Jugadores del Chapecoense mueren al caer el avión que los llevaba a un partido crucial

DEPORTES · 29 NOVIEMBRE, 2016 09:02

Ver más de

Ivan Reyes | @IvanEReyes


¿Cómo valoras esta información?

QUÉ CHÉVERE
QUÉ INDIGNANTE
QUÉ CHIMBO

Pocas personas conocen a ese club llamado Asociación Chapecoense de Fútbol, un equipo de la Serie A de Brasil, fundado el 14 de mayo de 1973 y que hace apenas 3 años estuvo a punto de desaparecer por problemas financieros. En 2016, con una nómina de jugadores desconocidos y otros venidos a menos, logró clasificarse para la final de la Copa Sudamericana, su primera final internacional como club.

Este pudo ser el partido (o la eliminatoria) más importante en la carrera de los jugadores que fallecieron en la noche del lunes 28 de noviembre luego de que el avión en el que viajaban desde Bolivia hacia Colombia para disputar el partido de ida en la final ante el Atlético Nacional de Medellín, se estrellara en Cerro Gordo, Antioquia. Junto a los jugadores, viajaban miembros del cuerpo técnico, varios árbitros, otros pasajeros y turistas.

La noticia de que el avión se había precipitado, se confirmó la madrugada de este martes 29 de noviembre, cuando las autoridades de Antioquia dieron a conocer que el avión había perdido contacto con la torre de control del aeropuerto José María Córdoba a tan solo 5 minutos antes de aterrizar. La aeronave se estrelló en Cerro Gordo, una formación montañosa en el municipio La Unión y los grupos de rescate se movilizaron con prontitud para intentar rescatar a los supervivientes. Sin embargo, tan solo 6 de las de las 78 personas que se encontraban en el avión habían logrado sobrevivir al accidente.

3 de los supervivientes eran jugadores del Chapecoense: Alan Ruschel, Jackson Follman y Marcos Danilo Padilha. Este último, guardameta titular del equipo con 31 años de edad y uno de los miembros más antiguos del club, murió aproximadamente a las 6:30 de la mañana por las heridas sufridas en el siniestro.

Las otras 3 personas que sobrevivieron al accidente son Ximena Suárez, auxiliar de vuelo, Erwin Tumiri, técnico de la aeronave y el periodista Rafael Hensel.

Entre los pasajeros, además, iban al menos 22 periodistas de medios de comunicación de Brasil, quienes viajaban en el avión del club y en su mayoría pertenecían a los canales Fox, TV Globo, y a cadenas de radio y televisión brasileras que iban a cubrir la final de la Copa Sudamericana a disputar con Atlético Nacional en Medellín.

A pesar de que no hay razones confirmadas, diversas teorías apuntan a que el vuelo de la joven aerolínea Lamia, proveniente de Santa Cruz de la Sierra, Bolivia, se habría quedado sin combustible poco antes del aterrizaje y como consecuencia de esto la aeronave se habría precipitado en la zona montañosa.

El Chapecoense de Brasil es uno de esos clubes que ha logrado sorprender a todos y colarse en la final de la Copa Sudamericana luego de una difícil temporada en la que los jugadores sacaron la casta y vencieron a equipos tradicionales como el San Lorenzo de Argentina y al Club Atlético Independiente, equipo al que venció en penales luego de dos dramáticos empates sin goles.

El equipo, de la ciudad de Chapecó, iba a disputar su primera final internacional y la mayoría de los jugadores que fallecieron en el accidente habían estado con el club al menos 3 años, pasando desde las divisiones inferiores de Brasil hasta jugar en la máxima categoría de uno de los países con mayor tradición futbolística del mundo.

De momento, la Conmebol dio a conocer la suspensión hasta nuevo aviso la Copa Sudamericana 2016.