Tuberculosis y desnutrición amenazan las cárceles en primer semestre de 2020 - Efecto Cocuyo

SUCESOS · 8 JULIO, 2020 15:05

Tuberculosis y desnutrición amenazan las cárceles en primer semestre de 2020

Texto por Shari Avendaño | @shariavendano Fotos por Eligio Rojas

Ver más de

Shari Avendaño | @shariavendano

¿Cómo valoras esta información?

2
QUÉ CHÉVERE
QUÉ INDIGNANTE
QUÉ CHIMBO

Por si el hacinamiento y las condiciones sanitarias no eran suficientes, la tuberculosis y la desnutrición amenazan la vida de los privados de libertad este primer semestre de 2020, según nota de prensa de ONG dedicadas al monitoreo de las cárceles.

En su último informe, la ONG Una Ventana para la Libertad (UVL) informó que hasta el mes de mayo se contaban 188 detenidos con tuberculosis, 941 personas con desnutrición aguda y 10 con VIH. El monitoreo se hizo en los centros de detención preventiva de Distrito Capital, Vargas y Miranda.

Del monitoreo anterior, cinco detenidos fallecieron. Tres en la sede de la Policía Nacional Bolivariana (PNB) en Boleíta (Miranda): dos por tuberculosis y uno por un paro respiratorio. Otros dos privados de libertad murieron de un infarto en la sede de Ocumare del Tuy (Miranda) del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (Cicpc).

UVL también contabilizó fallecidos en los meses siguientes en el Complejo Penitenciario de Carabobo, conocido como cárcel de Tocuyito, y en el Centro de Formación para el Hombre Nuevo “El Libertador”. Dos hasta el 2 de julio y otros ocho en junio. Solo especifican la causa de muerte de uno de ellos: desnutrición. El Observatorio Venezolano de Prisiones (OVP) dijo que murieron cinco personas solo en la cárcel de Tocuyito por presunta tuberculosis. En mayo, reportaron dos personas fallecidas por esta enfermedad.

Sin condiciones para mejorar

UVL calculó un porcentaje de hacinamiento del 218,10% en los centros de detención preventiva, lugares que no deberían albergar personas por más de 48 horas. Sin embargo, el retardo procesal hace que pasen más tiempo allí. Las instalaciones tienen una capacidad de 2.104 personas, pero resguardan a 4.589 personas.

En el año 2019, 104 privados de libertad fallecieron bajo la responsabilidad del Estado. De esta cantidad, 66 murieron por causas relacionadas a su salud, según datos del la OVP. La desnutrición y la tuberculosis mataron a 63,43% de las víctimas.

Luego de la detección de los primeros casos de COVID-19 en el país, el Ministerio para el Servicio Penitenciario anunció que están suspendidas las visitas en todos los penales bajo el nuevo régimen carcelario. De manera extraoficial se supo que desde que se conocieron los dos primeros casos de coronavirus en Venezuela, el pasado 13 de marzo, las visitas fueron suspendidas.

En Venezuela el Estado no garantiza la alimentación de los presos: ellos dependen de la comida que les llevan sus familiares. Ahora con las visitas suspendidas por la pandemia y la escasez de alimentos, la salud de los reos con tuberculosis está empeorando. Esto según una investigación de Efecto Cocuyo, en alianza con Salud Con Lupa y  apoyo de ONG.

El estado de salud de los privados de libertad ha sido denunciado por las ONG, sin embargo las autoridades rechazan los señalamientos. “A los privados de libertad se le están suministrando sus alimentos normalmente y la vida cotidiana dentro de  un recinto penitenciario es totalmente normal a su rutina diaria”.

A inicios de 2020, la Red Defendamos la Epidemiología Nacional denunció que en 2019 hubo un incremento de tuberculosis en el país. Se estima que ese año hubo más de 13.000 casos de tuberculosis. Según Julio Castro, infectólogo y representante de Médicos por la Salud, el país pasó de reportar 7.000 casos a 14.000 casos al año.