parte, Daniel Leu, de la Unidad de Diversidad Biológica del Instituto Venezolana de Investigaciones Ciéntíficas (IVIC) y representante del Instituto de Estudios Avanzados (IDEA) resaltó que «el crecimiento de la sociedad, tal como lo concebimos actualmente, tiene severo impacto sobre el ambiente«, y agregó que «el aprovechamiento de recursos, sea por la vía de la agricultura, pescadería y el extractivismo forestal y minero impide la sostenibilidad de los servicios ambientales».

Esta situación fue la que motivó a la Fundación La Salle de Ciencias Naturales, en alianza con la fundación colombiana Omacha, la Universidad Central de Venezuela y el Ministerio de Ecosocialismo y Agua, a realizar un taller para la construcción del Plan de Acción para la Conservación de los Mamíferos de Agua Dulce de Venezuela.

El presidente de La Salle, Francer Goenaga, explicó que esta actividad «es una iniciativa que impulsamos hace más de 10 años, junto con organizaciones de varios países, vinculadas a la conservación de los recursos naturales, con el fin de tratar temas de importancia como el hábitat, diversidad biológica y disponibilidad de recursos«.

Dijo que en Venezuela se han visto afectados los ríos del Delta del Orinoco y del Amazonas debido a las actividades como la minería, la construcción de viviendas y la extracción de hierro, principalmente en el estado Bolívar. «Si se pierde un bosque, se pierden las cabeceras de los ríos, y eso provoca la aparición de procesos de erosión que terminan afectando la calidad de las aguas y, por consiguiente, las especies que allí se encuentren».

Delfines Lontra. Foto: Fernando Trujillo, Fundación Omacha

Delfines Lontra. Foto: Fernando Trujillo, Fundación Omacha

Los países involucrados en este plan de conservación, donde participan no solo investigadores sino organizaciones enteras, son Colombia, Brasil, Ecuador y Venezuela, siendo este último donde el enfoque va fundamentalmente hacia el río Orinoco y sus adyacencias, al igual que en toda la extensión el río Amazonas.

Goenaga explicó que el presupuesto para comenzar a realizar el plan de conservación depende de los objetivos. «Cuando se trata del levantamiento de información y de trabajo de campo, se requiere la participación de personal especializado, de la alianza de organizaciones, que se encarguen de la seguridad del equipo, como parte de toda la logística y todo eso es costoso«, dijo.

Los resultados concretos del programa de cuidado de los mamíferos de agua dulce se obtendrán a mediano plazo, según Goenaga. «Son acciones que pasan por educación ambiental en la comunidad, políticas de desarrollo, medidas de comunicación para sensibilizar y concientizar a la población«, dijo.

Manatí del Caribe, antillano o vaca marina. Foto: Fundación Omacha

Manatí del Caribe, antillano o vaca marina. Foto: Fundación Omacha

 

 

 

Foto principal: Fernando Trujillo, Fundación OMACHA

¿Cómo valoras esta información?

QUÉ CHÉVERE

QUÉ INDIGNANTE

QUÉ CHIMBO