A pie, en cola y con pasaje a sobreprecio se movilizan caraqueños ante suspensión del Metro - Efecto Cocuyo

LA HUMANIDAD · 1 ABRIL, 2019 12:20

A pie, en cola y con pasaje a sobreprecio se movilizan caraqueños ante suspensión del Metro

Texto por Shari Avendaño | @shariavendano

Ver más de

Shari Avendaño | @shariavendano

¿Cómo valoras esta información?

QUÉ CHÉVERE
QUÉ INDIGNANTE
QUÉ CHIMBO

A pie, pidiendo cola o en camioneta. Caraqueños buscan la forma de movilizarse hasta sus puestos de trabajo este lunes, 1 de abril, luego de la suspensión del servicio de transporte subterráneo por las fallas eléctricas que se han presentado en todo el país.

En la parada de la esquina Los Salesianos, ubicada en la avenida Andrés Bello (municipio Libertador), las camionetas circulan al máximo de su capacidad. Todos los puestos están ocupados, muchísimas personas ocupan el pasillo central de los autobuses y varios hombres van colgados de las puertas de las unidades. «¡Al Cementerio, el Cementerio!», «¡Chacaíto directo!», gritan los colectores de los autobuses. Son las rutas que pasan con mayor frecuencia.

La mañana de este lunes, el Metro de Caracas anunció que no se prestará servicio comercial

A las 9:15 a.m, al menos 40 personas esperaban un autobús. La señora Magda Flores tenía unos pocos minutos en lugar para intentar tomar una camioneta que la llevase hasta La Urbina, zona en la que trabaja como contadora.

«El jefe está molesto. No sé cómo voy a hacer, yo creo que voy a renunciar. La gente dice: trabaja para que salgas de tu casa, pero yo digo no. Yo ya no estoy para esto. Esta angustia no la quiero vivir», expresó la vecina de la parroquia La Candelaria.

El pasado lunes, 25 de marzo, día del segundo megaapagón del mes pasado Magda estaba en su trabajo. Necesitaba ir hasta Catia. Logró que un compañero le «diera la cola» hasta San Bernardino. Minutos después de la entrevista, un carro particular se estacionó en la parada y bajó el vidrio.

—¿La señora mayor para dónde va?, preguntó una mujer desde su carro.

Quienes se encontraban en la parada, llamaron a la señora Magda. Luego de una breve conversación, se montó en el vehículo y arrancó hacia La Urbina.

La señora Gisela González es una de las personas que esperaba una camioneta que pasara por la avenida Libertador. «Yo llego a la hora que pueda«, comentó. Una camioneta vacía pasó. «¡300 (bolívares) a Chacaíto!», dijo el colector. La unidad se llenó.

A pie

Otros transeúntes no lograron agarrar una camioneta que los llevara directamente a sus trabajos. El señor Edgar Mijares, quien vive en la parroquia La Vega, tiene unos pocos minutos intentando abordar un autobús en la esquina de la Embajada de Canadá, cerca de la salida de la estación de Metro de Altamira. Tuvo que caminar hasta La Pastora para tomar un autobús que lo dejara allí.

Tiene que agarrar una camioneta más para llegar a Boleíta. «Hasta acá me cobraron 200 bolívares. Estos autobuses están cobrando 300 bolívares», señaló.

Muchos autobuses circulaban a las 10:00 a.m en la avenida Francisco de Miranda

Tony Villa va desde La Castellana (municipio Chacao) hasta San Agustín (municipio Libertador). Va y viene de su trabajo en el Metro. Este lunes, comentó que solo ha visto camionetas que van hacia Chacaíto y la ruta de Metrobús, que deja en los usuarios en la estación Plaza Venezuela. Desde allí, otra unidad de transporte pasa por las estaciones que están en el centro y oeste de Caracas.

Andreína Domingo, residente de La Guaira, tuvo que tomar dos autobuses para llegar a su trabajo. Ya no le queda efectivo para llegar a su hogar. Gracias a un familiar, pudo llegar hasta Catia. De allí, esperó 45 minutos para tomar una camioneta que la dejara en Chacaíto. Pagó 400 bolívares. Desde Chacaíto hasta Altamira le cobraron otros 300 bolívares, para sumar una inversión de Bs. 700 solo en asistir un día al trabajo.