Vargas Llosa muestra su respaldo a Joe Biden y enfila contra Trump

INTERNACIONALES · 1 NOVIEMBRE, 2020 13:55

Ver más de

Efecto Cocuyo @efectococuyo


¿Cómo valoras esta información?

28
QUÉ CHÉVERE
5
QUÉ INDIGNANTE
4
QUÉ CHIMBO

Mediante un artículo de opinión titulado Un tiro en el pie, el Premio Nobel de Literatura, Mario Vargas Llosa, mostró su respaldo al candidato demócrata a la presidencia de Estados Unidos, Joe Biden. Hace votos porque salve al país norteamericano de “la catástrofe” que ha significado, a su juicio, la llegada de Donald Trump a la Casa Blanca.

 “No basta que haya elecciones libres y genuinas en un país; además, es preciso que los votantes voten bien. Porque a veces se equivocan. Los electores estadounidenses se equivocaron garrafalmente hace cuatro años votando por Donald Trump. Esto no lo dice un “furioso socialista”, que es de lo que acusa generalmente el presidente de Estados Unidos a todos sus adversarios, sino alguien que se siente más cerca de los republicanos que de los demócratas, sobre todo en política económica”, expresa el escritor peruano.

 Las elecciones presidenciales en EEUU se celebrarán este martes 3 de noviembre en medio de la pandemia por el COVID-19 y el voto adelantado (en centros de votación y correo) de más de 90 millones de norteamericanos según encuestas.

“Washington no dirige política internacional de Occidente”

 El autor de El Pez en el Agua asegura que el actual mandatario de EEUU no pasa de ser un “empresario millonario” sin la menor preparación política ni cultural. Le cuestiona que desde su llegada a la Casa Blanca se haya dedicado a despedir a colaboradores como nunca antes lo había hecho otro mandatario.

 “The New York Times averiguó que Donald Trump solo había pagado impuestos siete de los últimos dieciocho años, que gastaba cerca de 70 mil dólares en peluquería y que su hija mimada, Ivanka Trump, pese a ser empleada de la Organización Trump, recibía unos estupendos “honorarios de consultoría”. El senador (John) McCain, republicano y héroe nacional, que siempre fue anti-Trump, se hubiera muerto de nuevo si hubiera sabido todo esto”, fustiga.

 En su columna Piedra de Toque, Vargas Llosa no solo critica la amistad entre el presidente estadounidense y el de Rusia, Vladimir Putin, sino que haya trastocado las relaciones de EEUU con Europa Occidental y presionara a los aliados tradicionales para que aumentaran sus gastos de defensa, con el argumento de que la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) no podía vivir solo de la contribución norteamericana.

 “Nadie la dirige y por eso anda como está”, subraya.

Ataques a los migrantes

 “Acaso todavía peor ha sido la dureza de sus ataques a las migraciones hacia Estados Unidos, un país cuya grandeza ha sido forjada principalmente por inmigrantes venidos del mundo entero. Muchos, desde luego, de América Latina y en especial de México. En la memoria de casi todo el planeta están las palabras del presidente Trump sobre los mexicanos: “No nos mandan a su mejor gente, sino a ladrones, traficantes, pandilleros y violadores”.», cuestiona aún más.

 En este sentido, también lo acusa de hacer una campaña electoral “racista” que ha enardecido enormemente las tensiones entre blancos, negros y mestizos de todas partes en EEUU, ocasionando más división.

 “Hacía muchos años ya que no aparecían letreros como “Somos un país de blancos” que difundía el viejo Ku Klux Klan, y que han reaparecido y violentado con muertos y heridos los conflictos raciales y sociales en los Estados Unidos a un extremo que apenas se podía imaginar. Por eso, el país que se supone debe guiar al mundo libre, se encuentra en estos momentos más aislado y solitario que en toda su historia”, subraya.

 Oportunismo

 En su columna, Vargas Llosa se refiere brevemente al conflicto político venezolano para acusar a Trump de alentar a la oposición política dirigida por Juan Guaidó por «puro oportunismo». Recalca que pese a que «la dictadura chavista» es la peor de América Latina, junto a la cubana, el mandatario en ejercicio no la ha enfrentado de forma eficiente.

 “No ha movido un dedo para dar un apoyo efectivo a ese pueblo que lucha contra un régimen tiránico que ha destruido la economía de uno de los países potencialmente más ricos de la tierra y abierto las fronteras de América Latina a los iraníes, además de rusos, que ahora pululan comprando empresas por todo el continente gracias a la mediación de Caracas” señala.

 En cuanto a la crisis generada por la pandemia del COVID-19, recalca que la actitud de Trump no puede haber sido peor, pues ha tildado de demagogos e izquierdistas las llamadas de alerta de expertos en el tema para combatir de manera efectiva los contagios mediante restricciones. Esto, frente a más de 200 mil muertes en ese país tras contraer el virus.

Es decir, la sociedad no puede paralizarse con el cierre de empresas porque entonces habría más muertos por la falta de trabajo que por la epidemia. Lo ideal: un cementerio. Trump se jacta de que con su política económica Estados Unidos goza de una gran prosperidad y de pleno empleo. En primer lugar, eso no es cierto, y, en segundo, si su vida económica ha sido menos golpeada por el avance de la plaga que otros países desarrollados, es por su notable agilidad ( de propietarios y trabajadores)”, añade.

 Finalmente admite en el escrito que Biden “no es una figura demasiado atractiva”, que “le falta dinamismo” y que da la impresión de ser un hombre «que merece descansar» después de una larga carrera política “atinada y decorosa”, aunque no sobresaliente.

 “La única persona”

 “Pero en estos momentos, él es la única persona que puede sacar a Estados Unidos de la dramática situación local e internacional en que la política estrafalaria y hecha de contradicciones delirantes de Trump ha llevado al país a vivir una de las peores crisis de su historia” asegura.

 Vargas Llosa confía en el apoyo que brindaría a una eventual gestión de Biden, una vicepresidencia de la abogada y exfiscal de San Francisco y California, Kamala Harris. Esto, asegura, por su excelente trayectoria política y judicial.

 “Biden devolverá a la nación muchas de las cosas que Trump puso de cabeza, y que antaño permitieron los grandes progresos de los Estados Unidos: la vigencia de sus instituciones, el reinado de la ley, la apertura de sus fronteras, la inteligencia con que sus gobiernos han ido reduciendo viejas taras, como el racismo”, sostiene.