¿Deben abrir las escuelas en Venezuela? Esto opinan especialistas en educación

LA HUMANIDAD · 20 MAYO, 2021 21:47

Ver más de

María Victoria Fermín Kancev | @vickyfermin

Foto por Iván Ernesto Reyes

¿Cómo valoras esta información?

11
QUÉ CHÉVERE
2
QUÉ INDIGNANTE
6
QUÉ CHIMBO

Educadores coincidieron en la necesidad de abrir las escuelas del país pronto, para garantizar el proceso de enseñanza y reducir las desigualdades sociales.

Recalcaron que la decisión requiere analizar la realidad de cada plantel y exigir condiciones que incentiven y protejan a la comunidad educativa del COVID-19 y la crisis socioeconómica que atraviesa Venezuela.

“La escuela es fundamental en el proyecto de vida de una persona y en la equidad social”, sentenció el especialista de Educación del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), Juan Maragall.

Así lo dijo durante un conversatorio en Instagram organizado por la Red de Madres, Padres y Representantes este jueves 20 de mayo.

El exsecretario de Educación del estado Miranda planteó que, ante el cierre de las escuelas, la gran mayoría de las familias venezolanas enfrenta limitaciones en cuanto a lo que pueden ofrecerle a sus hijos en materia educativa.

Apenas entre 10 y 15 % de los hogares tienen un miembro de la familia que completó la educación superior. No mucho más del 30 o 40 % tienen un integrante del núcleo familiar que logró graduarse de bachillerato.

El especialista también refirió que, por ejemplo, durante el período de vacaciones los niños y niñas que viven en mayor situación de vulnerabilidad desaprenden, “olvidan lo aprendido”, en contraste con los que integran familias de mayor poder adquisitivo.

El Banco Mundial advirtió que en durante esta crisis sanitaria la pérdida de aprendizaje rondará entre el 30 y 40 % en lengua y matemática. Estimaron, además, que tras la pandemia la mitad de los niños latinoamericanos probablemente no van a saber leer en tercer grado.

“Por eso es tan importante reabrir las escuelas o que los niños se conecten con la educación que le ofrece la escuela”, insistió Maragall.

Recalcó el rol de estas instituciones en el ascenso social y advirtió que las escuelas cerradas están exacerbando el abandono escolar, ya que este escenario potencia especialmente el ingreso de los adolescentes y jóvenes al trabajo informal o al reclutamiento de ellos por parte de bandas delictivas.

Educación a distancia

Sobre la educación a distancia, que se estableció en Venezuela desde marzo de 2020, Maragall consideró que la mayoría de los estudiantes no han podido beneficiarse de este modelo.

“La educación a distancia, una de las cosas que requiere es la autonomía, el autocontrol, el buen uso del tiempo, y nuestros alumnos no estaban habituados a eso… La conexión personal maestro – alumno sigue siendo fundamental para la posibilidad de aprendizaje de la gran mayoría”, dijo.

El subdirector académico de la Unidad Educativa Estadal “Simón Díaz”, ubicada en Guatire (Miranda), Julio César Caio, compartió que inicialmente fue “muy duro” para ellos articular estrategias para mantener el vínculo con las y los estudiantes.

Inicialmente crearon grupos de WhatsApp con cada sección de educación media, pero eventualmente migraron a crear un grupo de Facebook que se convirtió en la plataforma central de interacción. Además se estableció que durante las semanas flexibles (de acuerdo al modelo 7+7) los alumnos o sus representantes acuden a llevar en físico las asignaciones que les dejan los docentes.

Caico, con más de 24 años de servicio, indicó que de momento lograron llegar de manera efectiva a un 60 – 70 % de su población estudiantil. Los principales retos que enfrentan como comunidad escolar son la conexión a Internet y el acceso a recursos tecnológicos.

“Nosotros hemos promovido campañas de ayuda, de solidaridad, entre los mismos estudiantes del que no tenga la capacidad de conectarse de dirija a la casa de algún compañero y pueda recibir ese apoyo”, contó.

El educador compartió que uno de los desafíos que asumió en este período es el de buscar complementar los contenidos que envían los profesores incluyendo videos que incluyan explicaciones y demostraciones, especialmente en las áreas prácticas como matemática, física y química.

El co-fundador de la herramienta socioeducativa AmbLeMa, Tomás Linares, cómo la educación a distancia fue y es una oportunidad para el aprendizaje de distintas herramientas tecnológicas, sin embargo, hay que seguir trabajando porque no todos los docentes tienen las destrezas para manejarlas.

Expuso como un aspecto negativo la imposibilidad que tienen los alumnos de preescolar y primaria para socializar, lo cual es clave en el proceso educativo.

Incentivos para volver a las aulas

Tomás Linares consideró que existen localidades y comunidades donde se pudiera abrir las escuelas antes porque el impacto de la pandemia y los contagios ha sido menor que en el resto del territorio, incluyendo algunas zonas rurales.

Para esto, recalcó, que se debe comenzar un proceso de preparación para los maestros respecto a las condiciones en la que van a encontrar las instituciones y el rezago que pueden presentar los niños, niñas y adolescentes.

El panel coincidió en la necesidad de que el Ejecutivo nacional promueva las condiciones que estimulen el retorno a clases, especialmente en el caso de las y los educadores.

“No es para nadie un secreto la situación económica que viven nuestros docentes… hay que sacar cuenta de cuánto cuesta ir a la escuela hoy en día… en la mayoría de los casos no tienen acceso al efectivo y tienen que venirse hasta caminando recorriendo largos trechos”, expresó Julio César Caio.

Para Juan Maragall precisamente son los gobiernos los que tienen que dar incentivos para un retorno a las aulas, que puede incluir la vacunación para los educadores.

Sin embargo, también recalcó la responsabilidad que deben asumir los distintos integrantes de la comunidad educativa en la posibilidad de que abran las escuelas.

El Especialista del BID recalcó que “es que no sabemos cuánto tiempo más la pandemia va a limitar toda la movilidad y toda la interacción social”, pero refirió que en distintos foros internacionales calculan que no sea sino hasta 2023 cuando se pueda retomar una suerte de normalidad.

“Entonces no podemos seguir esperando a que algo cambie para que entonces la escuela abra”, opinó. “Hay que empezar a buscar rutas de reapertura en las condiciones actuales sin ignorar los riesgos y dificultades sanitarias que tenemos, pero esta situación se va a mantener durante mucho tiempo”.

Escuche el conversatorio completo aquí.