Tercera ola de COVID-19 golpea Rusia con récord de muertes y pronóstico incierto

CORONAVIRUS · 2 JULIO, 2021 10:19

Ver más de

Efe | @EFEnoticias

Foto por Efe

¿Cómo valoras esta información?

QUÉ CHÉVERE
QUÉ INDIGNANTE
QUÉ CHIMBO

La tercera ola de la pandemia golpea con fuerza a Rusia, que se resiste a adoptar medidas sanitarias drásticas pese a que en los últimos cuatro días ha registrado máximos diarios de fallecimientos por COVID-19.

“Nadie quiere decretar un confinamiento. El lockdown no se discute ahora. Y para que eso no ocurra, todos tenemos que vacunarnos lo más rápido posible”, dijo hoy el portavoz del Kremlin, Dmitri Peskov.

A la vez, el representante de la Presidencia rusa reconoció que en varias regiones la situación con el avance de la nueva ola del coronavirus continúa siendo “tensa”.

También la teniente de alcalde de Moscú, Anastasia Rákova, descartó que el confinamiento esté en la agenda de las autoridades de la capital rusa.

“Es la última medida que baraja el Ayuntamiento. Se hará todo lo posible para evitarlo”, dijo.

Récord de muertes por cuarto día seguido

Rusia sumó hoy 679 nuevos fallecimientos diarios por COVID-19, el cuarto máximo diario consecutivo desde el estallido de la pandemia.

El día anterior, el país había contabilizado 672 decesos por la enfermedad infecciosa, casi 200 más que hace dos semanas.

En total, en la jornada pasada fueron detectados 23.218 nuevos casos, mientras que los enfermos recuperados ascendieron a 18.197.

Moscú y San Petersburgo, en el ojo del huracán

Moscú y San Petersburgo, las mayores ciudades del país, son las más afectadas por la pandemia, donde en las últimas 24 horas fallecieron por el virus 112 y 101 personas, respectivamente.

El avance de la pandemia coincide con la celebración en la segunda ciudad rusa de los cuartos de final de la Eurocopa que disputarán este viernes las selecciones de España y de Suiza.

Según muestra la venta de entradas de la Uefa, los espectadores que se esperan para el partido son unos 26.500, de los cuales 499 están identificados como seguidores de España y 592 de Suiza.

El estadio Krestovski, que puede acoger a hasta 68.000 espectadores en circunstancias normales y que ya albergó una de las semifinales del Mundial de Rusia, estará solo ocupado por menos de la mitad de su capacidad debido a las medidas preventivas implantadas ante la pandemia del coronavirus.

Mientras, en Moscú las autoridades se preparan para habilitar nuevos hospitales para los enfermos de COVID y advierten de que la salida de la situación actual depende de lo rápido que avance la campaña de vacunación.

Además, debido a la propagación de la variante delta del coronavirus en la capital, las autoridades han decretado autoaislamiento obligatorio para cualquier persona que presente síntomas de una enfermedad respiratoria aguda hasta que se le realice una prueba de PCR.

Vacunación masiva, un desafío pendiente

Hasta ahora, en la capital rusa han recibido la primera dosis de una vacuna anticovid más de 2,6 millones de ciudadanos, informó hoy Rákova.

Las autoridades capitalinas anunciaron ayer el inicio de una campaña de revacunación de la población y recordaron que en la situación epidémica actual hay que revacunarse cada 6 meses con cualquiera de los preparados anticovid disponibles en Rusia.

Pese a la obligatoriedad de la vacunación para representantes de sectores de riesgo en más de una decena de regiones rusas, la inmunización de la población avanza a un ritmo más bajo de lo que se había estimado y las autoridades ya han descartado la posibilidad de alcanzar la meta del 60 % de la población inmunizada para otoño.

Hasta el momento en Rusia se han vacunado 24,4 millones de personas o el 16,71 % de la población.

Tendencia al alza


Los especialistas no se atreven a pronosticar una estabilización de la situación epidémica en el país, pero advierten de que en el futuro próximo los contagios solo continuarán su tendencia al alza.

Según cálculos realizados por científicos rusos publicados en el diario “Izvestia” este jueves, Moscú, en caso de no poder parar el actual repunte, continuará sumando más contagios hasta alcanzar el pico de la tercera ola en el mes de septiembre.

Al mismo tiempo, otros expertos ven ese pronóstico muy negativo y confían en que la capital llegue al pico antes de septiembre.

Entre tanto, otras regiones rusas se preparan para el aumento de los contagios ante el avance de la pandemia en Moscú y San Petersburgo.

Así, las autoridades sanitarias de Vorónezh, a unos 500 kilómetros al sur de Moscú, admitieron este viernes un aumento de los contagios y las hospitalizaciones, y expresaron su temor por el empeoramiento de la situación ante el inicio de la temporada de vacaciones.