Jacqueline Richter: "La OIT debe tomar cartas con el asunto migratorio"

VENEZUELA MIGRANTE · 5 AGOSTO, 2020 21:11

Jacqueline Richter: “La OIT debe tomar cartas con el asunto migratorio venezolano”

Texto por Manuel Tomillo C. | @ManuelTomilloC

Ver más de

Manuel Tomillo C. | @ManuelTomilloC

¿Cómo valoras esta información?

QUÉ CHÉVERE
2
QUÉ INDIGNANTE
QUÉ CHIMBO

Una de las razones que más esgrimen los cientos de venezolanos que han retornado al país en las últimas semanas, luego de haber migrado a otras naciones, ha sido que en esos lugares se quedaron sin trabajo debido a la pandemia de COVID-19 y prefieren volver al terruño antes que pasar más calamidades.

Según la abogada Jacqueline Richter, especialista en Derecho Laboral, la Organización Internacional del Trabajo (OIT) debería tomar acciones por esta situación, ya que estos connacionales, así como otros ciudadanos que se han quedado desempleados en todo el mundo, se convierten en parias de Estados que no velan por sus derechos.

“La globalización hace tiempo que nos mostraba que los flujos migratorios eran indetenibles. La pandemia nos está mostrando otras caras: la vulnerabilidad de los migrantes, su mayor pobreza y el retorno a su país de origen”, explicó la jurista.

Durante un evento telemático organizado por la el Centro de Solidaridad de la AFL-CIO (Federación Estadounidense del Trabajo y Congreso de Organizaciones Industriales) y la Confederación Sindical para las Américas, Richter sostuvo que migrar es un derecho humano y que hay que hacer énfasis en que el derecho a un trabajo decente, en los términos del programa de la OIT, debe ser una garantía para todas las personas que forzosamente han tenido que abandonar su país de origen.

“Conocemos de muchas familias  que han quedado literalmente en la calle, pues al perder sus trabajos han sido desalojadas de sus viviendas y la diferencia que se establece entre la primera y la segunda camada de migrantes (surgida durante este quinquenio), viene dada por la carencia de redes personales para atemperar la crisis. Y es precisamente ahí en donde la acción sindical debe contar con un espacio privilegiado”, considera.

Para la profesora de Derecho del Trabajo en  la UCV, el caso venezolano luce bastante complejo en materia laboral, pues si bien entre 2002 y 2004 se habló de una fuga de talentos migratoria, compuesta por profesionales de todo tipo, lo que ocurrió después del 2014 fue una verdadera avalancha integrada hasta por familias numerosas en un intento por sobrevivir a la crisis, en algunos casos, o bien para elevar su calidad de vida en muchos otros.

“Por ahora, es importante rescatar tres elementos centrales: en primer lugar, los migrantes son trabajadores con familia; con su retorno se están vulnerando todos sus derechos; y, finalmente, el sindicalismo debe lograr que el tema sea discutido en la OIT, pues ese es el espacio natural para discutir políticas para los migrantes”, dijo

Añade que los convenios internacionales han estado centrados en la igualdad de oportunidades y trato en el país de destino, obviando las responsabilidades de los países de origen. “En el caso venezolano, el Estado debe garantizar a los migrantes sus documentos de identidad y la legalización de sus títulos académicos. Por ello, propone que el tema sea abordado en la OIT”.

Agrega la experta que la situación de los retornados es terrible, pues están siendo sometidos, a su juicio, a un castigo por “haber expuesto la revolución al escarnio internacional, cuando fueron vistos huyendo de la pobreza y del hambre”. Pero aclara que ese sería un tema a discutir en otra sesión de trabajo.