Morosidad de tarjetahabientes y falta de billetes complican situación de la banca - Efecto Cocuyo

ECONOMÍA · 20 SEPTIEMBRE, 2016 17:49

Morosidad de tarjetahabientes y falta de billetes complican situación de la banca

Texto por Odell Lopez @odelopez

Ver más de

Odell Lopez @odelopez

¿Cómo valoras esta información?

QUÉ CHÉVERE
QUÉ INDIGNANTE
QUÉ CHIMBO

En saldos rojos finalizan las cuentas de las entidades financieras del país. A raíz de la crisis económica generalizada, hay una tendencia recesiva que impacta directamente en la actividad bancaria. La morosidad y la falta de billetes son dos operaciones críticas que deterioran la actividad en medio una caída del 13% del PIB bancario anualizado.

El economista y consultor, Leonardo Buniak, explicó en el foro ¿Cómo Presupuestar? de Venamcham, que el venezolano ha disminuido su capacidad de ingresos y utiliza las tarjetas de crédito como un complemento de su salario, lo que se convierte en una deuda impagable. Por eso, en los últimos ocho meses 93% de la cartera de crédito bancario está en disputas legales.

“Esto quiere decir que la gente está utilizando las tarjetas de crédito para comprar comida”, agregó.

buniakjpg

Además, este tipo de créditos mantiene la cartera a tope con 29% del total de la cartera bancaria, con gastos de 8.47%, lo que genera que los niveles de eficiencia de las instituciones financieras caigan a 40.12%

Pero la misma crisis también ha afectado la disponibilidad de billetes en circulación. La banca pública es la que concentra la mayor cantidad de papel moneda, el Banco de Venezuela tiene trato preferencial en este particular. “Los gastos de la banca privada va creciendo sin precedentes en los últimos años”, agregó Buniak

El analista además explicó que el comportamiento del sistema bancario venezolano es propio de este tipo de coyunturas. Entre 2003 y 2007 hubo un boom crediticio con excelentes resultados. “¿Recuerdan la cantidad de créditos para casas y carros que se otorgaron en esos años?”, recordó.

El escenario ahora es otro. La inflación en escalada, las tasas de interés negativas, el crecimiento de los gastos y la falta de billetes ha depreciado los activos y el patrimonio bancario entre 49% y 54%; cifra hasta agosto de este año.

Buniak estima una inflación al cierre de 2016 que llega a 1.000%. “Estamos comprando todos los tickets para una hiperinflación. Siendo así, al sector empresarial y a las familias se les complica cumplir sus compromisos con la banca”, apuntó.