Conozca los pasos que debe seguir la Asamblea Nacional para aprobar una ley

Mucho se ha dicho sobre las competencias que tienen las 2/3 partes del parlamento para modificar Leyes Orgánicas, someter a referéndum proyectos de ley y remover a las autoridades del poder judicial y ciudadano. Pero también es importante precisar el mecanismo que debe cumplir para legislar.

La Constitución y el Reglamento de Interior y Debate de la Asamblea Nacional ofrecen un manual del proceso de formación, discusión y aprobación de los proyectos de ley.

El primer paso es la presentación de la propuesta. En este documento se debe exponer los motivos, los objetivos y el presupuesto. Para su elaboración, la comisión debe consultar con los órganos del Estado involucrados (los consejos legislativos en el caso de leyes regionales, etc), los ciudadanos y las comunidades organizadas de forma pública, según el artículo 101 del Reglamento y los artículo 205 y 206 de la Constitución.

Una vez aprobado este proyecto, se inicia la primera discusión en un plazo no mayor de 10 días. Los parlamentarios deben evaluar los objetivos, el alcance y la viabilidad de la ley antes de darle el visto bueno. La mitad mas un diputado o mayoría simple, como se le conoce (84 parlamentarios), es suficiente para aprobar iniciativas legislativas propias.

Si la aprueban, pasa a ser revisada por la comisión involucrada, y si es un tema asociado con varias de las comisiones permanentes se crea una mixta para su último estudio antes de la segunda discusión. Si se rechaza, queda engavetada. También está una tercera opción que es el diferimiento.

En la segunda discusión se evalúa artículo por artículo. Se precisa el título de la ley y sus apartados. Se somete a votación sin debate, aunque se les permite el derecho de palabra a los diputados que tengan observaciones finales. Este es el último paso antes de ser enviada al poder Ejecutivo para su promulgación.

El artículo 213 de la Constitución establece que la AN debe consignar un duplicado del proyecto a la presidencia de la República. Si el jefe de Estado está de acuerdo deberá firmarla y decretarla en 10 días. Si tiene alguna objeción sólo puede devolverla una vez para que sea revisada nuevamente.

Una vez que los diputados hagan todas las correcciones, se la envían nuevamente. Cuando esto ocurre, el Presidente está en el deber de promulgarla en los cinco días siguientes, sin poder formular nuevas observaciones de acuerdo con el artículo 214 de la Constitución.

Este artículo también tipifica la intervención de la Sala Constitucional del Tribunal Supremo de Justicia en caso de que se considere que la ley o parte de esta es “inconstitucional”. Para que se dé esta situación, el presidente debe solicitar el pronunciamiento del órgano judicial solo en el lapso de 10 días que tiene para promulgarla. No puede hacerlo ni antes ni después.

Efecto Cocuyo enumeró en ocho pasos el proceso para elaborar y promulgar una ley.

info corregida

 

Comentarios

1 Comment

Leave a Reply

¡Suscríbete!