Carta abierta al ministro Luis Marcano sobre la emigración según VTV

Tahys Gómez

Periodista venezolana

Con estupor, he visto el trabajo especial en el espacio “¿Y si lo pensamos bien?” que transmite Venezolana de Televisión, y que fue dedicado a la inmigración de venezolanos, y especialmente de los jóvenes.

¿Por qué digo que lo he visto con estupor estimado ministro Luis Marcano? porque se  dan allí por sentadas algunas teorías que para ser efectivamente teorías debieron ser primero demostradas en una investigación social de carácter científico y estadístico que no se dio.

Me refiero específicamente a que en este trabajo audiovisual, que no llega a ser un reportaje estrictamente, ya que no cumple con varios de los elementos necesarios para serlo, (ud lo sabe y yo también ambos somos periodistas), se llega a una conclusión basada primero en lo que cree el reportero sobre el tema, primera falla de rigor y segundo en la opinión de una “experta” psicóloga que no demuestra ningún argumento con data o bibliografía comprobable. Es decir, todo se basa en su percepción personal y no en demostraciones científicas.

Además de esta gran falla en lo que se refiere a un intento por hacer periodismo de investigación o simplemente un reportaje, no se entrevista a ningún experto o experta en el tema migratorio que haya por lo menos efectuado algún acercamiento serio al complejo tema de la migración, un fenómeno de orden mundial y que reviste tantas causas como sean posible, ya que se trata de un evento que responde a contextos y circunstancias desde personales hasta las derivadas de conflictos como la guerra o eventos naturales.

Sin embargo, estimado ministro, mi estupor no es tanto que se hayan atrevido a poner al aire un trabajo con las serias deficiencias que en materia de periodismo tiene. Se trata además de un producto basado como dije antes en conjeturas muy serias y dolorosas de una persona que abiertamente tiene una posición muy sesgada respecto al tema migratorio actual, y al histórico fenómeno migratorio de europeos a Venezuela en fechas en las que ese continente era arrasado por el fascismo nazi, las guerras civiles y las dictaduras militares.

Hablo por supuesto de quienes a mitad del siglo XX se embarcaban en los puertos europeos para buscar la sobrevivencia en tierras americanas, italianos, polacos, portugueses, españoles, por nombrar solo los que vienen a mi memoria.

Por cierto, qué pensara el colega Ernesto Villegas Poljak, hijo de una judía, nacida en la ciudad de Zagred, (Croacia, antigua Yuguslavia) que llegó a Venezuela luego de abandonar su tierra natal junto a sus padres para salvarse de un campo de concentración nazi, y que sembró en la nueva patria sus raíces amándola como suya, casándose además no con un coterráneo sino con un sindicalista y dirigente comunista nacido en Cúa. Hablo por supuesto de Maja Poljak madre de los Villegas, incluyendo a Ernesto exministro de Comunicación y excandidato a diputado, y de los colegas Mario y Vladimir Villegas.

Creo por cierto que el intento de blanquear la raza en el caso de los hermanos Villegas Poljak falló, ya que prevaleció en ellos el color oscuro del padre y no la tez caucásica de la honorable Maja.

Continúo pues con mi carta, después de este paréntesis. Recientemente conocí a dos venezolanos en Santiago de Chile Johny, y Yohalbert, ambos de tez morena, el primero oriundo de Sabaneta de Barinas y el otro caraqueño. Ninguno pertenece a la clase media o acomodada del país, por el contrario, me contaron que ambos vienen de familias humildes, que pudieron pagar con mucho sacrificio sus estudios universitarios y que luego de pensarlo bien se vinieron a Chile a buscar un mejor futuro y la posibilidad de ayudar a sus padres desde aquí con el envió de dinero y hasta de productos de uso personal como jabones de baño, desodorantes, champú y medicinas tan escasas en Venezuela.

Entonces, yo me preguntaba mientras veía el producto audiovisual de VTV, ¿quiénes de estos dos compañeros que he conocido, y de tantos en las mismas circunstancias, eran más “apátridas” que otros? ya que además según la opinión de la psicóloga Carmen Cecilia Lara y del reportero, quienes se van del país lo hacen porque no lo aman y no sienten la venezolanidad en las venas y hasta se avergüenzan de haber nacido en la tierra de Bolívar.

Las razones de la migración son estrictamente personales y sus causas responden a un entramado estereotipado como el “me iría demasiado” y el seudo documental Caracas Ciudad de Despedidas, tan lleno de elementos comunes y débiles solo comparable con esta edición de ¿Y si lo pensamos bien? dedicado a la migración.

En lo personal, no puedo más que lamentar que se dedique un tiempo valioso para promover el odio y  el racismo a través de la pantalla del canal del Estado, cuando en Venezuela se vive una crisis sin precedentes, donde los ciudadanos se pelean por una bolsa de detergente, o madres como yo lloran en las farmacias desesperadas por no encontrar luego de una arduo peregrinaje, una antibiótico para sus hijos.

Existe una realidad que no quiere ser reflejada en la pantalla de VTV, colega Marcano, y usted podrá montar los comandos comunicacionales que quiera, plantearse las estrategias más complejas para enfrentar la guerra comunicacional de segunda, tercera, cuarta o quinta generación,. Lo que no podrá a pesar de todo esfuerzo, es tapar la realidad que grita en las calles de Venezuela y que afecta por igual a chavistas y opositores, a blancos y morenos.

Lo que usted ha hecho permitiendo la puesta la aire de este producto es vergonzoso y ofensivo con las familias hoy separadas, con los venezolanos de bien que buscan fuera de las fronteras de su patria un mejor futuro, huyendo de la delincuencia que sin piedad arrebata la vida de gente útil y decente como Ricardo Duran, por ejemplo, a quien conocí y aprecié.

Ya basta de tanto perder el tiempo en querer imponer una realidad que no existe. Ruego a Dios no que usted reflexione o rectifique, eso no es posible, espero que usted no se vea obligado nunca a salir del  país por ninguna razón, y menos por un ser amado, como un hijo, que necesite un tratamiento imposible de cumplir en Venezuela, su Patria, mi Patria y la Patria del sin número de venezolanos regados por el mundo.

Comentarios

1 Comment
  1. Dejense de ridiculeces raciales..aqui todos tenemos de indio de negro y de europeo…..lo peor es que en el documental de VTV, es que no salio una filmacion de la hija del difunto interplanetario, con sus maleticas rumbo a Paris. sobran los comentarios.

Leave a Reply

¡Suscríbete!