Nina Novak y Antonio Bujanda, estrellas del ballet y el piano

SOLAZ · 25 MARZO, 2022 06:15

Ver más de

Reynaldo Mozo Zambrano | @reymozo


¿Cómo valoras esta información?

QUÉ CHÉVERE
QUÉ INDIGNANTE
QUÉ CHIMBO

El ballet y la música clásica en Venezuela despidieron a dos de sus grandes exponentes en una misma semana: la bailarina Nina Novak, precursora del ballet clásico en Venezuela, y el pianista Antonio Bujanda, un barquisimetano que se destacó en el país y el mundo por sus interpretaciones.

La maestra Novak, nacida en Polonia, murió a los 94 años de edad en la ciudad de Filadelfia, Estados Unidos, el 15 de marzo. Tras la Segunda Guerra Mundial, se residenció en Venezuela, donde impartió sus conocimientos en el arte de la danza.

El pasado 16 de marzo, la ciudad de Barquisimeto y Venezuela se despidieron del pianista Antonio Bujanda, quien murió a los 74 años de edad.

Bujanda debutó en 1969 con la Orquesta Sinfónica de Venezuela.

Tras el lamentable fallecimiento de estos dos destacados artistas, en Solaz te contaremos parte de sus más memorables logros en el mundo del arte.

Nina Novak

Nació en Varsovia, capital de Polonia, el 23 de marzo de 1923, fue una bailarina de ballet clásico y coreógrafa, reconocida como la precursora de esta expresión artística en Venezuela, país que la acogió en el año 1963.

Sus estudios de ballet comenzaron desde los 8 años de edad, en la Escuela de Ballet de la Ópera de Varsovia. Durante la invasión de los nazis a Polonia, Novak fue llevada a un campo de concentración, del cual afortunadamente logró escapar.

En 1948, Novak ingresó al Ballets Russes de Montecarlo, y, aunque dos años después la compañía se desintegró, en 1954 la refundaron y Novak participó nuevamente como solista. Con esta agrupación hizo exitosas giras en los escenarios más importantes de América y Europa.

En el año 1962, el Ballets Russes de Montecarlo desaparece definitivamente y al año siguiente la bailarina  parte a Venezuela, donde nuevamente comienza a bailar y funda la Academia de Ballet Clásico Nina Novak.

Tras su notoria presencia en el ballet clásico, en 1985, Vicente Nebrada la invitó a ser parte del prestigioso Ballet Teresa Carreño, donde fue la directora artística del repertorio clásico. La bailarina trabajó con Nebrada durante dos años, posteriormente fue invitada a dar clases en la compañía.

Novak fue galardonada con el Premio Casa del Artista al mejor Coreógrafo y el Premio CONAC Maestra del Año.

Antonio Bujanda

Desde joven Antonio Bujanda mostró su inclinación por la música. Nació en la ciudad de Barquisimeto, en el estado Lara, el 22 de julio de 1947 e inició sus clases de piano con los profesores Nadezda Dudar de Ilzins, Pablo Freund y Evencio Castellano.

Bujanda perteneció al curso de perfeccionamiento de piano dictado por Harriet Serr y en el año 1967 obtuvo el Primer Premio del Concurso “Teresa Carreño”, que elogiaba a los pianistas jóvenes del momento.

El Blog Venezuela en Ritmo señala que el debut de Bujanda con la Sinfonica fue importante y notorio en la escena cultural del país.

“Su debut con la Orquesta Sinfónica de Venezuela, fue un acontecimiento notable, interpretando el Concierto N° 1 de Tchaikovsky. Realizó la primera audición en Venezuela del Concierto N° 3 de Prokofiev”, se lee en el blog.

Bujanda trabajó bajo la batuta de reonocidos directores  como Gonzalo Castellanos, Edouard Van Remoortel, Eduardo Rhan, Jan Cervenka y Alberto Grau. La primera presentación fuera de Venezuela fue  en el Palacio de Bellas Artes de República Dominicana. Mientras que su primera presentación en Europa fue en la Sala Gaveau de Paris en 1972.

El pianista larense fue invitado por la Fundación Mito Juan Pro-Música para realizar un disco de la Serie “Jóvenes Solistas Venezolanos”, donde interpretó obras de Beethoven, Chopin, Ravel y Grau.

“En 1976 realizó una gira por Estados Unidos y Europa, que abarcó las ciudades de Washington, Munich, Berlin, La Haya, Viena y Londres, bajo el patrocinio de la mencionada Fundación. Ese mismo año participó en el Festival de Menton, Francia, bajo el patrocinio de la Fundación Beracasa.”, se lee en Venezuela en Ritmo.