Consecomercio teme que panaderías tomadas terminen igual que las areperas Venezuela

Consecomercio fijó postura frente a las medidas anunciadas para la producción y venta de pan en las panaderías privadas, anunciada este domingo 12 de marzo por Tareck El Aissami. Para la presidenta de la organización, Cipriana Ramos, lo que puede ocurrir si las panificadoras son tomadas por el Gobierno -como advirtió el Vicepresidente- es que tengan el mismo destino que las Areperas Venezuela, que se anunciaron con mucha pompa y terminaron quebradas.

“No vamos a tener pan como no tenemos café. ¿Dónde están los productos de las fábricas que ha tomado el Gobierno? No existen. ¿Dónde están las Areperas Venezuela? ¿dónde están los pañales Guayuco?” dijo la vocera empresarial durante una entrevista en Televen.

Explicó que al condicionar que se destine el 90% de la harina de trigo recibida a elaborar pan canilla, se está condenando a las panaderías a cerrar por producir a pérdida, sin poder balancear sus ganancias con la venta de productos fuera de la regulación estatal.

“Los panaderos están haciendo lo que todo comerciante para poder continuar con la santamarías arriba, que es el subsidio cruzado: para subsidiar el pan salado, se cubre con cachitos, golfeados, etc.”; lo que permite cubrir los costos de producción “y ofrecerlo al venezolano, que además tiene una necesidad mayor de pan porque no tiene acceso a la harina de maíz“, precisó Ramos.

De igual manera, la presidenta de Consecomercio asegura que con estas medidas que regulan la producción panadera, el Gobierno nacional insiste en atacar las consecuencias y no las causas del problema, en este caso, de la escasez de pan. “El problema no es quién hace el pan, sino quién vende el trigo, quién otorga las divisas, a cómo se está comprando la harina. La solución no puede ser que el Gobierno asuma actividades que son propias del sector privado”, afirmó.

Ramos también señaló como un objetivo erróneo de los Comités Locales de Abastecimiento y Producción (Clap) que la producción esté de última entre sus prioridades, por lo que le recomendó al Ejecutivo activar  la producción nacional y “vender las divisas para poder comprar materia prima”.

Foto: La Patilla

  • Fernando Julio Biole

    Sin harina de trigo para el pan, sin harina de maiz para la arepa, pronto tendran que acostumbrarse a no comero los venezolanos. Se les terminaron los petrodolares y chau. No quieren producir, a morir de hambre los que están mal. Ese es el marxismo señores, eso es cuba, solo con la mitad de los barriles diarios que les regalan a cuba en un mes compran todo el trigo necesario para un año.