"Ni un niño más", el grito en rechazo a las muertes en el J.M de los Ríos - Efecto Cocuyo

SALUD · 29 MAYO, 2019 16:49

“Ni un niño más”, el grito en rechazo a las muertes en el J.M de los Ríos

Texto por Cristofer García | @cristofueg

Ver más de

Cristofer García | @cristofueg

¿Cómo valoras esta información?

QUÉ CHÉVERE
QUÉ INDIGNANTE
QUÉ CHIMBO

Ni un niño más“, sonaba a grito de una sola voz a lo largo de la avenida Vollmer, en La Candelaria. “Ni una muerte más”, gritaban luego frente al Hospital J.M de los Ríos. También agitaban pancartas con apremio. Decenas de personas protestaron este 29 de mayo en rechazo de las recientes muertes de cuatro niños en espera de trasplante de médula ósea.

No al genocidio, ni un niño más“, coreaban al unísono los manifestantes, debajo de la avenida Urdaneta. El tráfico era obstaculizado; los marchantes cruzaban, mientras los funcionarios de la Policía Nacional Bolivariana (PNB) custodiaban la protesta.

10:30 am. Desde las inmediaciones de este centro pediátrico la multitud partió hasta la sede de la Cruz Roja, a menos de un kilómetro de distancia; un recorrido que encabezaron los dirigentes del sector salud.

En un lapso de menos de un mes fallecieron en espera de trasplante de médula: Giovanni Figuera (6 de mayo), Robert Labrador (23 de mayo), Yeiderberth Requena (25 de mayo) y Erick Altuve (26 de mayo). Ellos eran parte de un grupo de 30 pequeños que necesitan el procedimiento con urgencia.

“Se siguen muriendo nuestros pacientes en nuestros hospitales, por el 90% de déficit de insumos que existe. Este es un régimen inhumano e indolente”, dijo Carlos Prosperi, presidente de la Sociedad de médicos internos y residentes del Hospital Vargas, mientras marchaba.

En la Cruz Roja

11:00 am. Mientras agitaban banderas tricolor, alzaban pancartas en el aire y gritaban, llegó la manifestación a la Cruz Roja. Los protestantes reclamaban la ayuda humanitaria que comenzó a ingresar este organismo a Venezuela el 16 de abril.

Este primer cargamento, de más de 20 toneladas, contemplaba plantas eléctricas y kit de insumos médicos. Sin embargo, los manifestantes reclamaban al organismo que actuara frente al agravamiento de la emergencia humanitaria compleja.

“¿Y dónde están las medicinas que nos iban a entregar?”, exclamaba la multitud. Los puños de algunos manifestantes se sujetaban a la reja del edifico y otros golpeaban las paredes mientras gritaban. “Solo entregaron pastillas para el agua”, decían otros.

“Aquí el pueblo tiene déficit de salud. Se mueren nuestros ancianos, nuestros niños”, reclamó Dilia Ortiz, manifestante que venía desde la parroquia El Valle. Detrás de ella, coreaba la multitud: Ni un niño más y fuera Nicolás.

Entre sus dedos sujetaba un diente, que exhibía. Mostraba su deteriorada dentadura para reflejar la inaccesibilidad a los tratamientos de odontología. Vestía una franela blanca de la Operación Libertad.

“Con los años se deteriora la salud. Se me ha agravado ahora. Con la mala alimentación es peor y ahora los tratamientos están muy caros. Aquí no hay respuesta,  Si no atienden los problemas graves, menos éstos”, dijo Ortiz.

12:50 pm. Una comisión gremial se reunió con la directiva de la Cruz Roja y entregaron un documento. Prosperi, quien fue el vocero, aseguró después de la reunión que en los próximos meses llegarán otros aviones de este organismo con medicamentos  hipertensivos y antibióticos.

“Nosotros los trabajadores del sector salud seremos garantes de que la ayuda llegue a los hospitales”, expresó.

El médico resaltó que en Venezuela se necesitan entre 80 y 100 trasplantes cada mes, pero el programa de trasplante está paralizado desde junio de 2017. No obstante, indicó que le plantearon a la Cruz Roja la crisis con estos procedimientos y, según Prosperi, el organismo se comprometió a contactar a los países que lo realizan.

“La reunión fue muy fructífera. Nos explicaron sobre la ayuda que entra al país y afirmaron que no está relacionada con el Gobierno de Nicolás Maduro ni Rusia ni China”, dijo.

Lea más:

Niños del JM de los Ríos tienen cinco derechos humanos vulnerados

Fotos: Iván Reyes.