¿Por qué varían tanto las cifras de COVID-19 en Venezuela entre días y estados? - Efecto Cocuyo

SALUD · 14 DICIEMBRE, 2020 08:14

¿Por qué varían tanto las cifras de COVID-19 en Venezuela entre días y estados?

Texto por Mariana Souquett Gil | @nanasouquett Fotos por @mincyt_ve

Ver más de

Mariana Souquett Gil | @nanasouquett

¿Cómo valoras esta información?

15
QUÉ CHÉVERE
1
QUÉ INDIGNANTE
1
QUÉ CHIMBO

Los aumentos y descensos de las cifras oficiales del COVID-19 en algunos estados de Venezuela pudieran recrear la estructura de una montaña rusa. Picos y valles se turnan entre sí. Según los datos de la administración de Nicolás Maduro, un estado puede reportar cerca de 100 casos positivos en un día y luego desaparecer de la lista de entidades afectadas los días siguientes. ¿Qué puede estar pasando?

En los recientes momentos de mayor movilidad, además, los números tampoco han reflejado un ascenso significativo de los casos. Ya el 27 de noviembre, la Academia de Ciencias Físicas, Matemáticas y Naturales (Acfiman) expresaba preocupación por la flexibilización total de la cuarentena en diciembre y alertaba que el diagnóstico parecía haberse reducido aún más “por razones desconocidas”.

Especialistas coinciden en que las variaciones en las cifras pueden responder a una multiplicidad de factores, que en esencia se resumen en la debilidad del sistema de vigilancia epidemiológica en el país y, en consecuencia, cuentan con menos fiabilidad en comparación con otros países:

1- Se hacen menos pruebas

Para la semana 11 de la epidemia (mayo) se realizaron más de 231 mil pruebas entre rápidas y moleculares (PCR, reacción en cadena de la polimerasa), según recopila el Centro de Estudios del Desarrollo de la Universidad Central de Venezuela (Cendes UCV) a partir de información oficial. Sin embargo, en las últimas cinco semanas el país pasó de hacer 70 mil pruebas a realizar 24 mil pruebas.

“Cuando uno analiza el número total de exámenes realizados, que es lo que reportan los voceros, y lo estudias semana a semana y mes a mes, nos damos cuenta que entre el mes de mayo y el mes de noviembre hay una caída del 66% de todas las pruebas. El gobierno, deliberadamente, oculta la información sobre las PCR, pero aún así se contrasta la situación porque en la medida que pasa el tiempo, en vez de ser más eficiente el sistema, como es lo recomendable, el gobierno hace cada vez menos pruebas de todo tipo”, dijo a Efecto Cocuyo el médico internista y exministro de Salud José Félix Oletta. 

Otros expertos coinciden en este punto. Julio Castro, infectólogo y profesor del Instituto de Medicina Tropical de la Universidad Central de Venezuela (IMT-UCV) aseguró que el número de pruebas realizadas era menor al registrado hace dos meses.

Hay pocos virocults

De acuerdo con Oletta, la falta de pruebas impide “tomarle el pulso a la epidemia” e imposibilita hacer una estimación de las cifras reales del COVID-19. ¿Pero por qué se están haciendo menos pruebas? Según información que maneja el especialista, una de los factores es que hay menos virocults en el país, el instrumento compuesto por un hisopo de microbiología y un pequeño frasco que sirve para tomar las muestras de los pacientes.

“La primera consideración es que no se están haciendo pruebas porque no hay suficiente cantidad de laboratorios y no hay kits de virocults suficientes”, indicó Oletta. “Calculamos con fuentes oficiales hasta el 7 de octubre que había fallas en la disponibilidad en el inventario de virocults para la toma de la muestra. No había virocults en cantidad suficiente. No tenemos la información de noviembre en adelante, pero imaginamos que exactamente el mismo problema sigue”.

