Región de las Américas reporta 33 casos probables de hepatitis aguda grave, dice OPS

SALUD · 18 MAYO, 2022 14:26

Ver más de

Mariana Souquett Gil | @nanasouquett

Foto por OPS

¿Cómo valoras esta información?

QUÉ CHÉVERE
QUÉ INDIGNANTE
QUÉ CHIMBO

El número de casos probables de hepatitis aguda grave de causa desconocida en niños se elevó a 429 a nivel mundial, y 33 de ellos corresponden a la región de las Américas, informó la Organización Panamericana de la Salud (OPS). 

Según una nota técnica publicada el 17 de mayo, hasta el 15 de mayo se notificaron a la OPS 33 casos probables en seis países de la región.

La organización no especificó en el documento cuáles eran estos países, ni en la conferencia de prensa virtual de este 18 de mayo. Sin embargo, autoridades de Estados Unidos, Panamá y Argentina han afirmado tener casos probables, mientras que en países como Brasil, Costa Rica y México anunciaron que también investigan casos sospechosos. 

A nivel mundial, los 429 casos probables de hepatitis aguda grave corresponden a 22 países. Seis pacientes fallecieron y 26 requirieron un trasplante de hígado. Otros 40 casos están a la espera de ser clasificados. 

De acuerdo con Enrique Pérez, jefe de Información sobre Emergencias Sanitarias y Evaluación de Riesgos de la OPS, casi el 75 % de estos casos de hepatitis son en niños menores de 5 años, mientras que estima que todavía se necesita más tiempo para detectar la causa.

«La información que actualmente tenemos disponible sobre la epidemiología, el laboratorio y la clínica continua sigue siendo limitada y no hemos podido identificar el agente etiológico causante del evento. Puede tomar algún tiempo antes de que podamos establecer realmente los mecanismos de causalidad», dijo durante la conferencia de prensa.

Las hipótesis

Entre las hipótesis resalta el adenovirus F41 y otras causas concurrentes. Pérez destacó que se está investigando el virus SARS-CoV-2 como una coinfección o como una infección previa en pacientes que luego adquieren el adenovirus. 

El vocero señaló que una de las hipótesis recientes es que el sistema inmunológico, activado por una infección previa de COVID-19 que haya persistido en el intestino del niño, cause la inflamación del hígado cuando ocurre una infección por adenovirus, pero reiteró que todavía no hay suficientes datos que respalden esa presunción.

La OPS llamó a los países a focalizar los esfuerzos en investigar los casos que cumplan con la definición operativa de caso probable, y a reportarlos a través de un formulario estandarizado para la recolección de datos. 

«Esos datos van llegando y se colectan de manera estandarizada para poder ser comparables. Se están realizando varios estudios para determinar la etiología. En la medida en que se avance en la investigación, se estarán emitiendo y actualizando las recomendaciones de prevención, tratamiento y control», añadió Pérez. 

COVID-19 en aumento otra vez

La directora de la OPS, Carissa F. Etienne, informó que las nuevas infecciones y muertes por COVID-19 han aumentado constantemente en las últimas cuatro semanas en las Américas.

De acuerdo con Etienne, la semana pasada la región registró más de 918.000 casos, un aumento del 27,2 % en comparación con la semana anterior, mientras que se registraron más de 3.500 muertes.

Las hospitalizaciones aumentaron en 18 países y las admisiones a cuidados intensivos aumentaron en 13 países. 

Más de la mitad de las infecciones se notificaron en América del Norte, con un repunte impulsado por Estados Unidos. América Central también registró un alza de casos del 80 %, mientras que en América del Sur hubo aumento de casos en Brasil y Argentina y un incremento de muertes en Venezuela, Paraguay y Brasil. 

«Es el momento de hacer un balance de estas cifras y actuar. COVID-19 está de nuevo en aumento en las Américas. La verdad es que este virus no va a desaparecer muy pronto», dijo.

La representante destacó que solo 14 de los 51 países y territorios de la región han alcanzado el objetivo de la OMS de vacunar al 70 % de su población

«Cada país está tan protegido como la persona más vulnerable de su población. El aumento de los casos debería servir como una llamada de atención. Cuando las personas se enferman, los hospitales se ven abrumados y el número de muertes aumenta», añadió.