El ABC de las relaciones diplomáticas y las implicaciones para Venezuela - Efecto Cocuyo

El ABC de las relaciones diplomáticas y las implicaciones para Venezuela

Relaciones diplomáticas-Casa Amarilla-Cancillería Venezuela-Ministerio Relaciones Exteriores

Tensión política. Tras la juramentación de Nicolás Maduro, este jueves 10 de enero, una decena de países desconocieron al gobernante. Algunos anunciaron nuevas sanciones contra funcionarios de altos cargos, otros llamaron a consulta a sus representantes diplomáticos y, de forma más contundente, Paraguay rompió relaciones con Venezuela.

Este jueves también fue aprobada en la Organización de Estados Americanos (OEA) una resolución para desconocer a Maduro con 19 votos a favor incluyendo a países, como Haití y Ecuador, que se habían abstenido de declarar ilegítimas las elecciones del pasado 20 de mayo de 2018 en Venezuela.

Previo a la investidura, el Grupo de Lima instó a Maduro a entregar el poder a la Asamblea Nacional. Posteriormente el Gobernante les dio 48 horas para rectificar. El plazo se cumple el lunes 14 de enero, de lo contrario advirtió que Venezuela “tomará las medidas más urgentes y crudas para la defensa de nuestro país”.

Frente a este escenario a continuación presentamos algunas claves y términos sobre las relaciones diplomáticas y qué implican ciertas acciones por parte de los estados en este ámbito:

⚫️ Nota de protesta

El internacionalista Carlos Luna advierte que dentro de la comunicación entre dos estados que mantienen relaciones diplomáticas, una nota de protesta es un mecanismo formal para que un Gobierno exprese su malestar por una situación que, considera, afecta sus intereses.

Usualmente para entregar esa nota de protesta se realiza un acto en el que se llama al embajador (o representante diplomático) a una entrevista en la Cancillería del país receptor y se le entrega la carta. En el documento, “se insta al otro gobierno a modificar esa situación a la brevedad posible”, explica el profesor.

⚫️ Llamado a consulta

El 10 de enero los gobiernos de Honduras y Perú “llamaron a consulta” a sus encargados de negocios en Venezuela. El internacionalista Félix Arellano advierte que esta acción busca demostrar “un malestar político”.

Luna agregó que esta medida sirve para que un Gobierno llame a su representante y que pueda informar a su canciller detalles “de primera mano” sobre aquello que ha causado “ruido” con otra Nación y, a su vez, recibir instrucciones sobre cómo proceder.

Aclaró que un Gobierno puede llamar a consulta a su representante diplomático en un país “sin que esté rompiendo relaciones” con este.

⚫️ Relaciones de “bajo nivel”

Chile señaló este 10 de enero que mantendrá relaciones “de bajo nivel” con Venezuela. Luna advierte que eso puede implicar que, aunque un país no retire su misión diplomática reduzca “al mínimo operativo” su función.

A juicio de Arellano ésta, también, es la postura que asumen los países de la Unión Europea: “Mantienen la embajada para seguir apoyando a la oposición,  hacer el monitoreo de las arbitrariedades, y tiener un ojo político de bajo nivel”.

⚫️ Retiro de un embajador o declaración de persona “no grata”

Arellano detalló que cuando la relación entre dos países es muy tensa puede proceder la declaración de “persona no grata” a cualquiera de los funcionarios diplomáticos de otra Nación, lo cual “es una manera elegante de decir que ha sido expulsado y se le da un plazo de tiempo puntual para salir del territorio”.

Eso ocurrió, por ejemplo, en octubre de 2018 cuando Venezuela expulsó a la embajadora de Venezuela en Ecuador, Carol Delgado.

Cuando un embajador es expulsado de un país, señaló Luna, “queda a cargo de la misión diplomática el funcionario de más alto rango después de él y queda en posición de encargado de negocios interino, es decir momentáneamente”. Esa persona, asume las funciones del embajador.

⚫️ Ruptura de relaciones diplomáticas

El profesor universitario, Félix Arellano, explicó que las relaciones diplomáticas son de carácter político. Los funcionarios diplomáticos se encargan de “manejar diálogos, visitas y encuentros”, mientras que los funcionarios consultares tienen la responsabilidad de manejar documentación civil, penal y administrativa.

“Las funciones consulares no cesan aunque haya ruptura de relaciones diplomáticas. Porque tú no puedes dejar en situación de indefensión a sus ciudadanos en otro país”, añadió el especialista Carlos Luna.

En el caso de Paraguay, que rompió relaciones con Venezuela el 10 de enero, advirtió que como las relaciones diplomáticas están basadas en el principio de la reciprocidad, el siguiente paso es que “como acto soberano” esa nación le de un “tiempo perentorio” a la misión diplomática venezolana en su país para salir de su territorio.

Si esto ocurre (así como cuando un funcionario es declarado persona no grata) “quedan sin validez las inmunidades y prerrogativas que vienen dadas por el pasaporte diplomático”, y establecidas en la Convención de Viena.

Los internacionalistas coincidieron en explicar que aún cuando dos países rompan relaciones diplomáticas pueden mantener relaciones comerciales a través de la sección consular, sin embargo, advirtieron que la tendencia es a que estas inversiones se dejan de lado por la sensación de “inseguridad jurídica y política” que se genera.

Foto: Referencial

Lea también: 

De Michele: Tras votos en OEA, gobiernos “deberían” romper relaciones con Venezuela

Comentarios

No Comments Yet

Comments are closed

¡Suscríbete!