José Miguel Vivanco: Al régimen de Maduro hay que tratarlo como un paria

LA HUMANIDAD · 7 SEPTIEMBRE, 2018 07:00

Ver más de

Laura Weffer Cifuentes


¿Cómo valoras esta información?

QUÉ CHÉVERE
QUÉ INDIGNANTE
QUÉ CHIMBO

José Miguel Vivanco no se reserva adjetivos para describir a Nicolás Maduro y a su tren ministerial. Al presentar en Miami el informe de Human Rights Watch, organización no gubernamental de la cual es director para las Américas, el abogado habló largo y tendido sobre el éxodo venezolano y cómo este movimiento humano le ha cambiado el rostro a la región.

En el informe de 38 páginas, “El éxodo venezolano: Urge una respuesta regional ante una crisis migratoria sin precedentes”, realizado a lo largo de dos meses por integrantes de esta ONG, se enfrentaron al problema de encontrar un ejemplo que pudiera ser comparable al de la crisis humanitaria de Venezuela. Al final, coincidieron que el más parecido es el ejemplo de Zimbawe. Por la magnitud y por la dimensión.

En esta entrevista, Vivanco identifica como el origen de esta crisis en el régimen de Maduro. No está de acuerdo con una intervención militar, más bien cree en la intensificación de las sanciones.

«Hay que redoblar las sanciones, no sé si son suficientes. No estoy diciendo que haya una sola fórmula. Ante un régimen recalcitrante y dictatorial como el de Venezuela, lo que hay que hacer es incrementar la presión.

¿A través de las sanciones?

Sanciones, declaraciones, medidas diplomáticas que representen el aislamiento del régimen. Hay que tratarlo como un paria, como un régimen ilegítimo.

Entonces ¿descarta un acercamiento político?

No veo cuál sería el propósito de un acercamiento. Uno hace un acercamiento político cuando tiene un interlocutor que está genuinamente interesado en resolver una crisis. Por ejemplo, si la crisis se genera por una catástrofe natural, evidentemnente hay que hablar con ese Gobierno. Pero un gobierno recalcitrante que provoca la crisis y luego la niega. Eso sí que es absurdo.

Las conversaciones en República Dominicana ¿le parecieron inútiles, innecesarias?

A mi me parece que el diálogo es una excelente fórmula en la medida en que tenga un objetivo preciso, unas precondiciones en donde se logren resultados concretos y además, las partes puedan estar en condiciones… el problema de Venezuela no es falta de diálogo. Me parece que refleja un mal diagnóstico del problema. El problema de Venezuela no es ni falta de diálogo ni falta de canales de comunicación con el Gobierno. Ojalá fuera tan sencillo como eso.

El problema de Venezuela es que está gobernada por un régimen dictatorial que está dispuesto a ejercer el poder en términos absolutos, brutales; que gobiernan con los militares; que niega el ejercicio de las libertades públicas y que persigue a los opositores. Esa es la realidad de Venezuela y parte de eso es el fenómeno que se ha generado. Estamos frente a unas autoridades sordas a cualquier tipo de propuesta.

¿Cómo entender la importancia de la Cumbre en Quito?

Es una primera reunión de coordinación regional. Es un primer paso muy importante para intentar coordinar esfuerzos, pero de ahí hay que pasar a coordinar políticas, prácticas, legislación.

¿Cuál sería la prioridad en ese sentido?

Un estatus migratorio temporal de protección a todos los que salen de Venezuela por estas causas.

¿Diferente, por ejemplo, de los permisos especiales que otorgan Colombia y Chile, entre otros? 

No, lo que pasa es que no hay ningún país que esté otorgando un estatus migratorio temporal de protección. Esto no depende del caso a caso, es simplemente comprobar que se trata de personas que vienen huyendo de Venezuela por distintas causas y que merecen una protección temporal, que les permita intentar normalizar su situación rápidamente para incorporarse de alguna manera al mercado laboral.

¿Cómo abordar el tema de la xenofobia?

Con campañas públicas. Es un problema que va a estar muy latente. Los gobiernos tienen la obligación de informar, educar y al mismo tiempo combatir la discriminación, (y la) xenofobia.

Ante la actuación de los gobiernos de los países vecinos frente a la migración venezolana, Vivanco considera que «nuestro informe concluye que la respuesta ha sido consistente con los principios. La mayoría (de los países) han respondido bien, aunque de manera descoordinada y ad hoc«.

CIDH y ONU piden respuesta de “responsabilidad compartida” ante la migración venezolana