«Pensar en el país que se quiere», lo que Venezuela podría aprender del proceso de transición en Chile #ConLaLuz

POLÍTICA · 19 OCTUBRE, 2021 23:45

Ver más de

Manuel Tomillo C. | @ManuelTomilloC


¿Cómo valoras esta información?

4
QUÉ CHÉVERE
1
QUÉ INDIGNANTE
1
QUÉ CHIMBO

Mariana Aylwin Oyarzún, profesora universitaria y política independiente chilena; diputada en una ocasión y ministra de Educación durante el gobierno de Ricardo Lagos entre 2000 y 2003, entrevistada por Luz Mely Reyes en el espacio #ConLaLuz, afirmó que si bien el proceso político actual en Venezuela es muy distinto al de Chile a comienzo de los años 90 del siglo XX, se puede tomar en cuenta mucho de lo que se logró en ese país durante la salida del dictador Augusto Pinochet del poder.

Su padre, Patricio Aylwin, lideró la transición chilena como el primer presidente electo democráticamente después de la dictadura. Es por ello que esta activista política ha centrado su esfuerzo en estudiar los procesos de negociación en los países latinoamericanos.

«No hay dictadura que caiga cuando tiene el apoyo de la Fuerza Armada. En 1986 se planteó (en Chile) una demanda que recogía denuncias de la sociedad y en conjunto los partidos fueron apoyando a la sociedad civil y buscando la fuerza política», resumió sobre su experiencia.

Recordó que durante el plebiscito de 1988, que a la postre derivó en la caída de Pinochet, las fuerzas democráticas fueron unidas y cuidaron todo lo que se pudo para evitar cualquier artimaña que pudiera afianzar de nuevo al gobierno militarista que esperaban derrotar.

«Nosotros participamos en el plebiscito sin ninguna condición; no teníamos derecho a propaganda o campaña, pero igual participamos. En el año 88 cuidamos cada mesa electoral, en esa época no había WhatsApp o Internet, enviamos el conteo vía telefónica», rememoró.

Aseveró que algo fundamental en ese proceso electoral fue la ayuda internacional. » La observación internacional fue muy importante, había observadores que se paseaban por las mesas electorales verificando el proceso», dijo. 

Explicó además que algo importante, que podrías replicarse en Venezuela, es buscar el sentido de unidad en cuanto a lo que se quiere y necesita el país en general.

«En Chile fuimos divididos, pero buscamos unión, incluso con personas que apoyaron al régimen. Nos sentamos a conversar, no solo de lo que había pasado, sino del país que queríamos y cómo podíamos reconstruir la esperanza», apuntó.

Foro Cívico repasa cómo el plebiscito facilitó la transición en Chile

Con esperanzas siempre

Sobre esa experiencia chilena, Aylwin, vicepresidenta de la Fundación Aylwin, aseveró que pudiera hacerse lo mismo en Venezuela, tomando en cuenta que para todos los procesos políticos el diálogo es fundamental y permite pasar las barreras y miradas comunes para llegar a un acuerdo.

«En Chile durante esos años comprendimos que no teníamos tantas diferencias (los partidos políticos y sociedad civil) y que podíamos ver el futuro del país con esperanza; y trasmitir esa esperanza a un país que estaba incrédulo y con pocas expectativas de futuro».

Para Aylwin el diálogo es fundamental, pues permite pasar las barreras y lograr las miradas comunes para llegar a un acuerdo.

Vea la entrevista aquí: