Estos son los puntos de la reforma migratoria que Biden presentó al Congreso

INTERNACIONALES · 20 FEBRERO, 2021 15:37

Ver más de

Efecto Cocuyo | @efectococuyo


¿Cómo valoras esta información?

2
QUÉ CHÉVERE
QUÉ INDIGNANTE
1
QUÉ CHIMBO

El proyecto de ley con el que el presidente Joe Biden busca otorgar una vía para que 11 millones de indocumentados tengan la ciudadanía estadounidense llegó finalmente al Congreso este jueves 18 de febrero.

Los demócratas consideran una aprobación fragmentada, tras años de fracasos para una ratificación integral en un Legislativo fuertemente dividido. Los temas principales son el otorgamiento de la ciudadanía a grupos específicos, la seguridad fronteriza y otras disposiciones, como la eliminación de la palabra «extranjero».

Tras décadas de intentos fallidos por lograr una reforma migratoria integral en Estados Unidos, la Administración de Biden le apuesta a cumplir su promesa de campaña, aunque deba hacerlo de manera progresiva y fragmentada.

«Aunque apoyo una reforma migratoria completa e integral, estoy listo para avanzar poco a poco, porque no quiero terminar con buenas intenciones en mis manos y no tener nada», dijo el representante de Texas Henry Cuellar.

El enfoque fragmentado es un claro intento por evitar los fracasos del pasado y un reconocimiento de que el éxito del plan a gran escala podría ser aún más difícil en un Congreso altamente dividido. Los demócratas mantienen la mayoría de escaños en la Cámara de Representantes, pero con el margen más estrecho en 20 años. Tras los resultados que obtuvieron en las elecciones del pasado noviembre, perdieron 11 escaños y actualmente hay 222 demócratas y 212 republicanos en la Cámara Baja.

¿Qué contiene la reforma?

Estos son diez puntos clave sobre cuáles, y cómo, los inmigrantes se verían favorecidos si el plan es aprobado en el Congreso:

1 – Los inmigrantes protegidos con los programas Acción Diferida (DACA) y Estatus de Protección Temporal (TPS) obtendrían la residencia permanente de forma inmediata y la ciudadanía en tres años.

Los trabajadores agrícolas que hayan laborado en el campo durante al menos cinco años también pueden solicitar directamente la residencia permanente y tres años más tarde podrían acceder a la ciudadanía estadounidense.

El resto de los indocumentados que cumplan los requisitos obtendrían un permiso temporal de cinco años, plazo tras el cual podrían solicitar la residencia permanente y tres años más tarde la naturalización.

2- El plan permite el acceso a la residencia permanente a algunos inmigrantes presentes con visas válidas como la H-2A, otorgada a campesinos, o cualquiera que “se haya involucrado en servicios o mano de obra de infraestructura crítica esencial”, específica el texto.

3- Se acelerarían el proceso de petición de familiares de residentes permanentes, lo que favorecería a un gran número de las llamadas parejas mixtas, compuestas por un portador de la “tarjeta verde” (“green card”) y un indocumentado.

4- Elimina el castigo de 3 y 10 años que prohíbe a los inmigrantes volver a EE.UU. por haber vivido de forma irregular en el país.

5- Ninguna persona que reúna los requisitos para acogerse al plan puede ser deportada mientras está en el proceso.

6- El proyecto de ley permitiría que cualquier persona que haga una solicitud para legalizarse obtenga un permiso de trabajo mientras el gobierno procesa la solicitud, lo que, dada la cantidad de peticionarios, podría demorar mucho tiempo.

7- Elimina el plazo de un año para presentar solicitudes de asilo, reduce los retrasos en las solicitudes de este beneficio, aumenta la protección para los peticionarios de visas U, T y VAWA, que protegen a víctimas de violencia doméstica y testigos de crímenes, entre otros.

8- El plan expande el número de visas otorgadas a los familiares de ciudadanos estadounidenses, eliminado esperas de años para ingresar legalmente al país.

9- El proyecto restaura una exención general para algunos argumentos que hacen inadmisible a un inmigrante para obtener una residencia permanente, y lo coloca en proceso de deportación.

10- El proyecto de ley también crea un programa piloto para estimular el desarrollo económico regional e incentiva salarios más altos para visas de no inmigrantes altamente calificados para evitar la competencia desleal con los trabajadores estadounidenses, una de las críticas más constantes de los legisladores republicanos.

Para los «dreamers»

Los defensores de la reforma migratoria de Biden aseguran que podrían perseguir proyectos de ley más pequeños centrados en la ciudadanía para grupos como los jóvenes inmigrantes traídos a Estados Unidos por sus padres cuando eran niños, conocidos como “dreamers” o “soñadores”; para los trabajadores agrícolas y otros empleados en labores esenciales.

El proceso tomaría aproximadamente ocho años. Primero, les proporcionaría un nuevo tipo de estatus temporal durante cinco años y luego les permitiría obtener la ciudadanía después de otros tres años.

Pero para algunos migrantes la «green card» sería automática, según había adelantado la vicepresidenta. Ella explicó que esto sería para quienes ya sean beneficiarios de los programas Acción Diferida (DACA), dirigido a los “dreamers”, y para quienes gocen del Estatus de Protección Temporal (TPS), que ampara a miles de personas víctimas de conflictos, muchos de ellos de El Salvador.

El camino a la ciudadanía solo aplicaría para las personas que han estado en el país desde antes del 1 de enero de 2021. Cualquiera que ingrese a la nación después y de forma irregular no calificaría.

Uno de los principales promotores del proyecto de ley, el senador de Nueva Jersey Bob Menéndez, sugirió este jueves que estaba abierto a un enfoque menos expansivo.

«Si podemos conseguir ciertos elementos y aprobarlos individualmente tanto en la Cámara como en el Senado, es genial», dijo.

Con información de EFE y agencias digitales