«Quisiera que estos niños tengan un final diferente al de mi hijo», madre del J.M. de los Ríos

SALUD · 3 MAYO, 2019 08:00

Ver más de

Julett Pineda Sleinan | @JulePineda


¿Cómo valoras esta información?

QUÉ CHÉVERE
QUÉ INDIGNANTE
QUÉ CHIMBO

Carmen Flores ya no llora, pero revive cada segundo que pasó con su hijo en el hospital de niños José Manuel de los Ríos cuando llega al piso cuatro de la torre de hospitalización. En el ala contigua a las escaleras, actualmente inhabilitada, agonizó su bebé, Daniel Laya, cuando apenas tenía un año y siete meses de nacido.

En ese mismo pasillo perecieron otros niños con insuficiencia renal que, como Daniel, se infectaron con bacterias intrahospitalarias.

Ahora Carmen es voluntaria de la ONG Prepara Familia, que se encarga de prestar apoyo a los pacientes del J.M. de los Ríos y a sus cuidadores. Se unió a la organización porque quiere ayudar a madres y evitar que otros niños tengan el mismo destino de su hijo.

Daniel Laya falleció la noche del 25 de junio de 2017 en la terapia intensiva del centro pediátrico. Su acta de defunción señala que murió por una sepsis y una endocarditis bacteriana. Las bacterias que contrajo en la hemodiálisis, donde recibía tratamiento tres veces por semana, se alojaron en el catéter intracardíaco que tenía y que iba directo a su corazón.

Entre mayo y junio de 2017 fallecieron cuatro niños y adolescentes por el brote infeccioso que enlutó al servicio de Nefrología del hospital. El primero en morir fue Raziel Jaure (10 años), quien falleció el 3 de mayo. Le siguieron Samuel Becerra, de 12 años; Dilfred Jiménez, de 16; y finalmente Daniel Laya.

El foco de contaminación, arrojó un estudio realizado por la Universidad Simón Bolívar, son los tanques del hospital. De los contenedores proviene el agua que utiliza la planta de ósmosis y que surte a la hemodiálisis. Las madres denuncian que las autoridades hospitalarias no hacen ni la limpieza ni el mantenimiento necesario a las plantas y a los equipos.

Carmen visita el J.M. de los Ríos el 29 de abril, dos años después del mortal brote | Foto: Mairet Chourio

Tiempo después fallecieron otros pacientes que habían sobrevivido al brote de klebsiella, pseudomona y estafilococo. Desde 2017 hasta la fecha, al menos 25 pacientes de Nefrología han fallecido.

Dos años después de la primera muerte por el brote, ninguna de las madres encuentra justicia.

«Ya Daniel va a cumplir dos años de muerto y todo sigue igual. Me da impotencia y rabia. A mi hijo no me lo van a devolver, eso es lo que yo le decía a los fiscales que mandaron a investigar el caso», afirma Carmen.

«A mi hijo le faltó de todo y no hubo nadie para ayudarnos. Hasta nos hicieron firmar un documento en el que yo autorizaba que le dieran antibióticos vencidos», cuenta.

Pero a Carmen no le faltó la valentía para transformar su dolor en fuerza. Un año después de la muerte de Daniel, continuó estudiando Derecho en la Universidad Rómulo Gallegos, carrera que paralizó luego de dar a luz. Ya tiene su título de abogada en mano.

Junto a Judith Bront, madre de Samuel Becerra, Carmen ahora apoya a las otras mamás con las que convivió en el servicio durante años.

Prepara Familia no solo realiza una labor de acompañamiento con las madres y los niños del J.M. de los Ríos, sino que también costea exámenes médicos y dona insumos, medicamentos, ropa y comida.

En los últimos años, la ONG asumió el papel de denunciar ante instancias nacionales (como la Defensoría del Pueblo y la Fiscalía) e internacionales la crisis de salud que se vive dentro del hospital.

Y la labor de Prepara Familia ha dado resultado: en febrero de 2018 la Comisión Interamericana de Derechos Humanos otorgó una medida de protección a los pacientes de Nefrología del J.M. de los Ríos. No obstante, hasta la fecha, son pocas las acciones que han tomado las autoridades de salud para mejorar la atención médica que reciben estos niños.

Aún así, Carmen se compromete con el voluntariado por Daniel y por los demás pacientes. «Todos los derechos de ellos están vulnerados. Quisiera que estos niños tengan un final diferente al de mi hijo», sentencia desde la sala de espera que da a la hemodiálisis.

Lea también:

A un año de las medidas de la Cidh, solo las bacterias cambiaron para los pacientes renales del J.M.