Yolanda Pantin: "Si la poesía llama y toca la puerta, voy a seguir su mandato"

SOLAZ · 18 OCTUBRE, 2020 05:38

Yolanda Pantin: “Si la poesía llama y toca la puerta, voy a seguir su mandato”

Texto por María Victoria Fermín Kancev | @vickyfermin

Ver más de

María Victoria Fermín Kancev | @vickyfermin

“Este premio reconoce la obra poética de un autor vivo con aporte relevante a la literatura hispánica”

“El jurado destaca en Pantin un “largo y profundo viaje” por los recursos del discurso poético”

¿Cómo valoras esta información?

8
QUÉ CHÉVERE
QUÉ INDIGNANTE
QUÉ CHIMBO

Desde la mañana del 15 de octubre, la distancia entre Fuente Vaqueros (Granada, España) y Turmero (estado Aragua, Venezuela) se mide en poesía desde la voz de Yolanda Pantin, ganadora de la decimoséptima edición del Premio Internacional de Poesía Federico García Lorca; poeta y dramaturgo oriundo del primer pueblo, ella criada en el segundo.

La buena nueva llegó a través de una llamada telefónica. “Me quedé como en shock. No podía entender lo que me estaban diciendo, no podía asimilarlo y no lo esperaba de ninguna manera, porque ni siquiera sabía que ese premio lo estaban deliberando o que me habían postulado. No sabía nada de nada”, contó a Efecto Cocuyo, esa tarde.

El galardón

El premio, que nace en Granada, reconoce desde el año 2004 el conjunto de la obra poética de un autor vivo que, por su valor literario, constituya una aportación relevante al patrimonio cultural de la literatura hispánica.

Yolanda Pantin, la quinta mujer premiada, es la segunda venezolana que recibe este reconocimiento, después de que el maestro Rafael Cadenas en 2015.

Los ganadores de las ediciones anteriores son Julio Uceda (2019), Darío Jaramillo (2018), Pere Gimferrer (2017), Ida Vitale (2016), Rafael Guillén (2014), Eduardo Lizalde (2013), Pablo García Baena (2012), Fina García Marruz (2011), María Victoria Atencia (2010), José Manuel Caballero Bonald (2009), Tomás Segovia (2008), Francisco Brines (2007), Blanca Varela (2006), José Emilio Pacheco (2005), Ángel González (2004)

El jurado destacó a Pantin por haber desarrollado un “largo y profundo viaje” por los distintos recursos del discurso poético, desde su inicial exploración en la poesía conversacional, en los lenguajes de la sentimentalidad con infinidad de registros que retratan “las sinuosidades y penumbras de la condición humana”.

Exploración del lenguaje

Además de contentísima, la autora manifestó sentirse muy conmovida por el fallo del comité.

Su experiencia poética y de vida la describió como una constante exploración del lenguaje.

“Es como si yo estuviese excavando dentro de mí para tratar de sacar de ese interior sentido, responder algunas preguntas o plantear preguntas, siempre en relación con la vida misma… eso lo hace una aventura”, dijo.

La vinculación que tiene con la poesía no es temática, sino que “responde a impulsos interiores, a sacudidas interiores que pasan por el lenguaje, el amor, la muerte, los temas de la soledad, el país”, entre otros.

En la actualidad tiene un libro inédito que considera el cierre de una trilogía con sus dos libros anteriores. “El libro está cerrado y yo quedé satisfecha”, compartió, y será publicado cuando le corresponda.

“En este momento de mi vida no tengo esa necesidad, esas ganas de montarme en un tobogán de riesgo. Ya es dejarme llevar y que las cosas vayan saliendo como vayan saliendo. Si la poesía llama y toca la puerta: bienvenida, yo voy a estar atenta a lo que ella me quiera decir y voy a seguir su mandato, porque eso responde también a un mandato interior”, expresó.

El país y la poesía venezolana

Sobre la vinculación de la poesía con el contexto de Venezuela, Yolanda Pantin afirmó que “ninguna persona, ninguno de nosotros, estamos desvinculados. No somos piedras en un cofre o cueva. Estamos interactuando, vinculados con el país, así que es imposible que mi trabajo esté aislado del padecimiento venezolano”.

