Padre Infante: Preocupa que población civil de La Vega sea escudo humano en una guerra entre dos bandos

SUCESOS · 12 ENERO, 2021 14:44

Padre Infante: Preocupa que población civil de La Vega sea escudo humano en una guerra entre dos bandos

Texto por Efecto Cocuyo | @efectococuyo

Ver más de

Efecto Cocuyo | @efectococuyo

¿Cómo valoras esta información?

7
QUÉ CHÉVERE
1
QUÉ INDIGNANTE
QUÉ CHIMBO

Una masacre que dejó un saldo de 23 muertos hizo que vecinos de La Vega, una parroquia ubicada al suroeste de la ciudad de Caracas, se mantuvieran en vilo por tres días consecutivos, pues el sector se convirtió desde el pasado 8 de enero en un campo de batalla.

Para Alfredo Infante, párroco de la parroquia San Alberto Hurtado, ubicada en la parte alta de esta barriada caraqueña, lo que sucedió en la comunidad es el resultado de unas políticas de seguridad desacertadas. “Más que un campo de batalla, lo que ocurrió en La Vega es resultado de la ausencia de un Estado”, dijo.

“Lo que ha ocurrido es trágico y enlutece a la comunidad. Debe investigarse; hay familias que señalan desapariciones y ejecuciones extrajudiciales; debe investigarse y exigirse la verdad, justicia y reparación”, dice el párroco del populoso sector a través de una conversación telefónica con Efecto Cocuyo.

La organización no gubernamental Programa Venezolano de Educación-Acción en Derechos Humanos (Provea) calificó el operativo policial de masacre; además exigió a la Defensoría del Pueblo iniciar una investigación, puesto que familiares de algunas de las víctimas han entrado en comunicación con ellos y han denunciado esas ejecuciones extrajudiciales durante el operativo policial.

A este llamado se suma el padre Infante, quien señala que la Fiscalía y la Defensoría del Pueblo deben actuar competentemente para iniciar las investigaciones sobre la matanza.

Para Infante es curioso que lo ocurrido en La Vega suceda después de una ola de protestas sociales por los servicios públicos que ocurrieron a finales de 2020 y principio de 2021.

“Es preocupante que la población civil sea escudo humano en una guerra entre dos bandos. De acuerdo con el Derecho Internacional Humanitario la población civil debe protegerse en cualquier confrontación y aunque esto no es una guerra convencional, aplica para resguardar los derechos humanos”, explica el párroco.

Infante señala que tras la masacre y los intensos tiroteos que se vivieron en La Vega hay víctimas directas e indirectas; las primeras son los asesinados y sus familiares, la segunda son todos los habitantes de la comunidad.

“Somos víctimas, porque estar en medio de fuego cruzado impacta sicológicamente la salud personal, familiar y la convivencia social (…), seguimos apostando por la vida y la dignidad”, dijo.

Comunidad aterrada

Un escuadrón de más de 350 funcionarios de seguridad  participó en el operativo policial que se desarrolló en La Vega. Los efectivos, en su mayoría de las Fuerzas de Acciones Especiales (Faes) de la Policía Nacional Bolivariana (PNB), intentaban detener a bandas delictivas que operan en la Cota 905 y que se querían apoderar de la parroquia.

Desde que ocurrió el enfrentamiento, la administración de Nicolás Maduro ha guardado silencio y tampoco ha dado un balance con la cifra oficial de fallecidos.

El episodio en este sector popular del municipio Libertador recuerda el comienzo de los despliegues de la llamada Operación de Liberación del Pueblo (OLP), que fue cuestionada por diversas organizaciones nacionales e internacionales defensoras de derechos humanos.

Esos recuerdos le vienen a la mente a *Karla González, una habitante de La Vega, que se siente atemorizada por la ola de violencia que vivió su comunidad en los últimos días. Aunque los disparos no se escuchaban en su casa, la agonía era la misma.

“Me dio muchísimo miedo, a pesar de que no escuchábamos las detonaciones. Ni el transporte público se escuchaba; pensamos o llegamos a decir que si se apodera (la banda de El Coqui) de La Vega cómo sería la vida de nosotros aquí”, dice.

La familia de Karla temía que el operativo se trasladara a la zona donde reside. Aunque se desarrolló en la calle Zulia y en sectores aledaños, llegaron a escuchar que un grupo de presuntos delincuentes se escondía por su urbanismo y por esta razón las autoridades cerraron los accesos  a la redoma de La India y por el kilómetro 5 de la carretera Panamericana.

Hasta el momento se ha logrado identificar a 10 de los fallecidos en la masacre de La Vega. Provea atribuye a las Faes los 23 muertos que contabiliza; este cuerpo policial ha sido cuestionado por la oficina del Alto Comisionado para los Derechos Humanos de las Naciones Unidas por ser el responsable de la mayor cantidad de ejecuciones extrajudiciales en Venezuela.

*Nombre ficticio para proteger la identidad de la entrevistada