Hubble descubre la estrella más distante jamás vista

CIENCIA · 30 MARZO, 2022 16:24

Ver más de

Rosmina Suárez Piña | @sciencelover_rs


¿Cómo valoras esta información?

2
QUÉ CHÉVERE
QUÉ INDIGNANTE
QUÉ CHIMBO

Este 30 de marzo, después de varios días de espera, la NASA anunció el descubrimiento “sin precedentes” hecho por el telescopio espacial Hubble, observatorio que ya ronda las tres décadas de servicio y ha superado varias anomalías de software.

Se trata de la detección de la estrella individual más lejana y jamás vista, a la que sus descubridores llamaron “Earendel” o “estrella de la mañana” en inglés antiguo.

Pero, ¿por qué este descubrimiento es tan importante?

Earendel existió en los primeros mil millones de años tras el nacimiento del universo en el Big Bang. En palabras muy básicas, estamos viendo la luz de una estrella tan distante y que “no debería verse”.

“Estudiar Earendel será una ventana a una época del Universo que desconocemos, pero que nos llevó a todo lo que conocemos. Es como si hubiéramos estado leyendo un libro muy interesante, pero empezamos por el segundo capítulo, y ahora tendremos la oportunidad de ver cómo empezó todo”, dijo el astrónomo Brian Welch, de la Universidad Johns Hopkins, autor principal del trabajo publicado en la revista Nature.

La “magia” de las lentes gravitacionales

La estrella recién detectada -a partir de datos del programa Estudio de la Reionización con Lentes Gravitacionales en Cúmulos (RELICS, por sus siglas en inglés) del Hubble- está tan lejos que su luz ha tardado 12.900 millones de años en llegar a la Tierra, apareciendo ante nosotros como cuando el Universo tenía solo el 7 % de su edad actual.

Por otra parte, describen la NASA y la ESA, sería imposible ver a Earendel a una distancia tan grande sin la ayuda de la ampliación natural por parte de un enorme cúmulo de galaxias situado entre nosotros y Earendel.

Esto se debe a que la masa de dicho cúmulo de galaxias ha deformado el tejido del espacio, creando una poderosa lupa natural -una lente gravitacional- que distorsiona y amplifica enormemente la luz de los objetos distantes que se encuentran detrás.

Por eso, el brillo de las estrellas se magnificó mil veces o más.

“Normalmente, a estas distancias, las galaxias enteras se ven como manchas pequeñas, donde se mezcla la luz de millones de estrellas. La galaxia que alberga esta estrella ha sido ampliada y distorsionada por lentes gravitacionales en una larga media luna que llamamos el Arco del Amanecer”, explicó el astrónomo.

El equipo de investigación estima que Earendel tiene al menos 50 veces la masa de nuestro Sol y es millones de veces más brillante, rivalizando con las estrellas más masivas conocidas.

No confundirla con estrella “Matusalén”

En 2013, el telescopio Hubble descubrió la estrella HD 140283, más conocida como “la estrella de Matusalén”, ubicada a unos 190 años luz de la Tierra en la constelación de Libra y cuya edad se ha estimado en 14.460 millones de años, lo que la convierte en la estrella más antigua conocida.

Los astrónomos esperan que Earendel permanezca muy magnificada durante años, así que la observará el Telescopio Webb a finales de 2022.

La alta sensibilidad de Webb a la luz infrarroja es necesaria para conocer mejor a Earendel, ya que su luz se desplaza a longitudes de onda infrarrojas más largas por la expansión del universo.

“Con Webb esperamos confirmar que Earendel es de hecho una estrella, así como medir su brillo y temperatura (…) También esperamos encontrar que el Arco del Amanecer carece de los elementos pesados que se forman en las generaciones posteriores de estrellas. Esto sugeriría que Earendel es una estrella rara, masiva y pobre en metales”, agregó Dan Coe, coautor del trabajo y director del Instituto de Ciencia del Telescopio Espacial.

Saber cómo está compuesta Earendel será de gran interés, ya que, explican, “se formó antes de que el universo se llenara con los elementos pesados producidos por las sucesivas generaciones de estrellas masivas”.

Asimismo, si el seguimiento comprueba que Earendel está compuesta solo de hidrógeno y helio primordiales, sería la primera evidencia de las legendarias estrellas de Población III, las que suponen son las primeras estrellas nacidas después del Big Bang.