Caraqueños salen a comprar una vez a la semana

ECONOMÍA · 27 JULIO, 2020 11:55

Caraqueños salen a comprar una vez a la semana aun con el riesgo del COVID-19

Texto por Margaret López | @Jamsg

Ver más de

Margaret López | @Jamsg

¿Cómo valoras esta información?

9
QUÉ CHÉVERE
QUÉ INDIGNANTE
QUÉ CHIMBO

El método de prevención contra el COVID-19 más recomendado es quedarse en casa, pero la mayoría de los caraqueños salen a visitas semanales a los supermercados, los abastos o los mercados populares. Las encuestas hechas por Nielsen Venezuela durante la cuarentena hablan que 62% de los habitantes de Caracas tiene una frecuencia de compra semanal.

El dato se desprende de los estudios de “Hábitos de compra durante el COVID-19 en Venezuela”, que contaron con una muestra de 100 encuestados online en Caracas y que fueron realizados en dos sesiones: entre el 6 y 14 de abril y luego, entre el 28 de abril y el 4 de mayo.

La firma de Nielsen Venezuela también encontró que los dos grupos más importantes de compradores caraqueños son los privilegiados que tienen una despensa para alimentarse por un mes y quienes guardan en su hogar víveres y productos suficientes para siete días o menos. Estos representan 29% y 28% de los compradores caraqueños respectivamente.

En el mes de marzo, vimos un comportamiento atípico. Había mucha incertidumbre sobre cómo se iba a desarrollar la cuarentena y el venezolano lo que hizo fue abastecerse de alimentos básicos y de higiene personal para tener esos productos en su casa. Eso solo se mantuvo en marzo y luego el consumo se estabilizó” explicó Gloria Benatuil, Account Manager de Nielsen Venezuela, en la videoconferencia “Impacto, aprendizajes y tendencias del consumo tras la llegada del COVID-19”, realizada por la firma a través de GoToWebinar.

Marzo de grandes ventas

A partir del 13 de marzo cuando se detectaron los primeros infectados en Venezuela con el nuevo coronavirus se disparó el consumo. Esta tendencia, de hecho, se repitió también en el resto de América Latina, a medida que se reportaban los primeros casos y se decretaban las medidas de confinamiento en los hogares.

En Venezuela, por ejemplo, hubo productos que vendieron el doble o hasta el triple de sus volúmenes habituales. Este pico de venta se concentró, sobre todo, en los alimentos básicos y en estos cinco productos en particular:

🟢 Atún enlatado (255%)
🟢 Cloro (180%)
🟢 Sardinas (169%)
🟢 Toallas húmedas (163%)
🟢 Carnes endiabladas (115%)

Los seguimientos de ventas que Nielsen Venezuela hace en la red de supermercados y otros canales también les mostraron que el venezolano incrementó la compra de otros productos en las canastas, casi todos asociados de forma directa con la pandemia del COVID-19.

😷 Tapabocas (63%)
🟢 Gel Antibacterial (53%)
🟢 Jabón de tocador (51%)
🟢 Productos de cuidado de las manos (49%)
🟢 Limpiadores del hogar (48%)
🟢 Desinfectantes (45%)
🟢 Alcohol antiséptico y agua oxigenada (45%)

Aunque también resulta interesante que la dinámica de la cuarentena permitió un repunte sostenido, mes a mes, en la venta de la harina de trigo (44%) y los tintes de cabello (21%), algo que parece estar relacionado con la experimentación culinaria en el hogar y el cierre de las peluquerías.

Ventas online

El consumo del venezolano volvió a sus niveles regulares entre abril y mayo y apenas en junio, cuando se hizo la primera semana de flexibilización de la actividad económica, fue cuando se volvió a ver un incremento en las compras de alimentos y otros productos.

“Venezuela continúa en una etapa de cuarentena restringida y este es el momento para seguir haciendo sinergia entre las empresas de manufactura y el retailer. Estábamos muy en pañales y en las últimas semanas, hemos dado un paso para fortalecer a las compras online” apuntó Alexander Cabrera, Market Leader de Nielsen Venezuela.

Las ventas con la entrega de los productos a domicilio (delivery por su nombre en inglés) y la recolección de las compras ya listas en una tienda (pick up) son dos de las tendencias de consumo que también se vieron favorecidas durante esta cuarentena en el país. Al punto que no solo se implementó para las comidas y los postres de restaurantes sino también para otra gama de productos como alimentos y bebidas, proteínas, quesos y embutidos, licores y chucherías.

Foto principal: Iván Reyes