Colegio San Agustín-El Paraíso estrena plataforma tecnológica y fortalece educación a distancia

LA HUMANIDAD · 19 OCTUBRE, 2020 09:19

Ver más de

María Victoria Fermín Kancev | @vickyfermin

Foto por Mairet Chourio | @mairetchourio

¿Cómo valoras esta información?

96
QUÉ CHÉVERE
4
QUÉ INDIGNANTE
5
QUÉ CHIMBO

Invertir en tecnología rinde frutos. Esa es la conclusión del rector académico del colegio San Agustín – El Paraíso (Csap), padre Javier Herrero, a siete meses de migrar abruptamente a un modelo de educación distancia por la pandemia del coronavirus en Venezuela.

«Nosotros como colegio no estábamos preparados tecnológicamente», recuerda sobre las herramientas con las que contaban en marzo cuando se suspendieron las clases presenciales para prevenir el contagio del virus SARS-CoV-2 en el territorio.

La sorpresa y el estado de shock les duró casi un mes. Sin embargo, ya para el tercer lapso comenzaron a planificarse mejor.

Padre Javier Herrero, rector académico del Colegio San Agustín – El Paraíso

«Logramos terminar el año escolar con muchísimas fallas», admite, especialmente por las dificultades de conexión a Internet y de electricidad que afectaban (y siguen afectado) a las familias y de las que no escapa el colegio.

Ahora, con más recursos y aprendizajes, decidieron iniciar un nuevo período académico reforzando los contenidos del anterior.

«Arrancamos con bachillerato en septiembre, y no en octubre, para repasar los contenidos. Con los más pequeños fue la semana pasada que iniciamos con contenidos de este año», explica el directivo.

Un colegio virtual

Uno de los primeros pasos que emprendieron fue rediseñar su página web incluyendo una nueva plataforma educativa, todo con el objetivo de consolidar «un colegio virtual».

Si bien durante el año escolar pasado se implementaron distintas modalidades virtuales como Instagram, Facebook, Google Classroom, la institución deseaba que estudiantes, representantes y educadores tuvieran a su disposición un espacio común.

«Nos vimos en la necesidad de centralizar información a través de la plataforma Moodle«, explica el coordinador de informática del colegio, Jorge Gómez.

Profesor Jorge Gómez, coordinador de informática

La plataforma fue acondicionada según la identidad del plantel y los lineamientos pedagógicos entre la coordinación académica y el departamento de coordinación y evaluación.

La llaman Csap virtual, por las siglas del colegio. La preparación incluyó una capacitación de los docentes en alianza con la Universidad Católica Andrés Bello (Ucab).

«La plataforma deja grabado todo el trabajo que hace a lo largo del día, los papás, chiquitos o mayores pueden revisarlo en cualquier momento», destaca como una de sus bondades el padre Javier, ya que permite una interacción asíncrona de los estudiantes, de acuerdo a sus posibilidades de conectividad.

En Csap Virtual cada alumno tiene un usuario y contraseña. Hay orientaciones dirigidas a los padres, madres y representantes, y los profesores pueden hacer seguimiento a cuándo el alumno ingresa al sistema y cuánto tiempo pasó desarrollando asignaciones, detalla Gómez.

El estudiante también tiene disponible un calendario con la planificación de actividades.

Sumado a Moodle, el Colegio San Agustín – El Paraíso se vale de otras herramientas. Adquirieron las licencias de Zoom Educativo y Gsuite for Education, y también se apoyan con video de YouTube, algunos producidos y animados por ellos mismos.

Un grupo de docentes trabaja desde el plantel

Valores que afloran y nuevos aprendizajes

El rector académico advierte que un aspecto que continuará siendo insustituible es la interacción cara a cara.

Considera que es duro que los niños, niñas y adolescentes estén privados de la socialización, diálogo, confrontación que se produce en los espacios y pasillos de la institución, y que contribuye a su crecimiento personal.

Aún así celebra los aprendizajes que han surgido. En especial, la solidaridad y el compañerismo entre profesores jóvenes con destrezas tecnológicas y aquellos de mayor edad que no estaban tan familiarizados con las herramientas.

Los docentes también han desarrollado nuevas habilidades como la capacidad de ser más concretos y de dar instrucciones precisas. Se han vuelto más creativos, porque deben desarrollar nuevas estrategias para hacer los contenidos más significativos para el estudiante.

Plantea que a los adultos de la comunidad educativa «nos ha hecho más humildes», al mirar esa solidaridad de los alumnos con los profesores porque, «los muchachos son más pilas que nosotros».

El padre Javier Herrero considera positivo el protagonismo y la autonomía que han asumido además los alumnos, especialmente en la etapa de educación media general. Los ve más motivados. La relación entre las familias y los docentes, además, se ha estrechado.

Estudiantes tienen un usuario y contraseña para acceder a la plataforma Csap Virtual

Explica que continúan trabajando en ampliar los recursos. Una certeza es que pese a las dificultades, continuarán utilizando estas plataformas y dinámicas incluso cuando pase la pandemia.

«Nos quedan unas herramientas fenomenales y los profesores yo creo que se están enamorando realmente de este sistema».