Gobierno de Colombia ratifica cese al fuego bilateral con disidencias y paramilitares

INTERNACIONALES · 4 ENERO, 2023 11:31

Ver más de

Efe | @EFEnoticias


¿Cómo valoras esta información?

QUÉ CHÉVERE
QUÉ INDIGNANTE
QUÉ CHIMBO

El ministro del Interior de Colombia, Alfonso Prada, aseguró este miércoles que las disidencias de las FARC y dos grupos paramilitares aceptaron el cese el fuego bilateral de seis meses anunciado por el Gobierno, después de que el Ejército de Liberación Nacional (ELN) informara que no se suma a esa propuesta.

«El Estado Mayor Central de las FARC-EP está comprometido con el cese bilateral decretado por el Gobierno nacional y avanzará en la definición del protocolo para el inicio de las conversaciones en los próximos días», comunicó el ministro en una rueda de prensa en la Casa Nariño, en referencia sobre ese grupo disidente.

Por su parte, la Segunda Marquetalia «ha manifestado su compromiso con la construcción de la paz y por eso, como estaba previsto, se realizarán reuniones de los mandos de esa organización para avanzar en la definición de los asuntos metodológicos y temáticos de la mesa de conversaciones de paz».

La Segunda Marquetalia es una disidencia de las FARC que lidera alias «Iván Márquez», quien fue jefe negociador de esa guerrilla en los diálogos de paz y posteriormente decidió retomar las armas al frente de un grupo de guerrilleros alegando que el Gobierno incumplía el acuerdo firmado en noviembre de 2016.

Asimismo, las Autodefensas Gaitanistas de Colombia (AGC) y las autodefensas de la Sierra Nevada «ratifican su compromiso con el cese bilateral», agregó el ministro.

Oportunidad para grupos ilegales 

Con estos grupos «se iniciarán los espacios de diálogos sociales y jurídicos en los términos previstos en la Ley 2272 del 2002″ y tras la publicación el martes de los decretos correspondientes para poner en marcha el cese el fuego con estos cuatro grupos armados se inicia «la suspensión de operaciones militares y operativos policiales».

En palabras de Prada este cese de la ofensiva «se hará sin perjuicio del cumplimiento de la función y obligación constitucional y legal de la fuerza pública de preservar la integridad del territorio nacional, el orden constitucional y legal y asegurar las condiciones necesarias para el ejercicio de los derechos del libertades públicas en todo el territorio nacional».

Sin embargo, hasta el momento ninguno de esos cuatro grupos armados ilegales se ha manifestado sobre el cese el fuego bilateral de seis meses anunciado poco antes de la medianoche del pasado 31 de diciembre por el presidente colombiano, Gustavo Petro.

Prada también indicó que el Gobierno «valora muy positivamente la voluntad de paz urbana de los grupos que operan en Buenaventura, Quibdó, Barranquilla, Medellín y el área metropolitana, Tumaco, Cali y Tuluá», con los cuales «se han adelantado acuerdos básicos de respeto a la vida y se desarrollarán mecanismos para la transición hacia el Estado de Derecho».

El «no» del ELN 

El Gobierno respondió este miércoles a la polémica desatada después de que el ELN se desmarcara del cese el fuego anunciado por Petro, que forzó al Gobierno a suspender el decreto que interrumpe las operaciones militares y policiales contra esa guerrilla, con la cual lleva a cabo negociaciones de paz en Caracas.

Según un comunicado del martes del ELN, su delegación en las negociaciones de paz «no ha discutido con el Gobierno de Gustavo Petro ninguna propuesta de cese el fuego bilateral» y por lo tanto no aceptan «como acuerdo un decreto unilateral del Gobierno».

«Ante la posición asumida públicamente el día de ayer (…) hemos decidido suspender los efectos jurídicos del decreto 2657 del 31 diciembre de 2022 y en el siguiente ciclo (de negociación) se reactivaría el diálogo sobre este particular», manifestó el ministro.

Prada invitó «a esta organización a declarar una tregua verificable en respuesta al imperativo de las comunidades étnico territoriales y campesinas», mientras se resuelve el asunto del cese el fuego bilateral. 

