Rechazo en Venezuela y Colombia a palabras de alcaldesa

INTERNACIONALES · 31 OCTUBRE, 2020 11:54

Rechazo en Venezuela y Colombia a palabras de alcaldesa de Bogotá contra migrantes venezolanos

Texto por Manuel Tomillo C. | @ManuelTomilloC

Ver más de

Manuel Tomillo C. | @ManuelTomilloC

¿Cómo valoras esta información?

16
QUÉ CHÉVERE
2
QUÉ INDIGNANTE
1
QUÉ CHIMBO

Hondo rechazo han generado recientes declaraciones de Claudia López, alcaldesa de Bogotá, con las que señalaba que la delincuencia en la ciudad que administra ha aumentado debido a la presencia cada vez más grande de migrantes de origen venezolano.

“Nos están haciendo la vida cuadritos”, dijo la funcionaria en una reciente alocución, en la que aseguró no se trata de discriminar a todas esas personas que salen de Venezuela para refugiarse en Colombia, pero que a aquellos venezolanos que vengan a delinquir hay que “deportarlos sin contemplación”.

Muchos han asegurado que esa es una actitud xenófoba, pero la alcaldesa, un día después de sus declaraciones se mantuvo en su posición y aclaró que solo se refería a los venezolanos que son atrapados cometiendo crímenes.

Pero el rechazo colectivo fue al énfasis que hizo la alcaldesa al hecho de que los índices de criminalidad en la capital neogranadina hayan aumentado únicamente porque sean los migrantes los que los cometen.

 

Venezuela lo deplora

El diputado y miembro de la Comisión de Política Exterior de la Asamblea Nacional, Williams Dávila, deploró categóricamente esas palabras de la alcaldesa de Bogotá, con las que señala que los venezolanos van a la capital colombiana a delinquir.

“Estas declaraciones que rechazamos desdicen por completo el respeto a los derechos humanos. Los venezolanos que han emigrado a Colombia lo han hecho forzado por la dictadura que se mantiene en Venezuela”, apuntó el legislador.

Asimismo, planteó que no se puede estigmatizar a toda esta población por casos aislados de ciudadanos que han infligido la ley. “No olvidemos que Venezuela le abrió la puerta durante la época de su guerra sangrienta a cerca de ocho millones de colombianos y nunca hubo xenofobia”, agregó.

Tras recalcar que los gobiernos democráticos siempre dieron oportunidades a los cientos de miles de colombiano que llegaron al país, Dávila subrayó que hoy se ataque a los venezolanos en el vecino país.

“Los que practican la xenofobia en ningún momento pueden llamarse demócratas”, agregó el dirigente político. Al mismo tiempo hizo un llamado a los bogotanos a respaldar a venezolanos que trabajan honradamente y generan oportunidades de empleo en la capital neogranadina.

La posición del Gobierno de Colombia

Por su parte, el director de Migración Colombia, Juan Francisco Espinosa, sostuvo que solo el 3.2 % de los delitos que se presentan en el país son cometidos por venezolanos, con lo que contradice a Claudia López en sus afirmaciones.

Espinosa explicó que, según los datos que manejan las autoridades, eso no es cierto y que los delitos en Colombia son cometidos en un alto porcentaje por colombianos.

El funcionario, dijo que “la criminalidad en Colombia no surge con la migración venezolana” y añadió que los problemas de seguridad que tiene el país “vienen de muchísimo tiempo atrás”.

Explicó que de los casi 100.000 detenidos en colombia, unos 2.700 son extranjeros y, de ellos, 1.500 son venezolanos. Así pues, solo el 2,7 % de los privados de la libertad en Colombia son extranjeros y únicamente el 1,5 % corresponde a migrantes del vecino país.

Espinosa manifestó que el total de venezolanos encarcelados en Colombia equivale al 0,08 % del total de venezolanos radicados en el país.

Agregó que en 2019 fueron capturados 11.000 venezolanos, principalmente por hurto a establecimientos comerciales, robo a personas y por tráfico, fabricación y porte de estupefacientes.

Así mismo, dijo que el 96 % de los hurtos en el país son cometidos por colombianos y lo sintetizó en una contundente frase: “La principal fuente de criminalidad en Colombia, lamentablemente, es el colombiano mismo”.

Sobre la posibilidad de deportar o expulsar a los migrantes, Espinosa explicó que ese es un proceso administrativo que debe garantizar el respeto de los derechos humanos y que la deportación no es el método para resolver tales problemas.