Jeff Bezos supera la línea de Kármán en su nave espacial New Shepard

CIENCIA · 23 JULIO, 2021 09:12

Ver más de

Rosmina Suárez Piña


¿Cómo valoras esta información?

3
QUÉ CHÉVERE
QUÉ INDIGNANTE
QUÉ CHIMBO

Justo cuando se cumplieron 52 años del alunizaje exitoso de la misión Apolo 11 (NASA), el ingeniero y empresario multimillonario Jeff Bezos cumplió su turno de ir al espacio, o más bien, superar la línea de Kármán, ese límite entre la atmósfera terrestre y el espacio.

La hazaña de superar los 100 kilómetros de altura fue posible en la nave New Shepard, de la compañía Blue Origin, dirigida por Bezos, quien luego del vuelo se presentó como “astronauta Bezos”.

A superar la frontera espacial

El también fundador de Amazon estuvo acompañado por su hermano Mark Bezos; Oliver Daemen, de 18 años; y Wally Funk, de 82.

Daemen se convirtió en la persona más joven y Funk en la más longeva en ir al espacio.

La nave New Shepard, construida por Blue Origin, fue diseñada para competir en el sector del turismo espacial. Exitosamente, llevó a cabo el primer vuelo espacial humano de la compañía.

Dos minutos después de despegar desde un centro privado de lanzamiento cerca de Van Horn, Texas, la cápsula con amplias ventanas se separó del cohete con vía a la línea de Kármán: 100 kilómetros de altura.

En ese momento, los cuatro tripulantes pudieron experimentar unos cuatro minutos de ingravidez para flotar dentro y, desde allí, observar maravillosas vistas del planeta.

Luego de alcanzar una altitud máxima de unos 106 kilómetros, llegó la hora de descender. La cápsula aterrizó 11 minutos después con un paracaídas y los cuatro ciudadanos a salvo.

El director senior de seguridad y garantía de misión de Blue Origin, Jeff Ashby, entregó prendedores a los primeros cuatro astronautas de la compañía: Jeff Bezos, Mark Bezos, Wally Funk y Oliver Daemen.

La historia en deuda con Wally Funk

Una de las tripulantes más aplaudidas fue la aviadora estadounidense Wally Funk, quien, en resumen, tuvo que esperar 60 años para cumplir su carrera de ir al espacio.

Funk se entrenó para ser astronauta en los años 60 y formó parte del grupo de las Mercury 13, un proyecto cancelado abruptamente e ignorado “por ser mujeres”.

Aunque Funk invirtió $ 200.000 (USD) en 2010 para el programa de Virgin Galactic, Bezos le ofreció ser la “invitada de honor” en Blue Origin.

Al pisar tierra, Funk le agradeció a Bezos por invitarla y llevarla a bordo.

“No pensé que alguna vez conseguiría ir arriba”, dijo la ahora astronauta comercial.

El comprador anónimo no pudo asistir

Al principio del anuncio del vuelo del 20 de julio, Blue Origin subastó un puesto para el primer vuelo y, para sorpresa de muchos, un comprador pagó $28 millones (USD) para formar parte del primer vuelo.

Sin embargo, pocas semanas antes del despegue se conoció que ese comprador “tenía conflictos de agenda” y no podía asistir.

Por ello, Oliver Daemen, hijo del financista Joes Daemen, fue llamado para reemplazar al ganador anónimo de la subasta, luego de asegurar un puesto en el segundo vuelo planificado de Blue Origin.

“Gracias a mis empleados”

Bezos, acusado en diversas ocasiones por violaciones laborales, aprovechó el momento para agradecer a sus empleados, lo que generó diversos comentarios en redes sociales en contra de sus palabras.

“Quiero agradecer a cada empleado y cada cliente de Amazon, porque ustedes pagaron por todo esto. En serio, para cada cliente de Amazon, para cada empleado de Amazon, gracias desde el fondo de mi corazón. Lo aprecio mucho”, señaló el fundador de Amazon.

¿Qué sigue después?

New Shepard se convirtió en el primer vehículo comercial con “una licencia de lanzamiento reutilizable suborbital para transportar clientes de pago, tanto cargas útiles como astronautas, al espacio y de regreso”.

Si bien no se ha revelado completamente el modelo de negocio de New Shepard como nave de turismo espacial, es posible registrarse a través del sitio web de Blue Origin para recibir actualizaciones de disponibilidad.

De acuerdo con Blue Origin, se esperan dos vuelos tripulados más este año y “muchos más vuelos tripulados planeados para 2022”.

Asimismo, este año se espera el despegue –y resultados- de Inspiration 4, la primera misión de SpaceX tripulada por astronautas civiles.