Coronavirus: ¿Podrán los países europeos evitar un segundo confinamiento?

CORONAVIRUS · 21 SEPTIEMBRE, 2020 16:58

Coronavirus: ¿Podrán los países europeos evitar un segundo confinamiento?

Texto por Deutsche Welle

Ver más de

Deutsche Welle

¿Cómo valoras esta información?

5
QUÉ CHÉVERE
QUÉ INDIGNANTE
QUÉ CHIMBO

 “Catastrófico”, “desastroso” y “devastador” – las palabras que los líderes europeos usan para describir las consecuencias de un segundo encierro son más que claras. Con el fin de frenar la propagación de COVID-19 en la primavera de este año, la vida pública en toda Europa se detuvo casi por completo. En el verano, muchos gobiernos relajaron esas restricciones. Sin embargo, desde hace semanas, las tasas de infección han ido aumentando en casi todos los países europeos.

Según la Organización Mundial de la Salud, Europa registra entre 40.000 y 50.000 nuevos casos de coronavirus cada día. Ese aumento se debe a algo más que al número de pruebas más generalizadas. Las cifras de septiembre “deberían servir como una llamada de atención para todos nosotros”, dijo el director regional de la OMS para Europa, Hans Kluge. Las cifras semanales de infecciones han superado incluso las reportadas en las primeras fases del pico de marzo, según la OMS.

Los países imponen restricciones regionales

Con el aumento de las infecciones vuelve la preocupación por posibles nuevos confinamientos a nivel nacional. Los confinamientos particularmente estrictos en España y Francia impuestos a principios de este año desencadenaron enormes caídas económicas, y ahora el número de casos de estos dos países está aumentando de nuevo. Sin embargo, Francia espera poder evitar otro confinamiento a nivel nacional.

En cambio, las autoridades están reforzando las restricciones en ciudades especialmente afectadas como París, Marsella, Burdeos, Niza y Toulouse. Se han prohibido las reuniones, se han limitado los horarios de los bares y se han restringido las visitas a las residencias de ancianos. En París y otras áreas, se requiere el uso de una mascarilla al salir de la casa.

Madrid, mientras tanto, comenzó a imponer drásticas restricciones este lunes. En seis distritos y siete municipios de la capital española, la gente solo puede salir de sus casas en casos de necesidad: ir al trabajo, a la escuela, al médico, o si es convocado por la justicia. Medidas similares de confinamiento han sido decretadas en otras partes del país, incluyendo Mallorca.

Las zonas residenciales se ven afectadas por las nuevas medidas si el número de nuevas infecciones supera los 1.000 por cada 100.000 residentes en los últimos 14 días. Fue una “cifra muy mala” que obligó a las autoridades a actuar, dijo Isabel Ayuso, presidenta de la Comunidad de Madrid. “Queremos evitar un confinamiento completo, sería un paso atrás y un desastre para nuestra economía”, dijo Ayuso. “Si todos seguimos las nuevas reglas, nuestra región se recuperará rápidamente.”

Las consecuencias económicas de un segundo confinamiento estricto se extenderían más allá de Europa meridional y occidental. En Alemania, las asociaciones empresariales advierten de una ola de quiebras. “Una quinta parte de las empresas ya considera que su propia supervivencia está en peligro”, dijo Mario Ohoven, presidente de la federación alemana de la mediana empresa industrial. En el caso de otro cierre, “las luces se apagarían definitivamente”, dijo.

Aunque el número de infecciones está aumentando en Alemania, no se prevé un segundo bloqueo nacional. “Ahora en otoño se trata de una cosa: responsabilidad individual, responsabilidad individual, responsabilidad individual”, dijo el ministro de Salud alemán, Jens Spahn, a principios de septiembre. “Y creo que si podemos manejar eso, entonces tampoco necesitamos hablar de un confinamiento.” Los brotes locales, sin embargo, requieren una acción firme, añadió Spahn.

El Reino Unido se prepara para el segundo confinamiento

La situación es algo diferente en el Reino Unido. El Ministro de Salud Británico Matt Hancock dijo recientemente a la emisora BBC que “un cierre nacional es la última línea de defensa”, pero también advirtió que el gobierno está “preparado para hacer lo que sea necesario”.

Cerca de 42.000 personas han muerto debido a COVID-19 en el Reino Unido, convirtiéndolo en el país más afectado de Europa.

Los europeos están ansiosos por evitar un segundo confinamiento como el actualmente en vigor en Israel. Junto con la aplicación de medidas a nivel local, los políticos están apelando a los ciudadanos a disciplinarse.

“La nación se enfrenta a un punto de inflexión y tenemos una opción”, dijo el ministro de Salud del Reino Unido, Matt Hancock, a la emisora Sky News el domingo. “La opción es que todo el mundo siga las reglas… o tendremos que tomar otras medidas.”