OPINIÓN · 13 MARZO, 2016 21:38

Venezuela: la lucha contra la desesperanza

Ver más de

Luz Mely Reyes | @LuzMelyReyes

¿Cómo valoras esta información?

QUÉ CHÉVERE
QUÉ INDIGNANTE
QUÉ CHIMBO

Un reciente estudio de Venebarómetro, de febrero de 2016, halló que 88,3% de la población considera que la situación del país es muy negativa. Esta percepción es compartida por 68% de los que se identifican con el oficialismo. Del 11,8% que ve la situación positiva, 9,8% llega hasta la categoría “regular hacia buena”. El estudio muestra  que Los Andes y Occidente son las regiones del país que expresan un mayor descontento.  Además, solo 69% de los consultados asegura comer tres veces al día. No obstante, el mayor porcentaje de quienes reciben los “tres golpes” se identifica con el gobierno.

Estos son apenas números. Si usted le pregunta a un venezolano cómo están las cosas, contestará invariablemente: cada vez peor.

El linchamiento a fuego vivo de un presunto delincuente en Catia, el asesinato de un líder civil en Ciudad Guayana como lo fue Larry Salinas, la desaparición de al menos 16 mineros (oficialmente) en ese territorio sin ley que es el Sur del estado Bolívar, las recientes medidas económicas del gobierno en cuanto al manejo de las divisas, son apenas una muestra de la profunda crisis que vive Venezuela.

Sin embargo, pese a las cifras y al bajo ánimo, los venezolanos aguantan estoicamente el deterioro de su día a día. Cada quien, como puede, se concentra en buscar estrategias de supervivencia.

¿Y cuál es la salida?

“Ha llegado el momento de que las organizaciones regionales y la comunidad internacional en general actúen. La Carta Democrática Interamericana autoriza a la OEA a responder en caso de “una alteración del orden constitucional que afecte gravemente el orden democrático en un Estado Miembro” afirma la ONG Crisis Group en un alerta sobre la situación venezolana.

No es la primera vez que esta organización hace llamados de atención sobre Venezuela. Lo peor es que, poco a poco, se van cumpliendo las estimaciones de organizaciones nacionales e internacionales sobre la agudización de la crisis,  debido a la situación económica,  que a su vez dispara una serie de alteraciones en la vida cotidiana.

En el plano netamente político, la Mesa de la Unidad Democrática expuso una hoja de ruta para buscar la cesación del gobierno. A falta de mejores acuerdos se decantaron por propiciar la renuncia del presidente Nicolás Maduro, impulsar la enmienda constitucional que reduce el período constitucional y elimina la postulación indefinida, a la vez que avanzar en el proceso revocatorio.

Estos son textualmente los puntos de la MUD.

  1. Lograr la renuncia de Nicolás Maduro de la Presidencia de la República, exigiéndola con una amplia movilización popular nacional que debe caracterizarse por su carácter pacífico y su contundente determinación democrática.
  2. Aprobar una Enmienda Constitucional que sea votada y defendida por el pueblo para reducir el mandato presidencial y lograr elecciones presidenciales este año.
  3. Iniciar el proceso para el Referendo Revocatorio y, para garantizar su convocatoria y realización eficiente, aprobar la Ley de Referendos con el objeto de impedir el bloqueo o retardo de este mecanismo constitucional que es un derecho ciudadano.

De estas tres propuestas, a la que le hallo más sentido y más contundencia institucional es a la tercera.  Ya sé que es complicado, pero el proceso revocatorio va más allá de la realización de un referendo. Si la MUD logra movilizar a la sociedad- cuyo hartazgo ya llega casi al 90%-  será indetenible que se llegue a un revocatorio, pero lo importante, desde mi punto de vista, es lograr sacar a la ciudadanía del estado catatónico en el que está  por la búsqueda de soluciones particulares para mejorar su vida diaria.

La opción que noto más débil institucionalmente es la enmienda. El procedimiento es más expedito, pero aun no logran tener los argumentos que justifique la aplicación del mecanismo para este período presidencial. En pocas palabras, me parece que sería cuesta arriba pretender, sin que se convierta en un pésimo precedente, aplicar los cambios que se aprueben al actual período constitucional.

