“Raspacupos” no han parado, pese a restricciones y “mano dura” del Gobierno

En letras grandes y destacadas se lee: “Raspa tu cupo Cadivi”. Es una publicidad de un semanario que tiene un público cautivo en Florida, Estados Unidos. Pero no es el único anuncio, hay otras publicaciones que sugieren que los “raspacupos” no han parado este año, pese a las restricciones cambiarias, las dificultades para viajar al exterior y las políticas sancionatorias que ha implementado el Gobierno venezolano desde mediados de 2014.

Como ese anuncio clasificado, otro más ofrece soporte para “facturas Cadivi” a cambio de “raspar” la tarjeta de crédito. La señora Jenny, como aparece en los clasificados, al parecer, controla parte del negocio ilegal para los ciudadanos venezolanos (la ley contra Ilícitos Cambiarios establece penas de prisión de hasta siete años). Su número es publicado y al llamarla explica detenidamente:

“Cobramos el 15%, eso es rapidito. Vienes a la oficina y hacemos eso hoy mismo. Te damos unas facturas para que declares en Venezuela el cupo”, dice la mujer vía telefónica con un acento venezolanísimo. Comenta que le “llueven” personas interesadas, aunque señala que menos que el año pasado. Este mecanismo está disponible en Atlanta, New York y Charlotte y el cliente no debe viajar a esos destinos, “todo se hace desde Miami”.

raspacupos

Los “raspacupos”, nombre impuesto por el Gobierno venezolano,  se las ingenian para hacer caso omiso a las restricciones del país: en 2014 el monto de divisa asignado a los viajeros disminuyó para siete países latinoamericanos y al estado de la Florida en EEUU, y este año se impuso un nuevo ajuste que reduce aún más el monto otorgado a los viajeros. A esto se agrega los cambios para solicitar las divisas, la exclusividad de la banca pública para realizar el trámite y el incremento de los precios de los pasajes aéreos.

Desde mediados de 2014 el Cencoex ha publicado al menos 10 listados y exige a los viajeros justificar el uso de las divisas otorgadas.

En abril de este año el presidente Maduro ordenó la creación de una “investigación completa porque hay riquezas mal habidas del robo que se ha hecho con los dólares que le pertenecen a los venezolanos”. Pidió ponerle “mano dura” al tema.

El Primer Mandatario aseguró que 6 millones de dólares fueron destinados en 2o14 a los cupos de viajeros y que en el primer trimestre de este año no viajó el 40% de los solicitantes.

La razón de estas prácticas que se hicieron aún más públicas desde 2013 se debe a una jugosa ganancia para quien hace el “negocio”. El precio del dólar preferencial otorgado por Cencoex (12,80 Bs/dólar) está 53 veces por debajo del precio del paralelo cotizado en 676,99 Bs. (al 01 de agosto de 2015 a las 11:26 am) y 15 veces por debajo del dólar Simadi (199,56 Bs/dólar).

En una tienda de Dolphin Mall, un centro comercial localizado en Miami, un anuncio deslumbra mientras se camina por el pasillo: “Aceptamos cupo de Internet”, una oferta especialmente dirigida a los venezolanos.

dolphin

En Argentina también

Las empresas Venetravels y Diagonal Tours que aparentemente funcionan en Buenos Aires, Argentina, aseguran tener años de experiencia “procesando” dólares provenientes de Cencoex. Se mueven así: ofertan paquetes turísticos ficticios a los venezolanos con el fin de obtener las divisas y por ello cobran entre 21% y 23% de comisión. Como comprobante le entregan a los “raspatarjetas” el efectivo (dólares) y una factura “por la compra de una laptop, cámara, Mp3, etc”, según detallan.

En Twitter, Facebook y en blogs ofrecen sus servicios. Pero también suelen publicar en foros en la red donde la gente pregunta dónde raspar su cupo. Así se encuentran publicaciones como estas:

raspacupos2

raspacupo3

 

A través de una llamada telefónica, una persona que se identificó como Julio, dijo que no atienden por teléfono, “tienes que venir directamente a la oficina cuando estés aquí”. Sin más, se despidió.