Cuatro detenidos y ocupación de dos panaderías en el cuarto día del “Plan 700”

La Superintendencia Nacional para la Defensa de Derechos Socioeconómicos (Sundde) comenzó a ejecutar las sanciones previstas en el “Plan 700”  la tarde de este jueves 16 de marzo, al ocupar dos panaderías y ordenar la detención de seis encargados de otros establecimientos similares por incumplir la nueva normativa en la producción de pan salado anunciada por el Gobierno el pasado domingo.

La jornada de inspecciones se inició con una comisión encabezada por superintendente William Contreras junto a la jefa de Gobierno del Distrito Capital, Carolina Cestari, acompañado de dirigentes políticos, miembros de las Unidades de Batalla Hugo Chávez (Ubch), un fiscal de la Sundde y hasta la Guardia Nacional Bolivariana (GNB) dejó perplejo a más de uno.

En esta oportunidad, le tocó la visita sorpresa primero a la panadería Mansion’s Bakery de la avenida Baralt y después a Inversiones Rol 2025 en El Silencio, ambas en el centro de la capital.

A la primera no la señalaron por racionar el pan salado; de hecho, Contreras aseguró que tenía producción continua. Sin embargo, el pan que salía de sus hornos pesaba 40 gramos menos de lo estipulado según el funcionario público. Esa diferencia fue suficiente para que los representantes del Gobierno -incluyendo colectivos y motorizados- ocuparan el establecimiento comercial.

“Estos señores la procesan (la harina de trigo) en 140 gramos y lo cobran (el pan) como de 180 (gramos)”, dijo el Superintendente.

Una suerte similar corrió la panadería Inversiones Rol 2025, que por su cercanía, en su momento ha alimentado a los liceístas del Fermín Toro y hasta los trabajadores del Palacio de Miraflores, pues está frente a la institución educativa y a cuadra y media de la sede presidencial.

En esta panificadora fue Cestari quien responsabilizó a los dueños por las colas que se formaban afuera para comprar pan canilla, sobado o francés. Además, la exasistente de Cilia Flores también dijo que el propietario del establecimiento violaba la legislación laboral vigente, pues los empleados ganaban 15 mil bolívares semanales sin cestatickets.

“Seguramente tampoco los aportes que por ley se deben hacer”, espetó.

Pero las acciones no solo se quedaron en ocupaciones temporales de 90 días, según precisaron los voceros del Gobierno, ya que también hubo cuatro detenidos en otras panaderías. Una de ellas fue La Condesa en Plaza Venezuela, la cual estaba gerenciada por Enderson Sierra y Jeanpiero Vargas. Ambos fueron puestos a la orden del Ministerio Público, porque solo producían pan dulce, cachitos y otros derivados de la harina de trigo cuyo precio no está regulado por el Estado, indicó la Sundde.

El Superintendente también habló de Héctor José Guillote Marrero y Wilmer Oswaldo Camargo Castillo, ambos encargados de una panadería artesanal llamada Golosinas Woky´s C. A. Ubicada en una quinta en Puente Hierro, la comisión del “Plan 700” llegó al sitio y detuvo a estas dos personas porque, según Contreras, producían brownies con harina de trigo vencida.

Sobre los últimos dos locales, la Sundde no detalla si los ocupó temporalmente, tal como sí ocurrió con las panaderías del centro de Caracas.

La jornada de inspección se alargó hasta entrada la noche de este jueves.

Tras la ocupación temporal de estas panaderías, Contreras anunció que su producción se destinará a vender los panes a los Comités Locales de Abastecimiento y Producción (Clap) a través de organizaciones vecinales chavistas como las Ubch, entre otras.

Entre las nuevas disposiciones que el Gobierno impuso sobre las panaderías están no excederse de 300 sacos de harina de trigo por mes; que produzcan pan de forma continua, desde las 6:00 am hasta las 7:00 pm, sin generar colas; que vendan en BS. 250 la canilla (180 gramos) y Bs. 130 el pan francés (80 gramos).

Además, el 90% de la materia prima debe destinarse a la producción de estas presentaciones de pan. Para los cachitos, croissants, dulces, tortas y cualquier otro producto no regulado podrán disponer solo del 10% de harina de trigo restante.

Foto: Sundee