Campanadas, cohetes y mariachis en el Santuario de José Gregorio Hernández en Isnotú - Efecto Cocuyo

LA HUMANIDAD · 26 OCTUBRE, 2020 20:50

Campanadas, cohetes y mariachis en el Santuario de José Gregorio Hernández en Isnotú

Texto por Gustavo Bencomo Fotos por cortesía @TrujilloDigital

Ver más de

Gustavo Bencomo

¿Cómo valoras esta información?

9
QUÉ CHÉVERE
QUÉ INDIGNANTE
QUÉ CHIMBO

Mientras que en Caracas exhumaban los restos del doctor José Gregorio Hernández, previo a su beatificación, en Isnotú, donde nació, los trujillanos celebraban en un ambiente de mucha paz y alegría, que comenzó la noche de ayer 25 de octubre y que se extendió durante todo este lunes como día central.

Campanadas, cohetes y unos mariachis llenaron de algarabía al Santuario del médico de los pobres en Isnotú, donde  ondeaban las banderas del Vaticano para recibir a los feligreses que se acercaron para conmemorar los 156 años del nacimiento de este insigne trujillano, pese a las medidas implementadas para prevenir el COVID-19.

Varios feligreses llegaron a Isnotú tras caminar unos 14 kilómetros desde la redoma de la Floresta, en Valera. Esta caminata se convirtió en tradición hace algunos años, especialmente para quienes pagana la figura de José Gregorio Hernández los favores concedidos.

Esta vez a los caminantes se le sumaron otras personas por la falta del transporte público para poder llegar al lugar.

algarabía en Isnotú por José Gregorio Hernández, cortesía @TrujilloDigital

Daniela Testa relata que vivir ese momento en Isnotú “es indescriptible, la energía que se sintió fue maravillosa”. Ella, como otros tantos, formó parte de la caminata hasta el Santuario. Cuando le tocó regresar a su casa, vio como muchos retornaron a pie, ya que no había unidades de transporte.

Este año el santuario se llenó de creyentes con tapabocas, cuyo uso era obligatorio. Aunque el distanciamiento físico era escaso, los feligreses pasaban de pocos para ver la estatua del Dr. José Gregorio Hernández, pero esta vez no se les permitió que la tocarán por medidas de bioseguridad.

La eucaristía estuvo presidida por Monseñor Oswaldo Azuaje, quien en su mensaje dejó una pregunta al aire ¿Tendremos la valentía de seguir este modelo? al referirse a las virtudes del santo médico y espera que la beatificación sea una bendición para el país.

“Isnotú lleno de vida”

Ismar Linares volvió hoy a Isnotú como un acto de devoción. El Santuario es un lugar importante para su familia porque lo visitaban cada mes, aunque hacía dos años que no iban. Vivir la experiencia de esta celebración la llena de alegría y afirma que vio “el pueblo lleno de vida”.

“Me encantó volver y verlo con vida. Muchos testimonios, muchas palabras de agradecimiento, mucha devoción por José Gregorio Hernández. Siempre ha sido así, pero la alegría de su subida a los altares parece que le da el toque”, nos relata esta joven a quienes sus padres le agradecen el milagro de su vida.

Cada casa una fiesta

Ante las dificultades para poder llegar al Santuario en Isnotú, muchos vivieron la celebración en sus casas a través de la transmisión en vivo por las plataformas que la iglesia dispuso.

En algunos sectores de Trujillo, como en el municipio Pampán, donde vive María Rodríguez,  fiel devota, las fallas eléctricas no le permitieron ver la liturgia completa por televisión, sin embargo, ella continúo su celebración orando frente a la estatuilla que tiene en su altar. “Pese a todo, la alegría sigue en pie” afirma.

En medio de la pandemia y bajo la medida de confinamiento, celebrar desde casa el proceso de exhumación  de “Mano Goyo”, como le dicen por cariño en Trujillo, ha sido la forma en la que quienes no pueden llegar a Isnotú, se han conectado con todo un país que celebra su elevación a los altares.