La sindemia: el nuevo término usado por expertos sobre la crisis del COVID-19

CORONAVIRUS · 24 OCTUBRE, 2020 09:35

La sindemia: el nuevo término usado por expertos sobre la crisis del COVID-19

Texto por Mariana Souquett Gil | @nanasouquett Fotos por EFE

Ver más de

Mariana Souquett Gil | @nanasouquett

¿Cómo valoras esta información?

120
QUÉ CHÉVERE
3
QUÉ INDIGNANTE
3
QUÉ CHIMBO

El nuevo coronavirus sacudió al mundo. Lo que comenzó como una epidemia se extendió rápidamente por todos los continentes hasta que la Organización Mundial de la Salud (OMS) comenzó a usar el término “pandemia”, una que ya acumula más de 41,5 millones de casos y 1,1 millones de muertes.

En las últimas semanas, expertos de todo el mundo han comenzado a popularizar un término nuevo: ya no solo se habla de pandemia, sino de “sindemia”. ¿Pero a qué alude este término y por qué se usa tanto?

¿Qué es la sindemia?

La Fundación del español urgente (Fundeu) de la agencia EFE y la Real Academia Española (RAE) afirman que la voz sindemia alude a la coexistencia, durante un periodo y en un lugar, de epidemias que comparten factores sociales, de modo que se retroalimentan y acaban interactuando y causando secuelas complejas.

Fundeu explica que se trata de un “neologismo” que deriva del inglés syndemic. En inglés y en español, resulta de la unión de las palabras sinergia y epidemia. Explica que también puede haberse formado a partir del prefijo sin-, que significa ‘unión’ y el sustantivo epidemia.

La noción de sindemia fue concebida por el antropólogo Merril Singer en 1990. En 2017, Singer reiteró en la revista científica The Lancet lo que considera como una aproximación sindémica: aquella que se centra en las interacciones sinérgicas entre lo biológico y social.

Destacó que una aproximación sindémica proveía una orientación diferente al mostrar cómo un enfoque integrado para comprender y tratar enfermedades puede ser mucho más exitoso que simplemente controlar la epidemia y tratar a cada paciente.

¿Pandemia o sindemia?

El pasado 26 de septiembre de 2020, Richard Norton, editor de The Lancet, publicó un artículo en el que afirma que el mundo vive una sindemia. Destaca que se ha visto la crisis global actual como únicamente causada por una enfermedad infecciosa, cuando realmente existen dos categorías de enfermedades afectando a poblaciones específicas: la infección por SARS-CoV-2 y una variedad de enfermedades no transmisibles.

Sostiene que ambas categorías están impactando en los grupos sociales de acuerdo con patrones de desigualdad profundamente arraigados. El autor asegura que la unión de estas enfermedades en un contexto de disparidad económica y social empeora los efectos adversos de cada enfermedad por separado.

“COVID-19 no es un pandemia. Es una sindemia. La naturaleza sindémica de la amenaza que enfrentamos significa que se necesita un enfoque más matizado si queremos proteger la salud de nuestras comunidades”, dice Norton.

En el caso del coronavirus, Norton destaca que limitar el daño causado por la enfermedad demandará mucha más atención para las enfermedades no transmisibles y para las desigualdades socioeconómicas.

“Una sindemia no es simplemente una comorbilidad. Las sindemias están caracterizadas por interacciones biológicas y sociales entre condiciones y estados, interacciones que incrementan la susceptibilidad de una persona a sufrir daños o empeoran sus resultados en salud. En el caso del COVID-19, atacar las enfermedades no transmisibles será un prerrequisito para una contención exitosa”, opina Norton.

El editor plantea que el abordaje del COVID-19 significaba abordar también la hipertensión, la obesidad, la diabetes, las enfermedades cardiovasculares y las enfermedades respiratorias crónicas y el cáncer. Así, resalta que la consecuencia más importante de ver al COVID-19 como una sindemia es subrayar sus orígenes sociales.

La vulnerabilidad de sus adultos mayores, algunas comunidades, minorías y trabajadores clave señala que no importa qué tan efectivo sea el tratamiento o qué tan protectora sea una vacuna, la búsqueda de una solución enteramente biomédica al COVID-19 fracasará.

“Abordar el COVID-19 como una sindemia puede propiciar una visión más amplia, una que abarca la educación, el empleo, el alojamiento, los alimentos y el ambiente. Ver al COVID-19 solo como una pandemia excluye un prospecto tan amplio pero necesario”, añade.

Sindemia en América Latina

El término ha comenzado a generalizarse entre expertos. Durante el conversatorio “Una epidemia invisible: ¿El rápido aumento de las enfermedades no transmisibles está creando la próxima crisis sanitaria?”, en el Roche Press Day, un evento virtual con especialistas de toda América Latina, expertos alertaron que la pandemia redujo hasta 80 % la atención a otras enfermedades en Latinoamérica.

“No estamos atravesando únicamente por una pandemia, sino por esta sindemia, que combina la idea de sinergia y pandemia en una sola palabra”, dijo Felicia Knaul, directora del Instituto para Estudio Avanzado de las Américas, según reseñó la agencia EFE.

Pedro Porrino, coordinador de Salud en Emergencias para las Américas de la Cruz Roja Internacional, indicó en una reciente entrevista con EFE que en América Latina hay un escenario de “tormenta perfecta” por la sindemia, la sinergia de epidemias.

“El continente tiene además una particularidad que agrava la situación: la tremenda desigualdad en el acceso a servicios de salud de calidad. Eso nos sitúa en un punto de partida nada favorable frente al impacto secundario, que está totalmente condicionado por la inequidad y por la cantidad de comunidades que ya vivían en la vulnerabilidad antes de la pandemia y que en estos momentos se tienen que enfrentar a situaciones prácticamente catastróficas”, dijo.