2,8 millones de niños y adolescentes faltan a clases por fallas en servicios o comida #Encovi2017

LA HUMANIDAD · 21 FEBRERO, 2018 21:44

Ver más de

Julett Pineda Sleinan | @JulePineda


¿Cómo valoras esta información?

QUÉ CHÉVERE
QUÉ INDIGNANTE
QUÉ CHIMBO

El acceso a la educación continúa siendo materia pendiente para los venezolanos. Según la Encuesta Condiciones de Vida (Encovi) 2017, presentada este miércoles 21 de febrero, la crisis ha excluido del sistema educativo a niños y adolescentes. De un total de 8 millones 493 mil estudiantes, cerca de tres millones deja de asistir a clases «algunas veces» por falta de agua, comida o electricidad en casa, huelgas de profesores o por no tener cómo movilizarse hasta la escuela o liceo.

«Tenemos 2 millones 828 mil estudiantes que asisten a clases de forma irregular porque deben sortear todas estas irregularidades», explicó Anitza Freitez, docente y directora del Instituto de Investigaciones Económicas y Sociales de la Universidad Católica Andrés Bello (IIES-Ucab).

Añadió que este número representa 39% del total de la población escolarizada, cuyas edades oscilan entre los 3 y los 17 años.

Otro de los resultados que reveló la encuesta fue que entre 2015 y 2017, el acceso a la educación de la población de 3 a 24 años de edad tuvo un descenso y pasó de 78% a 71%. También que en los dos últimos años se ha dado cuenta de poco más de un millón de niños y adolescentes desescolarizados.

Freitez alertó que el contexto actual de empobrecimiento ha ampliado y mantenido las brechas sociales, específicamente entre los estudiantes mayores de 12 años.

«Los primeros que van a quedar excluidos del sistema educativo en medio de una crisis son los que están terminando la educación media o empiezan la universidad, porque las familias van a tratar de mantener en la escuela a los más pequeños», explicó la investigadora. «Más de 2 millones y medio de jóvenes entre 18 y 24 años no asiste a un centro educativo«, añadió.

«Se necesitan mecanismos de protección social para niños, niñas y adolescentes quienes son sujetos de doble violación de sus derechos, al ser vulnerados su derecho a la alimentación y a la educación. Hecho que compromete seriamente su futuro», señala el capítulo educación de la Encovi 2017.

Los investigadores también urgen al Estado implementar medidas para prolongar la permanencia de la población en el sistema educativo, promover la reinserción escolar y ampliar las oportunidades de formación para el trabajo.

Más trabajo informal

«Los estudiantes están incrementando su participación en el mercado laboral. Están saliendo de la inactividad«, indicó Demetrio Marotta, economista e investigador del capítulo trabajo de la Encovi 2017.

Explicó que la crisis no solo ha impulsado a los más jóvenes a buscar trabajo en un mercado laboral altamente intervenido por el Estado, sino que cada vez más venezolanos se vuelcan al sector informal frente a la creciente inflación.

«El trabajo formal asalariado está perdiendo importancia como principal fuente de ingresos. La depresión económica impulsa al venezolano a sobrevivir en el mercado informal«, señaló Marotta.

Para 2017, 37,5% de los encuestados dijo trabajar «por cuenta propia«. En tanto que la primera encuesta de la Encovi recogió en 2014 que 30,6% de la población trabajaba en el sector informal de la economía.

«El trabajo productivo y eficiente pierde significado y valor social. Se requiere, a mediano plazo y luego de un programa de ajustes, un plan de reinserción y reeducación de cara al mercado laboral», concluyó el estudio.

Venezolanos tuvieron una “dieta anémica” y bajaron un promedio de 11 kilos #Encovi2017