Para una fuente del Instituto Venezolano de Investigaciones Científicas (Ivic), que prefirió el anonimato, la variación de las cifras de COVID-19 en las estadísticas oficiales también resulta de las deficiencias en el acceso a los métodos diagnósticos y fallas en la toma de las muestras que deben procesarse para detectar el coronavirus.

“El número de PCR se ha reducido, ha disminuido el número de pedidos, de muestras que se piden para hacer PCR”, expresó. “Las muestras pueden estar fallando porque hay menos virocults y porque la gente está acudiendo menos, porque se están tomando menos muestras de casos sospechosos”.

2- Hay un sesgo de registro

Para José Félix Oletta, integrante de la Red Defendamos la Epidemiología Nacional, las cifras oficiales de COVID-19 no son un reflejo fiel de la realidad, pues incurren en un sesgo de registro: se reporta el cúmulo de casos en un momento dado sin distinguir entre la fecha de inicio de síntomas y la fecha de obtención del resultado de la prueba. No son casos de ese día, sino reportados como positivos en esa fecha.

“¿Cuál es la falla? Todos los países hacen dos tipos de reporte: el reporte del caso que corresponde al primer día de síntoma del paciente, y el caso positivo por el momento en que se confirmó el diagnóstico, días después. Pero cuando ves los reportes de Venezuela no aparecen por días de comienzo de la enfermedad sino por fecha de reporte. Si usted lo compara con el resto de países, casi todos los países lo ponen por el día de comienzo de síntomas para evitar el sesgo de registro, que le puede poner 81 casos un día y pasar dos semanas sin casos”, explicó.

Fallas de transporte y resguardo

La otra fuente reiteró que es posible que las grandes variaciones en los números diarios de cada estado se deban a que anuncian en un mismo día los resultados de distintas fechas por deficiencias en el flujo de procesamiento de las muestras.

“Ha disminuido es el número de casos sospechosos que buscan una prueba de PCR, por muchos factores. El primero es que hubo un pico en los estados más populosos y eso disminuye el número de casos, pero demuestra que hay un problema de flujo. También porque las muestras siguen teniendo que viajar a la capital (Caracas) porque no hay centros en todos los estados”, expresó la fuente.

Para Oletta, otro elemento a considerar si las muestras no se procesan rápido es el mantenimiento de la cadena de frío. “Si tomas una muestra con un virocult tiene que estar 24-72 horas a una temperatura entre 4 y 8 grados centígrados, no puede pasar más tiempo. Si la muestra llega y se procesa después, tiene que haber pasado días a temperaturas, mínimo, de -30 grados, pero no nos consta. Ese es otro problema: el deterioro de las muestras y la calidad del registro, pero no hay confiabilidad en que han sido preservadas”, destacó

3-Otras pruebas aún no están en marcha

Aunque la Organización Panamericana de la Salud (OPS) y el Ministerio de Salud anunciaron la llegada de pruebas antigénicas que permitirían ampliar la capacidad de diagnóstico del país, hasta la fecha no se ha informado sobre la puesta en marcha de este método, hecho que según Oletta debería ser una prioridad y manejarse con transparencia.

“Hay un elemento adicional que preocupa y es que hace dos meses la OPS recibió más de 330 mil pruebas antigénicas rápidas. De eso no se sabe más nada. Se iban a realizar en 25 sitios diferentes”, aseguró. “No hay justificación para que una prueba rápida de esa naturaleza no se esté haciendo”.

Aunque las cifras de COVID-19 en Venezuela se ha mantenido en menos de mil casos diarios en los últimos dos meses, a pesar de la falta de pruebas existen indicadores que señalan que el número de casos está aumentando de nuevo.

“Ya hay muchos indicadores. Uno de los indicadores son las muertes del personal de salud. Está volviendo a prenderse esa alarma. La segunda es la ocupación en los hospitales, que ya está subiendo, así como en clínicas”, alertó la fuente del Ivic.