Desde 2006 el CNE ha reducido los cronogramas electorales a discreción

En los últimos doce años, el Consejo Nacional Electoral ha venido disminuyendo los lapsos en cada una de las etapas del cronograma electoral, para las elecciones presidenciales, que pasó de contar con tiempos de hasta tres meses en aspectos fundamentales a apenas dos o tres días, según la última convocatoria para elegir al jefe de Estado, que se realizará el próximo 22 de abril.

Al compararse los cronogramas de los comicios de 2006, 2012, 2013 y 2018 se evidencia, como lo han advertido los expertos electorales, que desde las auditorías del Registro Electoral hasta las postulaciones de candidatos y la campaña electoral han sufrido disminuciones significativas.

Tibisay Lucena ha estado al frente de los últimos tres comicios presidenciales como rectora principal del CNE, y con ella, se han llamado a elecciones con tiempos cada ves más cortos. Por ejemplo, hasta 2012 era tradicional que en Venezuela las elecciones se realizaran en el mes de diciembre, lo que se rompió en 2012 cuando se fijaron para el 7 de octubre, aunque en ese momento la convocatoria se dio siete meses antes de la fecha fijada.

Ese cronograma contempló dos meses para el corte del Registro Electoral, las impugnaciones, revisiones y auditorías, hasta su publicación definitiva en el mes de junio de aquel año.

Las postulaciones se dieron cinco meses antes de las elecciones, y los candidatos tuvieron 11 días para hacerlo y 13 para subsanar cualquier falla que tuviesen en los recaudos. Hubo una campaña de 96 días y a los “acompañantes internacionales” se les invitó tres meses antes de los comicios, en un tiempo que cubrió para cumplir con esta fase 54 días (entre el 15 de mayo y 7 de julio).

En marzo de 2013, con la muerte del presidente en ejercicio Hugo Chávez Frías, el CNE se enfrentó a un proceso inédito en el país que era la ausencia absoluta de un mandatario por su desaparición física y cumpliendo con la Constitución de 1999, tenían 30 días para llamar a elecciones.

A cuatro días del fallecimiento de Chávez, el Poder Electoral convocó a nuevas elecciones en menos de cinco meses y las fijaron el 14 de abril. Este proceso llevó al CNE a acortar todos los lapsos, hubo postulaciones en dos días, y no dio tiempo de auditar el Registro Electoral Permanente, sino que se usó el mismo de 2012; asimismo, la campaña electoral fue apenas de 10 días (entre el 2 y el 12 de abril).

Cinco años después, con Lucena al frente del CNE nuevamente, al anunciarse la fecha comicial se dio a conocer un cronograma parcial que, como dijo la docente y directora de la Cátedra Democracia y Elecciones de la UCV, Eglée González Lobato, se está usando el mismo criterio en 2018 como si estuviéramos ante la muerte de un presidente.

Después de ser publicado los lapsos de corte, auditoría y publicación del Registro Electoral no pasa de los 10 días, y en el caso de las postulaciones de los candidatos, tal como se hizo en los comicios de 2013 y los de gobernadores en octubre de 2017, son apenas dos días que llegan a tres con las impugnaciones y la sustitución de candidaturas para que aparezcan en el tarjetón electoral.

Lea también:

Luis Lander: Presidenciales no serán elecciones transparentes, justas ni equitativas