Proyecto Medalla Tokio 2020, de basura electrónica a preseas olímpicas

SOLAZ · 30 JULIO, 2021 06:15

Ver más de

Rosmina Suárez Piña


¿Cómo valoras esta información?

4
QUÉ CHÉVERE
QUÉ INDIGNANTE
QUÉ CHIMBO

Desde 2017, el comité organizador de los Juegos Olímpicos llevó a cabo el Proyecto Medalla Tokio 2020: recolectar pequeños dispositivos electrónicos usados en todo Japón para producir las medallas Olímpicas y Paralímpicas.

Según los organizadores, más que un proyecto, era un llamado a los ciudadanos para que donaran aparatos electrónicos obsoletos y pudieran sentirse parte de la organización del importante evento deportivo.

Además, la nación asiática quiere sentar un precedente medioambiental para los futuros Juegos Olímpicos.

“Esperamos que nuestro proyecto para reciclar productos electrónicos de consumo pequeños y nuestros esfuerzos para contribuir a una sociedad sostenible y respetuosa con el medio ambiente se convierta en uno de los legados de los Juegos de Tokio 2020”, expresaron a través de una presentación en el sitio web oficial.

Dos años de campaña: de la recolección al diseño

Durante dos años, hasta marzo de 2019, se recolectaron 32 kilogramos de oro, 3.492 kilogramos de plata y casi 2.200 kilogramos de bronce. Todo eso como resultado de 78.985 toneladas de viejos teléfonos móviles o computadoras desechadas, pero recicladas para la producción de 5.000 medallas olímpicas y paralímpicas.

Más de 1.600 municipios japoneses participaron de la campaña, pero también estuvieron involucrados el Gobierno de Japón, atletas, estudiantes de universidades asociadas, escuelas, comunidades y compañías como Renet Japan Group o las tiendas NTT DoCoMo, encargadas de recibir los dispositivos obsoletos.

Hitomi Kamizawa, portavoz de Tokio 2020, explicó a DW que obtener el metal para reciclar fue apenas el primer paso, pues le siguieron los procesos de desarmado, extracción y refinamiento de los metales.

Ya cumplido eso, llegó la hora del sello final: el diseño, a cargo del japonés Junichi Kawanishi, cuya propuesta fue la ganadora entre 400 participantes.

Según el comité organizador de Tokio 2020, el brillo de las medallas y sus patrones de luz, bajo el concepto de Kawanishi, hacen referencia al “cálido resplandor de la amistad” y la “energía de los atletas y quienes los apoyan”.

“Su diseño pretende simbolizar la diversidad y representar un mundo donde se honra a las personas que compiten en deportes y trabajan duro para ello”, destacaron.

“Hacia un futuro innovador y sostenible para todos”

En los Juegos Olímpicos de Río 2016, el 30 % de la plata para la fabricación de las medallas se obtuvo a partir de materiales reciclados.

Pero Tokio 2020 se llevó el 100 % de fabricación.

Se estima que apenas una quinta parte de los miles de millones de metales (oro, plata, bronce) quemados o desechados son recolectados y reciclados adecuadamente, según la Organización de Naciones Unidas (ONU), por lo que es posible que el proyecto de medallas recicladas de Tokio 2020 deje ese legado para los próximos Juegos Olímpicos de París 2024, cuyo tema central son los cambios sociales para mejorar el medioambiente.