En cuanto a la solicitud de renuncia, toda persona tiene el derecho de pedirla y más a un gobierno tan deslegitimado por el sufrimiento al cual somete a su pueblo. De forma que movilizaciones para exigirla en el marco del proceso revocatorio, pueden activar el movimiento pacífico de protesta general.

¿Y mientras tanto?

Con este panorama tan gris y con pocas probabilidades de mejora, me pregunto por qué el gobierno venezolano no hace realmente algo para sacar al país de este atolladero. Parece que prefieren inducir al exterminio moral y ético de una nación  por el solo afán de permanecer en el poder.

Por su parte, la oposición aún está reorganizando sus fuerzas, inmersos en una disputa interna sobre las mejores vías para salir del gobierno. Esta confusión era previsible. La oposición no estaba preparada para ganar de la manera como ganó, de allí el desafío de seguir trabajando por una mayor cohesión de las fuerzas que la integran.

¿Hacia dónde pueden ver los venezolanos para recuperar la esperanza?

Lo único que se me ocurre es que cada quien mire dentro de sí y evalúe los recursos tangibles e intangibles con los que cuenta para así generar una mayor resiliencia y no doblegarse ante las humillaciones y el látigo con que la cúpula roja y sus cómplices fustigan cada día más a este pueblo.

No obstante, también son necesarias las acciones. Bien pensadas, organizadas y ejecutadas.

La dirigencia opositora venezolana tiene un gran reto. Allí hay varios líderes que pugnan entre ellos, cuando el país sigue reclamando unidad para poder hacer las tareas que conduzcan a un desenlace menos costoso para todos.

ESPECIALES · 25 SEPTIEMBRE, 2021

Qué pasa en la frontera sur de Estados Unidos

Texto por Ivan Reyes | @IvanEReyes

ESPECIALES · 4 SEPTIEMBRE, 2021

Salud sexual en Venezuela: guía para jóvenes

Texto por Albany Andara Meza | @AlbanyAndara

ESPECIALES · 28 AGOSTO, 2019

Informe Bachelet

Texto por Julett Pineda Sleinan | @JulePineda

ESPECIALES · 29 JUNIO, 2021

#PandemiaEnVenezuela

Texto por Efecto Cocuyo | @efectococuyo

ESPECIALES · 15 MARZO, 2021

#UnAñoDePandemia

Texto por Efecto Cocuyo | @efectococuyo

ESPECIALES · 20 FEBRERO, 2021

Explosión Monagas

Texto por Ronny Rodríguez Rosas | @ronnyrodriguez

ESPECIALES · 4 FEBRERO, 2021

Cáncer en Venezuela

Texto por Mariana Souquett Gil | @nanasouquett

ESPECIALES · 7 NOVIEMBRE, 2020

INVESTIGACIÓN | Finanzas dispersas: el rompecabezas del Gobierno interino

Texto por Equipo de Investigación (*)

