En Bielorrusia está la única liga de fútbol que no se para por la pandemia - Efecto Cocuyo

CORONAVIRUS · 30 MARZO, 2020 15:49

En Bielorrusia está la única liga de fútbol que no se para por la pandemia

Texto por Ivan Reyes | @IvanEReyes

Ver más de

Ivan Reyes | @IvanEReyes

¿Cómo valoras esta información?

QUÉ CHÉVERE
QUÉ INDIGNANTE
QUÉ CHIMBO

La Liga Premier de Bielorrusia es la única que mantiene su torneo de fútbol activo en Europa y en buena parte del mundo. El campeonato, que data de 1992, inició la campaña 2020 el pasado 19 de marzo, a pesar del avance de la pandemia por la COVID-19. La competición ya ha celebrado dos jornadas y no parece dar señales de que se plantee suspender o detener la temporada.

Las principales ligas europeas y del mundo han suspendido por varios meses sus competiciones pautadas para el primer semetre de 2020. Entre ellas destaca la Premier League de Inglaterra, la Liga Española, el Calcio de Italia, la Ligue 1 de Francia y la Bundelisga alemana.

El único país con el balón rodando

Según datos actualizados de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Bielorrusia cuenta con 152 casos confirmados de COVID-19 para la fecha. Sin embargo, el país europeo no cuenta con ningún muerto y tiene a 32 personas recuperadas. El balompié nacional se ha convertido en una especie de refugio para los aficionados del fútbol, quienes no tienen partidos nuevos para seguir debido a la pandemia.

En dos jornadas del fútbol bielorruso hay un cuádruple empate en la punta de la competición. Los equipos FC Minsk, Energetik-BGU Minsk, Isloch Minsk Raion y el Torpedo-BelAZ Zhodino comparten el primer puesto en partidos que, incluso, han contado con miles de asistentes.

Mientras tanto, el presidente de Bielorrusia, Aleksandr Lukashenko, jugó un partido de hockey el pasado fin de semana en su país, ante miles de personas que colmaron las gradas del estadio. En una breve entrevista ofrecida por el mandatario, aseguró que “es mejor morir de pie que vivir de rodillas”.

presidente bielorrusia

Lukashenko también ha generado polémica recientemente, tras declarar que no creía que el coronavirus fuera realmente una enfermedad grave. Y bromeó con que su receta ideal sería “sauna y vodka”. Actitud diametralmente opuesta a la asumida por la mayoría de los mandatarios vecinos en Europa y Asia.

Con información de EFE