No en vano, su obra publicada en 2014 por la editorial Pre-Textos, que reúne gran parte de su poesía, se titula: País.

Mi vinculación con el país es muy fuerte, muy profunda, tiene profundas raíces”, reiteró.

Yolanda Pantin describe la poesía venezolana actual “como rigurosa, muy despierta, con un espíritu alto”. Manifestó, así, el respeto por sus colegas, especialmente a los jóvenes.

“Los jóvenes: ellos llevan el alma del país y la protegen. Me conmueve mucho que tengan todavía esa necesidad de comunicar, esa pasión tan grande… casi todos escriben sobre el país, la poesía de los poetas jóvenes está muy atravesada por muchísimos dolores, carencias, sentimientos muy encontrados”, dijo.

Añadió que, en ese sentido, “es una poesía viva, que está atenta, despierta, que no está desvinculada con la realidad y al mismo tiempo una poesía muy elaborada, que busca lenguaje”.

La poeta, de 66 años de edad, prevé celebrar este fin de semana esta alegría junto a su hija, yerno y nieta. También espera pronto visitar a sus padres en Turmero.

Hablan sus colegas

Yolanda Pantin, ganadora del Premio Internacional de Poesía Federico García Lorca, es una mujer discreta.

“Está lejos de lo que hacemos muchos, que es el autobombo y la promoción”, dijo su amiga desde los años ochenta, la escritora y editora Jacqueline Goldberg.

Relató que, en los últimos años, la han invitado a un montón de festivales de poesía alrededor del mundo “de los cuales ni nos enteramos”. Goldberg supo que el año pasado estuvo Pantin en Rusia solo cuando la misma Pantin montó una foto en la nieve.

Goldberg compartió su admiración por su amiga y dice que “un gran milagro de su poesía” es que gusta mucho a la gente, a los jóvenes, pero también a los narradores y otros poetas.

Para la poeta y guionista Sonia Chocrón, la obra de Pantin “es como un alambique porque siempre, siempre destila”. Es una poesía a la que uno vuelve, “que no se agota, en la que siempre se descubre algo nuevo”, un sentimiento, a su juicio, muy difícil de lograr.

Chocrón agregó que su colega es una poeta “esencial” de la literatura hispanohablante, que trasciende lo personal para hacerse universal, “que parte del paraíso perdido, que parte del hogar”.

“Para mí la obra de Yolanda Pantin es fundamental para comprender los últimos 40 años de la poesía en Venezuela y siento que, también por extensión, la poesía latinoamericana”, opinó el autor Ricardo Ramírez Requena, director de la Poeteca.

La describió como una persona sencilla, familiar, con sus hermanos, sus padres, con su Turmero (Aragua), donde transcurrió su infancia.

“Siento que ese entorno familiar, ese ambiente de Turmero, de pueblo, está muy en ella y le da voz a ese espacio de la venezolanidad que es lo no moderno, que es lo que ha estado desde siempre, que es el campo, que es la siembra, que es la vegetación”, dijo Ramírez Requena.

Consideró que su obra, especialmente desde finales de los años noventa, con libros como El hueso pélvico y luego 21 cabellos y País es “una forma de conciencia del país” y destaca uno de sus versos que describe como de los más poderosos: “Ustedes perdieron un país dentro de ustedes”.

Para el ensayista, poeta e historiador Rafael Arráiz Lucca, Pantin es “una obra sólida que comenzó hace ya mucho tiempo con un poemario titulado Casa o lobo que tuvo un momento extraordinario con su libro Correo del corazón, y que después ha tenido libros notables como País o Los bajos sentimientos”.

Comentó que su obra, además, “se sostiene en el tiempo con un poder de penetración en lo psicológico, en lo femenino y en los temas centrales de la vida a partir de una hondura y una sabiduría poco común que tiene Yolanda para abordar la realidad”.

De modo que, concluyó Arráiz Lucca, “es una poesía extraordinaria” y “en el concierto de la poesía latinoamericana es una voz sumamente importante…”. Sospecha que muchos más reconocimientos vendrán porque la excelencia que ha alcanzado “la celebro profundamente”, afirmó, sobre su más reciente galardón.