ESPECIALES · 5 JULIO, 2020

Civiles que hicieron historia

Texto por Efecto Cocuyo

ESPECIALES · 14 ENERO, 2020

INVESTIGACIÓN | Metro Dirección Colapso

Texto por María Victoria Fermín Kancev | @vickyfermin

ESPECIALES · 17 DICIEMBRE, 2019

INVESTIGACIÓN | 102 toneladas de droga esfumadas en manos del Estado

Texto por Cristina González | @twdecristina

ESPECIALES · 16 DICIEMBRE, 2019

INVESTIGACIÓN | Vargas: Tragedia y olvido

Texto por Efecto Cocuyo

ESPECIALES · 22 OCTUBRE, 2019

INVESTIGACIÓN | Infancia de luto

Texto por Efecto Cocuyo | @efectococuyo

ESPECIALES · 24 ENERO, 2019

Parir y nacer en la Venezuela del hambre

Texto por Efecto Cocuyo | @efectococuyo

ESPECIALES · 24 ENERO, 2019

Misses y santos

Texto por Ana Griffin y Reynaldo Mozo Zambrano

ESPECIALES · 15 JULIO, 2020

INVESTIGACIÓN | Arco Minero del Orinoco: crimen, corrupción y cianuro

Texto por Julett Pineda y Edgar López

ESPECIALES · 30 MAYO, 2019

El amargo cacao venezolano: entre el delito y el asedio oficial

Texto por Vanessa Moreno Losada | @MoreLosada24

ESPECIALES · 1 JULIO, 2021

Venezolanos en el Río Grande

Texto por Luz Mely Reyes | @LuzMelyReyes

OPINIÓN · 4 FEBRERO, 2023 05:43

Palabra santa

El papa Francisco ha hablado sobre un tema muy importante. La verdad es que los Papas suelen valerse de los tabúes de la iglesia para hablar poco sobre temas terráqueos, prefieren los celestiales. El actual Papa tiene la peculiaridad de tratar temas que sus antecesores, inclusive, el recién fallecido Pontífice paralelo, han preferido omitir, como […]

OPINIÓN · 3 FEBRERO, 2023 05:10

Capitalizar las riquezas naturales

En la entrega pasada, hablamos sobre la posibilidad de que Venezuela se erija a futuro como un país líder energético en la región. Esto, apalancado en las inmensas reservas de petróleo, gas y minerales que tenemos. Tan solo en yacimientos minerales, incluyendo petróleo y gas, en el subsuelo de Venezuela, reposan reservas naturales certificadas, que […]

OPINIÓN · 2 FEBRERO, 2023 06:30

Someter a la sociedad civil

Un gobierno que militarizó la gestión pública y asume a Venezuela como un cuartel, le incomoda la acción autónoma de instituciones y ciudadanos. Su filosofía es controlar y ahogar la libertad. Se empeña en garantizar obediencia a toda costa. Se pretende modelar gente que adule a quienes están en el poder o que por lo […]

OPINIÓN · 2 FEBRERO, 2023 06:30

Adolescencia de retos

Recientemente visitamos un centro educativo en Caracas donde todas las semanas la convivencia entre los estudiantes se afecta por algún nuevo reto en la plataforma TikTok. Darle un «lepe» a un compañero para que vaya pasando sucesivamente o bajar los pantalones de gimnasia a un compañero descuidado y dejarlo expuesto ante un grupo van generando […]

OPINIÓN · 13 MARZO, 2016

Venezuela: la lucha contra la desesperanza

Texto por Luz Mely Reyes | @LuzMelyReyes

Un reciente estudio de Venebarómetro, de febrero de 2016, halló que 88,3% de la población considera que la situación del país es muy negativa. Esta percepción es compartida por 68% de los que se identifican con el oficialismo. Del 11,8% que ve la situación positiva, 9,8% llega hasta la categoría “regular hacia buena”. El estudio muestra  que Los Andes y Occidente son las regiones del país que expresan un mayor descontento.  Además, solo 69% de los consultados asegura comer tres veces al día. No obstante, el mayor porcentaje de quienes reciben los “tres golpes” se identifica con el gobierno.

Estos son apenas números. Si usted le pregunta a un venezolano cómo están las cosas, contestará invariablemente: cada vez peor.

El linchamiento a fuego vivo de un presunto delincuente en Catia, el asesinato de un líder civil en Ciudad Guayana como lo fue Larry Salinas, la desaparición de al menos 16 mineros (oficialmente) en ese territorio sin ley que es el Sur del estado Bolívar, las recientes medidas económicas del gobierno en cuanto al manejo de las divisas, son apenas una muestra de la profunda crisis que vive Venezuela.

Sin embargo, pese a las cifras y al bajo ánimo, los venezolanos aguantan estoicamente el deterioro de su día a día. Cada quien, como puede, se concentra en buscar estrategias de supervivencia.

¿Y cuál es la salida?

“Ha llegado el momento de que las organizaciones regionales y la comunidad internacional en general actúen. La Carta Democrática Interamericana autoriza a la OEA a responder en caso de “una alteración del orden constitucional que afecte gravemente el orden democrático en un Estado Miembro” afirma la ONG Crisis Group en un alerta sobre la situación venezolana.

No es la primera vez que esta organización hace llamados de atención sobre Venezuela. Lo peor es que, poco a poco, se van cumpliendo las estimaciones de organizaciones nacionales e internacionales sobre la agudización de la crisis,  debido a la situación económica,  que a su vez dispara una serie de alteraciones en la vida cotidiana.

En el plano netamente político, la Mesa de la Unidad Democrática expuso una hoja de ruta para buscar la cesación del gobierno. A falta de mejores acuerdos se decantaron por propiciar la renuncia del presidente Nicolás Maduro, impulsar la enmienda constitucional que reduce el período constitucional y elimina la postulación indefinida, a la vez que avanzar en el proceso revocatorio.

Estos son textualmente los puntos de la MUD.

  1. Lograr la renuncia de Nicolás Maduro de la Presidencia de la República, exigiéndola con una amplia movilización popular nacional que debe caracterizarse por su carácter pacífico y su contundente determinación democrática.
  2. Aprobar una Enmienda Constitucional que sea votada y defendida por el pueblo para reducir el mandato presidencial y lograr elecciones presidenciales este año.
  3. Iniciar el proceso para el Referendo Revocatorio y, para garantizar su convocatoria y realización eficiente, aprobar la Ley de Referendos con el objeto de impedir el bloqueo o retardo de este mecanismo constitucional que es un derecho ciudadano.

De estas tres propuestas, a la que le hallo más sentido y más contundencia institucional es a la tercera.  Ya sé que es complicado, pero el proceso revocatorio va más allá de la realización de un referendo. Si la MUD logra movilizar a la sociedad- cuyo hartazgo ya llega casi al 90%-  será indetenible que se llegue a un revocatorio, pero lo importante, desde mi punto de vista, es lograr sacar a la ciudadanía del estado catatónico en el que está  por la búsqueda de soluciones particulares para mejorar su vida diaria.

La opción que noto más débil institucionalmente es la enmienda. El procedimiento es más expedito, pero aun no logran tener los argumentos que justifique la aplicación del mecanismo para este período presidencial. En pocas palabras, me parece que sería cuesta arriba pretender, sin que se convierta en un pésimo precedente, aplicar los cambios que se aprueben al actual período constitucional.

En cuanto a la solicitud de renuncia, toda persona tiene el derecho de pedirla y más a un gobierno tan deslegitimado por el sufrimiento al cual somete a su pueblo. De forma que movilizaciones para exigirla en el marco del proceso revocatorio, pueden activar el movimiento pacífico de protesta general.

¿Y mientras tanto?

Con este panorama tan gris y con pocas probabilidades de mejora, me pregunto por qué el gobierno venezolano no hace realmente algo para sacar al país de este atolladero. Parece que prefieren inducir al exterminio moral y ético de una nación  por el solo afán de permanecer en el poder.

Por su parte, la oposición aún está reorganizando sus fuerzas, inmersos en una disputa interna sobre las mejores vías para salir del gobierno. Esta confusión era previsible. La oposición no estaba preparada para ganar de la manera como ganó, de allí el desafío de seguir trabajando por una mayor cohesión de las fuerzas que la integran.

¿Hacia dónde pueden ver los venezolanos para recuperar la esperanza?

Lo único que se me ocurre es que cada quien mire dentro de sí y evalúe los recursos tangibles e intangibles con los que cuenta para así generar una mayor resiliencia y no doblegarse ante las humillaciones y el látigo con que la cúpula roja y sus cómplices fustigan cada día más a este pueblo.

No obstante, también son necesarias las acciones. Bien pensadas, organizadas y ejecutadas.

La dirigencia opositora venezolana tiene un gran reto. Allí hay varios líderes que pugnan entre ellos, cuando el país sigue reclamando unidad para poder hacer las tareas que conduzcan a un desenlace menos costoso para todos.

¿Cómo valoras esta información?

QUÉ CHÉVERE

QUÉ INDIGNANTE

QUÉ CHIMBO

OPINIÓN · 4 FEBRERO, 2023 05:43

Palabra santa

OPINIÓN · 3 FEBRERO, 2023 05:10

Capitalizar las riquezas naturales

OPINIÓN · 2 FEBRERO, 2023 06:30

Someter a la sociedad civil