Uso de desaxametasona para tratar COVID-19 sigue en fase de ensayo

COCUYO CHEQUEA · 19 JUNIO, 2020 12:12

Uso de dexametasona para casos graves de COVID-19 sigue en fase de ensayo

Texto por Shari Avendaño | @shariavendano

Ver más de

Shari Avendaño | @shariavendano

¿Cómo valoras esta información?

23
QUÉ CHÉVERE
3
QUÉ INDIGNANTE
2
QUÉ CHIMBO

Medios internacionales informaron el descubrimiento que más espera un mundo paralizado por la pandemia del COVID-19: un posible tratamiento. Sin embargo, aún no hay que hacerse ilusiones. Aunque un grupo de científicos de Reino Unido encontró que la dexametasona es el primer fármaco que puede salvar la vida de pacientes graves con COVID-19, su efecto terapéutico continúa en ensayo.

Es decir, no es un tratamiento para todo el mundo y aún no está totalmente probado su utilidad para combatir el COVID-19. ¿En qué estatus clínico se encuentran las pruebas de este fármaco? ¿Cuánto falta para tener un tratamiento? La Unidad de Verificación de Datos y Fact-checking de Efecto Cocuyo te cuenta las claves.

Lo básico

Medline Plus, portal propiedad de la Biblioteca Nacional de Medicina de Estados Unidos, explica que la dexametasona es una hormona natural producida por las glándulas suprarrenales. Cuando el cuerpo no fabrica suficiente de este químico, se receta en forma de tabletas o solución líquida. Se usa para tratar la inflamación, trastornos de la piel, sangre riñón, ojos y más.

Las investigaciones sobre la dexametasona están a cargo de Recovery Trial, las unidades de ensayos clínicos registradas en el Departamento de Salud de la Población Nuffield (Reino Unido) en colaboración con el Departamento de Medicina de Nuffield. Las pruebas cuentan con el apoyo de una subvención de la Universidad de Oxford.

Recovery Trial explicó en una nota de prensa, publicada el pasado 16 de junio, en qué consistieron las pruebas. Dettallaron que 2.104 pacientes aleatorios recibieron una dosis del fármaco una vez al día durante 10 días.

Su evolución se comparó con 4.321 casos aleatorios que recibieron los cuidados usuales. En este segundo grupo, la mortalidad a los 28 días fue más alta en aquellos que requirieron ventilación (41%), intermedia en los que sólo necesitaron oxígeno (25%) y baja entre los que no necesitaron asistencia (13%). Hasta este jueves, 18 de junio, no se han publicado todos los resultados completos de las investigaciones.

Estatus

Los estudios clínicos de los tratamientos pasan por cuatro fases según las farmacéuticas Novo Nordisk y Pfizer. El desarollo de un fármaco tarda en promedio unos 12 años.

💊Fase 1: Se suministra el medicamento a una pequeña cantidad  de personas, a veces sin patologías, para verificar que es seguro y cómo actúa en el cuerpo.

💊Fase 2: Se prueba el medicamento por más tiempo y en más personas con la enfermedad que se quiere combatir. En esta etapa se busca determinar si el tratamiento funciona y de qué manera. También se determina cuál es la dosis efectiva y se profundiza más en los datos de seguridad de la fase anterior.

💊Fase 3: Crece el número de personas a testear. Se compara el medicamento nuevo con el que se utiliza comúnmente. Tiene como objetivo conocer los beneficios, riesgos y el valor terapéutico del tratamiento. Cuando los estudios resultan satisfactorios, se registra ante las autoridades. A veces, solicitan información adicional o nuevos estudios.

💊Fase 4: Son los estudios que se hacen después de que se aprobó el uso del fármaco.

El monitor de tratamientos del Instituto Milken no ha actualizado el estatus en el que se encuentra el tratamiento. Sin embargo, en países como España se contempla el uso de dexametasona en casos muy específicos. Sin las pruebas completas, no se puede considerar este medicamento como una vía efectiva para manejar la COVID-19 en todo tipo de pacientes.

Según el monitoreo de esta institución, hasta el 17 de junio hay 250 tratamientos y 168 vacunas en carrera por probar su efectividad contra el COVID-19. Es decir, aún hay que esperar.

Si quieres saber más sobre este tema, lee también: