Sistema penitenciario en Venezuela propicia la violencia de género - Efecto Cocuyo

SUCESOS · 18 MARZO, 2019 19:47

Sistema penitenciario en Venezuela propicia la violencia de género

Texto por Vanessa Moreno Losada | @MoreLosada24

Ver más de

Vanessa Moreno Losada | @MoreLosada24

¿Cómo valoras esta información?

QUÉ CHÉVERE
QUÉ INDIGNANTE
QUÉ CHIMBO

Una mujer embarazada de 30 años de edad fue golpeada por su pareja. El resultado de la agresión fue la pérdida del bebé y el homicidio del hombre. ¿Por qué? Ella, en defensa propia, lo apuñaló causándole una herida que le causó la muerte días después.

“En este caso, la violencia no sólo era frecuente de parte de su pareja, sino que era intensa como para hacerla abortar. Pero esto no es una salida para ella, porque termina revictimizada; es decir detenida con una pena por cometer el delito de homicidio. No existe la defensa propia para las mujeres”, expuso Magaly Huggins.

Esta es parte de una entrevista realizada para la investigación de Una Ventana para la Libertad (UVL): Situación de las mujeres privadas de libertad en Venezuela. Huggins fue la coordinadora de un grupo de investigadores que se desplegó en 15 estados del país. Entrevistaron en total a 25 mujeres detenidas, no solo en centros de detención preventiva sino también en cárceles formales.

La revictimización de las mujeres comienza en la calle. El testimonio presentado en la investigación permite visibilizar la falta de políticas de difusión de los derechos de las mujeres, así como la falta de atención en casos de violencia familiar y de género.

Además de esta falla en el sistema de protección, el proceso judicial y penitenciario también promueven la violencia contra la mujer. El primer ejemplo que presenta la profesora es el retardo procesal.

Si bien es cierto que esta característica se extiende para hombres y mujeres por igual, en el caso de las mujeres se enfatiza. Los hallazgos de los investigadores es que algunas de las entrevistadas dicen estar presas por el testimonio de un hombre. Sin pruebas, sin otro elemento de interés criminalístico que lo reafirme.

Al no tener audiencias preliminares ni juicios, las mujeres privadas de libertad no tienen oportunidad de defenderse. “Hasta la fecha el proceso no ha concluido, la fiscal fue destituida por la denuncia sobre violación de derechos humanos, y la Audiencia Preliminar se ha suspendido por varios motivos desde hace más de tres años”, se lee en el informe presentado por UVL.

Tres delitos son los que con más frecuencia se imputa a las mujeres: tráfico de drogas, extorsión y robo. En el cuarto lugar se encuentra el homicidio, la mayoría de los casos como resultado de una violenta relación de pareja.

“Muchas de las que se encuentran recluidas en cualquiera de los diferentes centros, son mujeres inocentes inculpadas por su compañero de vida o su esposo, quienes delinquen y las acusan o simplemente las utilizan en especial en el tráfico de drogas, sin su conocimiento o participación voluntaria”, indicó Huggins.

La soledad es una variable repetida en las entrevistas hechas por UVL. La coordinadora de la investigación relató que las familias suelen abandonar a las privadas de libertad. Dos razones son las más recurrentes: la dificultad para movilizarse a los centros de detención y la adopción de los hijos de la detenida.

Los privilegios que hay en los penales sin Nuevo Régimen Penitenciario son solo para hombres. Uno de estos sitios es el Centro Penitenciario de Aragua, conocido como Tocorón. Una entrevistada informó que el uso de la piscina, instalada por los propios detenidos, es solo para los hombres.

La situación en los centros de detención preventiva o calabozos es aún peor. La razón principal es que en la mayoría de los 174 centros estudiados no tiene un área diferenciada para las mujeres. Ellas están expuestas a abusos sexuales de los hombres presos. Si están embarazadas no tienen atención médica adecuada.

Un hallazgo relevante de la investigación de UVL es que los oficios permitidos a las privadas de libertad están relacionados al estereotipo: corte y costura, cocina, música. Huggins expuso que para fomentar la reinserción de las mujeres en el campo laboral fuera de la cárcel es menester incentivar el uso de la tecnología. Esto con el fin de que las mujeres puedas acceder a un trabajo beneficiario de seguridad social y garantizarle un mejor futuro.

“Estamos convencidas que, hasta que las personas que dirigen las políticas penitenciarias no entiendan lo que significa la perspectiva de género y no sean capaces de hacerla transversal en todos los planes y programas para mujeres y hombres reclusos o presos, las deficiencias seguirán siendo notorias”, sentenció la coordinador de investigación de UVL.

Lea también:

Hallan a mujer estrangulada en su vivienda en barrio La Dolorita de Petare

Policías y detenidos se disputan control de las celdas en comisarías, revela UVL