INTERNACIONALES · 4 ENERO, 2023

Gobierno de Colombia ratifica cese al fuego bilateral con disidencias y paramilitares

Texto por Efe | @EFEnoticias

El ministro del Interior de Colombia, Alfonso Prada, aseguró este miércoles que las disidencias de las FARC y dos grupos paramilitares aceptaron el cese el fuego bilateral de seis meses anunciado por el Gobierno, después de que el Ejército de Liberación Nacional (ELN) informara que no se suma a esa propuesta.

«El Estado Mayor Central de las FARC-EP está comprometido con el cese bilateral decretado por el Gobierno nacional y avanzará en la definición del protocolo para el inicio de las conversaciones en los próximos días», comunicó el ministro en una rueda de prensa en la Casa Nariño, en referencia sobre ese grupo disidente.

Por su parte, la Segunda Marquetalia «ha manifestado su compromiso con la construcción de la paz y por eso, como estaba previsto, se realizarán reuniones de los mandos de esa organización para avanzar en la definición de los asuntos metodológicos y temáticos de la mesa de conversaciones de paz».

La Segunda Marquetalia es una disidencia de las FARC que lidera alias «Iván Márquez», quien fue jefe negociador de esa guerrilla en los diálogos de paz y posteriormente decidió retomar las armas al frente de un grupo de guerrilleros alegando que el Gobierno incumplía el acuerdo firmado en noviembre de 2016.

Asimismo, las Autodefensas Gaitanistas de Colombia (AGC) y las autodefensas de la Sierra Nevada «ratifican su compromiso con el cese bilateral», agregó el ministro.

Oportunidad para grupos ilegales 

Con estos grupos «se iniciarán los espacios de diálogos sociales y jurídicos en los términos previstos en la Ley 2272 del 2002″ y tras la publicación el martes de los decretos correspondientes para poner en marcha el cese el fuego con estos cuatro grupos armados se inicia «la suspensión de operaciones militares y operativos policiales».

En palabras de Prada este cese de la ofensiva «se hará sin perjuicio del cumplimiento de la función y obligación constitucional y legal de la fuerza pública de preservar la integridad del territorio nacional, el orden constitucional y legal y asegurar las condiciones necesarias para el ejercicio de los derechos del libertades públicas en todo el territorio nacional».

Sin embargo, hasta el momento ninguno de esos cuatro grupos armados ilegales se ha manifestado sobre el cese el fuego bilateral de seis meses anunciado poco antes de la medianoche del pasado 31 de diciembre por el presidente colombiano, Gustavo Petro.

Prada también indicó que el Gobierno «valora muy positivamente la voluntad de paz urbana de los grupos que operan en Buenaventura, Quibdó, Barranquilla, Medellín y el área metropolitana, Tumaco, Cali y Tuluá», con los cuales «se han adelantado acuerdos básicos de respeto a la vida y se desarrollarán mecanismos para la transición hacia el Estado de Derecho».

El «no» del ELN 

El Gobierno respondió este miércoles a la polémica desatada después de que el ELN se desmarcara del cese el fuego anunciado por Petro, que forzó al Gobierno a suspender el decreto que interrumpe las operaciones militares y policiales contra esa guerrilla, con la cual lleva a cabo negociaciones de paz en Caracas.

Según un comunicado del martes del ELN, su delegación en las negociaciones de paz «no ha discutido con el Gobierno de Gustavo Petro ninguna propuesta de cese el fuego bilateral» y por lo tanto no aceptan «como acuerdo un decreto unilateral del Gobierno».

«Ante la posición asumida públicamente el día de ayer (…) hemos decidido suspender los efectos jurídicos del decreto 2657 del 31 diciembre de 2022 y en el siguiente ciclo (de negociación) se reactivaría el diálogo sobre este particular», manifestó el ministro.

Prada invitó «a esta organización a declarar una tregua verificable en respuesta al imperativo de las comunidades étnico territoriales y campesinas», mientras se resuelve el asunto del cese el fuego bilateral. 

¿Cómo valoras esta información?

QUÉ CHÉVERE

QUÉ INDIGNANTE

QUÉ CHIMBO