Advierten que la terapia del J.M de Los Ríos lleva más de un año cerrada

SALUD · 8 ABRIL, 2021 13:23

Ver más de

Efecto Cocuyo | @efectococuyo


¿Cómo valoras esta información?

QUÉ CHÉVERE
QUÉ INDIGNANTE
2
QUÉ CHIMBO

Vietnan Vera, médico adjunto de la Unidad de Terapia Intensiva y vicepresidente de la Sociedad de Médicos del hospital J. M. de Los Ríos, advirtió que este servicio sigue cerrado y que solo tiene cuatro especialistas, más el jefe adjunto.

La terapia se cerró en febrero de 2020 y aunque a causa fue la falta de médicos, dijo que para la fecha acarreaban problemas por el déficit de personal en Enfermería y fallas en otros servicios como Laboratorio y Rayos X y con la dotación de insumos esenciales.

Para esa fecha, tras la renuncia de varios galenos, el servicio quedó reducido a dos cupos. “Eso marcó un cierre técnico”.

La unidad que tiene una capacidad arquitectónica de 11 camas, luego de la reinauguración en 2013, nunca funcionó a su máxima capacidad. Máximo cinco cupos, dijo Vera.

En estos momentos, indicó, no hay ni siquiera espacio físico, pues fue habilitada en esa zona el área de Emergencia y en ese espacio la unidad COVID-19.

“Cuando amerita que se usen los ventiladores, se da el auxilio. Pero como tal, no hay terapia. Hemos pedido a la dirección que contraten personal, pero eso muchas veces escapa de sus respuestas, pues no hay dinero”.

Dijo que el área de la terapia debería tener 15 médicos y al menos 20 profesionales de Enfermería. En este sector también hay severas ausencias. Las enfermeras que quedan, las han distribuido por el área COVID-19 y por el resto de los servicios.

Antecedentes

Para el 26 de febrero de 2020 tres médicos habían renunciado por las constantes fallas de agua, los bajos salarios y la imposibilidad de prestar un servicio de calidad.

Ese vacío afectó el ingreso de pacientes. Ya en agosto de 2019, el aire acondicionado funcionaba de manera intermitente. Desde finales de 2019 carecían de suficientes bombas de infusión para suministrar medicamentos de manera continua.

El 21 de agosto de 2019, la Cidh extendió medidas cautelares a los servicios de Cardiología, Hematología, Neumonología, Medicina 2, Medicina 3, Anatomía Patológica, Centro de Lactancia, Consulta Externa y Triaje, Neurocirugía Pediátrica, Pediatría Integral, Nutrición, Medicina de Adolescentes y Neurología Pediátrica.

En octubre de 2018, las organizaciones no gubernamentales Cecodap y Prepara Familia habían solicitado a la Cidh ampliar las medidas a 13 servicios del hospital de niños. Tras la solicitud, la Comisión pidió información sobre las condiciones del centro de salud al Estado venezolano en los dos meses siguientes, pero no obtuvo respuesta.

Filtraciones en los baños, déficit de material médico-quirúrgico y de personal, problemas de infraestructura, falta de antibióticos de amplio espectro, carencia de equipos, riesgos en materia de seguridad y la operatividad de solo dos quirófanos, tres ascensores y 80 camas, fueron algunas de las denuncias que llevaron ante la Cidh.

Tres años y casi dos meses de esa resolución internacional y no se ven mejoras en el principal hospital pediátrico del país. En febrero, la ong Prepara Familia declaró a Fe y Alegría que «el balance es negativo en cuanto al cumplimiento de estas medidas de protección por parte del Estado venezolano, ya que no ha resuelto todas las situaciones que nosotros planteamos cuando se introdujo la solicitud de medidas cautelares.

Lamentablemente, precisó la organización, desde el 21 de febrero de 2018, cuando se dictaron las medidas, hasta esta fecha «ya llevamos 23 niños fallecidos».

