La dulce vuelta de la Vinotinto a Caracas - Efecto Cocuyo

DEPORTES · 11 OCTUBRE, 2019 13:54

La dulce vuelta de la Vinotinto a Caracas

Texto por Ivan Reyes | @IvanEReyes

Ver más de

Ivan Reyes | @IvanEReyes

¿Cómo valoras esta información?

QUÉ CHÉVERE
QUÉ INDIGNANTE
QUÉ CHIMBO

Ocho años pasaron para que la selección de fútbol de Venezuela volviera a jugar un partido oficial en la grama del Estadio Olímpico de la Universidad Central de Venezuela, en Caracas. El mal estado del recinto obligó a que la selección se mudara a otras canchas y dejara a un lado a la capital venezolana. 

En la tardenoche del jueves 10 de octubre se rompió este maleficio y la Vinotinto volvió a jugar en el histórico estadio venezolano ante casi 20.000 personas que asistieron a un enfrentamiento amistoso contra Bolivia

Venezuela ganó y, en gran parte del partido, jugó bien. La fanaticada se fue con la alegría de ver una contundente victoria de los suyos y, especialmente, de que esto ocurriera en Caracas. 

La Venezuela de Dudamel contra la Bolivia de Farías

Una de las situaciones más interesantes del partido era ver a un venezolano dirigir a un equipo contrario. César Farías, seleccionador de Bolivia es el primer venezolano en dirigir a otra selección y, además, el primer criollo en enfrentarse a la Vinotinto en tierras venezolanas. 

Farías estuvo al mando de Venezuela entre 2007 y 2013, y pudo darle varias alegrías a los venezolanos. Entre ellas destaca la exitosa participación de la Vinotinto en la Copa América 2011, cuando la Vinotinto llegó a semifinales por primera vez en al historia. 

También se recuerda que Farías dirigió a la primera selección venezolana de fútbol que llega a una Copa del Mundo. Esto ocurrió en 2009 y aquel equipo llegó hasta octavos de final. 

Tras renunciar a la Vinotinto en 2013, Farías pasó por tres clubes teniendo relativo éxito. Pero el 22 de abril de este año fue llamado para dirigir de forma interina a la selección de Bolivia. Farías aceptó, pero su nombramiento fue truncado pues varios directivos de la Federación Boliviana de Fútbol (FBF) consideraron que el criollo no poseía suficiente experiencia. 

No obstante, el 30 de agosto se reafirmó el nombramiento de Farías y su segundo partido fue ante Venezuela. 

Del lado criollo estaba Rafael Dudamel, seleccionador venezolano que ha tenido meses complicados recientemente y que, incluso, se llegó a dudar sobre su continuidad al frente del equipo venezolano. 

Festival de goles

La emoción era palpable. Volver a la Vinotinto en Caracas generaba un ambiente de felicidad en los presentes en el Estadio Olímpico de la UCV. Para ver a la selección en otros compromisos había que viajar hasta Mérida, Puerto Ordaz o San Cristóbal y eso no era algo que se pudiera hacer fácilmente. 

El partido iniciaba a las 6:00 de la tarde, pero a las 3:00 ya gran parte de la Ciudad Universitaria comenzaba a colapsar por la cantidad de vehículos que buscaba sitio cerca del estadio. Además, cientos de personas caminaban desde Plaza Venezuela, el color predominante era el vinotinto. 

Previo a comenzar el compromiso, Yulimar Rojas dio la patada inicial y recibió la ovación de miles de personas que se rindieron ante la gigante atleta criolla y gran esperanza para los Juegos Olímpicos Tokyo 2020. 

Comenzó el partido y Venezuela lo buscó desde el principio. Caía la tarde en Caracas y la luna aparecía sobre el horizonte. La selección venezolana tuvo las primeras oportunidades gracias a Jefferson Savarino y Darwin Machís, pero el arco boliviano seguía en cero. 

Mientras dentro del estadio ya se jugaba fútbol, afuera todavía miles de personas esperaban para estacionar sus vehículos y se perdían en las distintas entradas que tiene el Estadio Olímpico. Desde afuera se escuchaba el repique de los redoblantes y el bullicio cada vez que Venezuela estaba cerca del arco rival. 

El primer gol criollo llegó en el minuto 38 gracias a un centro de Rómulo Otero que encontró el cabezazo de Yangel Herrera. En el tanto también tuvo mucho que ver la mala salida del arquero boliviano Jorge Araúz, quien tomó la mala decisión de salir a cortar el balón en el aire. 

Pasaron solo 3 minutos para ver el segundo gol. En el minuto 41, Darwin Machís recibió el balón dentro del área y remató de gran manera para anotar la segunda diana del compromiso. 

Todo era alegría en el Estadio Olímpico y en la segunda parte la dinámica sería similar. El tercer tanto criollo llegó en el minuto 50 gracias a una acrobática jugada de Salomón Rondón, quien anotó en el Estadio Olímpico por primera vez jugando con la selección nacional. 

Bolivia pudo descontar en el minuto 55 con tanto de Gilbert Álvarez, pero Venezuela no perdería su dominio en el terreno. En el minuto 87 llegó el cuarto y definitivo gol de la Vinotinto gracias aun tiro penal ejecutado por Salomón Rondón. 

El partido finalizó 4-1 y la Luna en lo más alto vio a la selección venezolana celebrar una victoria ante los suyos en Caracas. El próximo lunes, 14 de octubre, se jugará otro partido en el mismo recinto y será ante Trinidad y Tobago. 

Foto principal: EFE