Venezolanos llegan desasistidos al Día Mundial de la Diabetes

SALUD · 14 NOVIEMBRE, 2021 12:49

Ver más de

Mariana Souquett Gil | @nanasouquett

Foto por EFE

¿Cómo valoras esta información?

QUÉ CHÉVERE
1
QUÉ INDIGNANTE
QUÉ CHIMBO

Cada 14 de noviembre desde 1991, el planeta conmemora el Día Mundial de la Diabetes para sensibilizar sobre esta enfermedad crónica que afecta a más de 537 millones de personas a nivel global. Para 2021, el lema es «el acceso a los cuidados de la diabetes», una situación difícil para las personas con diabetes en Venezuela. 

Según la Federación Internacional de Diabetes (IDF), para 2021, unas 32 millones de personas viven con diabetes en Suramérica y Centroamérica. En Venezuela, según el Estudio Venezolano de Salud Cardiometabólica (Evescam) de la Sociedad Venezolana de Medicina Interna (Svmi), se estima que la prevalencia de diabetes en la población del país es de 12,3%.

Este 2021 se cumplen 100 años del descubrimiento de la insulina, un hazaña lograda por Sir Frederick Banting y Charles Best. Pero aún en este año, una de cada dos personas que necesitan insulina en el mundo no pueden acceder a ella o pagarla, según la IDF. 

Millones de personas con diabetes no pueden acceder a los cuidados que necesitan, ni reciben atención y apoyo continuos para controlar su condición y evitar complicaciones, y Venezuela no es la excepción.

«En Venezuela la situación es complicada porque cada día vemos menos asistidos a los pacientes diabéticos», dijo Roald Gómez, presidente de la Sociedad Venezolana de Endocrinología y Metabolismo (Svem), a Efecto Cocuyo

Una de las primeras razones que destaca es la migración de la mayoría de los médicos que había en los ambulatorios en los diferentes estados. Afirma que, anteriormente, en los ambulatorios también existían clubes de pacientes diabéticos para asistirlos desde el punto de vista psicológico, entretenimiento, apoyo con medicamentes orales e insulina. Pero esa práctica se perdió y ya no se lleva un registro de pacientes ni se hacen consultas. 

«El paciente se ve desasistido: tiene que buscarse un médico en instituciones privadas, pagarse exámenes y comprarse medicamentos», indicó. 

Una persona con diabetes en Venezuela, donde el salario mínimo es 7 bolívares, menos de 2 dólares al mes, puede gastar hasta 40 dólares en insulina basal y 40 dólares en insulina rápida, además de 80 dólares en cintas de medición o hasta 180 dólares en sensores. 

A los elevados precios se suma que aún hay escasez de medicamentos para la diabetes en algunas zonas del país. El promedio nacional de escasez de medicamentos como Metformina y Glibenclamida, según el último boletín de la asociación civil Convite, correspondiente a agosto de 2021, alcanzó 35,6% a nivel general, con el mayor porcentaje en San Felipe (Yaracuy), con 64,9% de escasez. 

Aunque la escasez ha disminuido en comparación con otros años, los elevados precios han obligado a las personas con diabetes a adoptar estrategias para rendir los tratamientos, explicó el endocrinólogo Roald Gómez.

«Los costos no son los más accesibles para la mayoría de los pacientes, que ‘inventan’ situaciones como tomar un medicamento un día sí y otro no, o usar una dosis menor para que les dure más. Hay pacientes que se inyectan la dosis mínima de insulina para que la ampolla dure más tiempo, y hay pacientes que usan insulina o medicamentos vencidos», dijo. 

Mantenerse bajo control, con un nivel adecuado de glucemia, puede garantizar que las personas diabéticas vivan una vida normal. Sin embargo, si el tratamiento se interrumpe o se cumple de manera inadecuada, puede alterar los valores de azúcar en la sangre y derivar en complicaciones.

«Un paciente no controlado tiene más riesgo de comorbilidades, de todas esas condiciones que van alrededor de la diabetes, como problemas cardiovasculares, infarto, daño del riñón y de la retina, y todas esas complicaciones crónicas propias de la diabetes», expresó. 

Moverse contra la diabetes

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), la mayoría de los diabéticos tienen el tipo 2, que en gran medida se debe al exceso de peso y a la falta de actividad física. 

El presidente de la Svem señala que lo más importante que deben conocer las personas con síndrome metabólico, diabetes y prediabetes es que los cambios en el estilo de vida son fundamentales para mejorar su condición.

Mantener un peso adecuado, hacer una dieta con los nutrientes necesarios y una ingesta adecuada de frutas y vegetales evitan que haya niveles elevados en la sangre. 

«Y por supuesto es importante la actividad física. El hacer ejercicio es fundamental: 150 minutos semanales, que representan entre 20 y 30 minutos al día. Eso tiene un efecto metabólico importante para favorecer el control de azúcar e insulina», indicó. 

Para este año, la Sociedad Venezolana de Endocrinología y Metabolismo realiza una campaña entre el 14 y el 28 de noviembre con la página «Muévete contra la diabetes» y jornadas educativas virtuales junto a la Federación Nacional de Unidades de Diabetes (Fenadiabetes) del 22 al 26 de noviembre. 

«La campaña tratar de incentivar y hacer conciencia en la población sobre los cambios en el estilo de vida. Se abrió la pagina de muevetecontraladiabetes.com para que las personas hagan actividades físicas y las registren ahí. Estamos haciendo transmisiones en vivo por el Instagram de la Svem (@svem_ccs) para dar información con diferentes especialistas los jueves a las 7 pm», señaló.