SALUD · 8 DICIEMBRE, 2022

Advierten que la terapia del J.M de Los Ríos lleva más de un año cerrada

Texto por Efecto Cocuyo | @efectococuyo

Vietnan Vera, médico adjunto de la Unidad de Terapia Intensiva y vicepresidente de la Sociedad de Médicos del hospital J. M. de Los Ríos, advirtió que este servicio sigue cerrado y que solo tiene cuatro especialistas, más el jefe adjunto.

La terapia se cerró en febrero de 2020 y aunque a causa fue la falta de médicos, dijo que para la fecha acarreaban problemas por el déficit de personal en Enfermería y fallas en otros servicios como Laboratorio y Rayos X y con la dotación de insumos esenciales.

Para esa fecha, tras la renuncia de varios galenos, el servicio quedó reducido a dos cupos. “Eso marcó un cierre técnico”.

La unidad que tiene una capacidad arquitectónica de 11 camas, luego de la reinauguración en 2013, nunca funcionó a su máxima capacidad. Máximo cinco cupos, dijo Vera.

En estos momentos, indicó, no hay ni siquiera espacio físico, pues fue habilitada en esa zona el área de Emergencia y en ese espacio la unidad COVID-19.

“Cuando amerita que se usen los ventiladores, se da el auxilio. Pero como tal, no hay terapia. Hemos pedido a la dirección que contraten personal, pero eso muchas veces escapa de sus respuestas, pues no hay dinero”.

Dijo que el área de la terapia debería tener 15 médicos y al menos 20 profesionales de Enfermería. En este sector también hay severas ausencias. Las enfermeras que quedan, las han distribuido por el área COVID-19 y por el resto de los servicios.

Antecedentes

Para el 26 de febrero de 2020 tres médicos habían renunciado por las constantes fallas de agua, los bajos salarios y la imposibilidad de prestar un servicio de calidad.

Ese vacío afectó el ingreso de pacientes. Ya en agosto de 2019, el aire acondicionado funcionaba de manera intermitente. Desde finales de 2019 carecían de suficientes bombas de infusión para suministrar medicamentos de manera continua.

El 21 de agosto de 2019, la Cidh extendió medidas cautelares a los servicios de Cardiología, Hematología, Neumonología, Medicina 2, Medicina 3, Anatomía Patológica, Centro de Lactancia, Consulta Externa y Triaje, Neurocirugía Pediátrica, Pediatría Integral, Nutrición, Medicina de Adolescentes y Neurología Pediátrica.

En octubre de 2018, las organizaciones no gubernamentales Cecodap y Prepara Familia habían solicitado a la Cidh ampliar las medidas a 13 servicios del hospital de niños. Tras la solicitud, la Comisión pidió información sobre las condiciones del centro de salud al Estado venezolano en los dos meses siguientes, pero no obtuvo respuesta.

Filtraciones en los baños, déficit de material médico-quirúrgico y de personal, problemas de infraestructura, falta de antibióticos de amplio espectro, carencia de equipos, riesgos en materia de seguridad y la operatividad de solo dos quirófanos, tres ascensores y 80 camas, fueron algunas de las denuncias que llevaron ante la Cidh.

Tres años y casi dos meses de esa resolución internacional y no se ven mejoras en el principal hospital pediátrico del país. En febrero, la ong Prepara Familia declaró a Fe y Alegría que «el balance es negativo en cuanto al cumplimiento de estas medidas de protección por parte del Estado venezolano, ya que no ha resuelto todas las situaciones que nosotros planteamos cuando se introdujo la solicitud de medidas cautelares.

Lamentablemente, precisó la organización, desde el 21 de febrero de 2018, cuando se dictaron las medidas, hasta esta fecha «ya llevamos 23 niños fallecidos».

¿Cómo valoras esta información?

QUÉ CHÉVERE

QUÉ INDIGNANTE

2

QUÉ CHIMBO