Hospital Central de Maracaibo se queda sin quirófanos y sin plantas de hospitalización - Efecto Cocuyo

SALUD · 21 OCTUBRE, 2020 15:13

Hospital Central de Maracaibo se queda sin quirófanos y sin plantas de hospitalización

Texto por Mariana Souquett Gil | @nanasouquett Fotos por Cortesía

Ver más de

Mariana Souquett Gil | @nanasouquett

¿Cómo valoras esta información?

10
QUÉ CHÉVERE
2
QUÉ INDIGNANTE
QUÉ CHIMBO

Sin quirófanos aptos, sin ascensores y con menos de diez camas de hospitalización se encuentra el Hospital Central de Maracaibo. Múltiples fallas lo ponen en riesgo a sus 412 años de historia: el cierre de espacios por daños de infraestructura, la ausencia de equipos y la falta de personal afectan cada día el funcionamiento de uno de los hospitales más antiguos del país y de Latinoamérica.

“El hospital está acabado. No tenemos planta de hospitalización, los ascensores están dañados, no tenemos quirófanos aunque hay pacientes que pagaron para arreglar el aire. No hay monitores en los pabellones y no hay insumos”, expresa uno de los trabajadores del centro de salud, quien prefirió el anonimato.

El hospital contaba con entre 60 y 80 camas de hospitalización, repartidas en dos plantas. Cada planta tenía diez cuartos y en cada uno había cupo para tres o cuatro pacientes, pero ya ninguna de las plantas está operativa.

“Donde era la observación antes, había una filtración y cayó un techo encima a los pacientes. Luego solo quedó Ginecología y la parte de Traumatología”, añade. En la actualidad, la sala de Traumatología es lo único que funciona como área común de hospitalización: “Redujimos de 80 camas a solo 8 camas disponibles más Ginecología”.

Sala de Hospitalización Hospital Central de Maracaibo

La sala de observación donde se cayó el techo todavía está inoperativa

El área de Ginecología sigue haciendo cesáreas y cirugías de emergencia, pero ya no se realizan cirugías electivas. “Hacen cesáreas porque no las pueden parar. Las mujeres van a parir. Tienen un ‘pabellón de guerra’ sin agua y queda en un área cerca de la sala de parto”, indica el trabajador.

Hace cuatro años había cuatro quirófanos con dos enfermeras cada uno, monitores y todos los instrumentos necesarios para operar en el Hospital Central de Maracaibo. Sin embargo, en la actualidad ninguno está completamente apto: hay filtraciones, no cuentan con suficientes monitores, oxímetros de pulso y lámparas e incluso las mesas quirúrgicas no sirven. Los aires acondicionados también fallan.

hospitalizacion Hospital Central de Maracaibo

Cuartos de hospitalización en la planta 2 están oscuros y abandonados

Para poder hacer cirugías, tenían que recolectar los equipos que quedaban de cada área. “Sacaban de uno el capnógrafo, el oxímetro de pulso y así iban armando el pabellón, pero todo se dañó”, dice el trabajador.

Hay pacientes que acumulan hasta ocho meses de espera para una operación y muchas veces se les pide que arreglen las fallas del hospital para poder someterse a una cirugía. “A los pacientes les han dicho ‘compra las correas de la planta eléctrica y te operamos’“, resalta. Un paciente arregló la planta, pero nunca se logró operar. Además, la falta de personal también ha impedido que se planifiquen cirugías.

Pasillos del Hospital Central de Maracaibo

Pasillos cercanos a las áreas de hospitalización que quedan abiertas están a oscuras

Desde hace tres años, el Hospital Central de Maracaibo tampoco cuenta con servicios de apoyo diagnóstico: no hay rayos X. Además, los ascensores están dañados. “A los pacientes los suben alzados o en silla de ruedas o en tablas. Ninguno de los ascensores sirve desde hace dos años”, denuncia el trabajador.

Otro de los problemas es la intermitencia del suministro de agua: pueden pasar hasta cinco días sin agua. Cuando llega, solo la ponen dos veces al día y deben almacenarla en potes. Incluso los pacientes han tenido que llevar agua por su cuenta.

Ascensor y baño del Hospital Central de Maracaibo

Pacientes deben ir por las escaleras desde Urgencias hasta Observación

“Tenemos una pimpina de agua para el baño y a veces se pide a los pacientes que traigan el agua”, añade. “Con baños inoperativos, si llega un paciente con un cuadro entérico (digestivo), hay un solo baño común para todos los pacientes y para el público general. Van a un baño donde no hay agua. Parece una película de terror”.

Aunque no atienden pacientes diagnosticados COVID-19, están desprotegidos: su propio director falleció por COVID-19 pero desde el inicio de la pandemia, casi no han entregado mascarillas a los trabajadores y al personal de mantenimiento le ha tocado limpiar sin guantes.

Morgue

Dejan abiertas las neveras de la morgue para que no se concentre el olor, pero se esparce por las cercanías