¿Una AN más representativa?, qué efectos tienen los cambios aprobados por el CNE

POLÍTICA · 3 JULIO, 2020 11:51

¿Una AN más representativa?, qué efectos tienen los cambios aprobados por el CNE

Texto por Ibis Leon | @ibisL

Ver más de

Ibis Leon | @ibisL

¿Cómo valoras esta información?

1
QUÉ CHÉVERE
4
QUÉ INDIGNANTE
2
QUÉ CHIMBO

Los cambios anunciados por el Consejo Nacional Electoral (CNE) sí mejoran la representación proporcional en la adjudicación de los cargos, pero no garantiza que la Asamblea Nacional sea expresión de las mayorías.

“Como está proyectada, la elección no es representativa porque están dejando de lado a los principales factores políticos constituidos en la Asamblea Nacional. Lo que se está haciendo es tratar de convertir a la minoría popular en una mayoría en el poder y esto es muy delicado porque la Asamblea Nacional debe parecerse al país, no debe parecerse ni a la oposición ni al oficialismo”, expresa la abogada y exconsultora jurídica del CNE Egleé González Lobato.

Los partidos de oposición que obtuvieron el mayor número de votos en 2015 están intervenidos (Acción Democrática y Primero Justicia) o cancelados (Voluntad Popular) y varios dirigentes políticos, entre ellos Juan Guaidó, inhabilitados.

“El Parlamento debe parecerse a todos los factores que conforman la sociedad, el sistema electoral es una suma de condiciones y de derechos políticos y al tu arrebatarle la junta directiva a los partidos, sin un procedimiento justo, lo que generas es un conflicto de autoridades para dividir y eso es al final un golpe a la militancia”, expone González.

En Venezuela, los parlamentarios son elegidos bajo dos modalidades: por lista y nominalmente (por nombre y apellido). La nueva fórmula que aprobó el CNE establece que los cargos se elegirán 48% por voto nominal y 52% por lista. Anteriormente la relación era 70% – 30% lo que generaba un gran desequilibrio que hacía que el partido que ganara por un voto se llevara más escaños de los que le correspondía y quedara sobrerrepresentado.

El director del Observatorio Electoral Venezolano (OEV), Luis Lander, explica que aumentar el número de diputados por lista hace que la proporcionalidad mejore, aunque sigue siendo imperfecta. “La proporcionalidad significa que el porcentaje de votos obtenidos por cada partido postulante se acerca al porcentaje de diputados asignados”, precisa.

Más diputados

Otra de las decisiones que tomó el directorio del CNE fue aumentar el número de diputados de 167 a 277 sin dar razones.

Esta es la más polémica porque viola la Constitución que establece, en su artículo 186, que la cantidad de parlamentarios se define “según la base poblacional del 1,1% de la población total del país”.

Si el cálculo se hace de acuerdo con el texto constitucional se deben escoger 167 representantes, por esta razón, los expertos suponen que el total de 277 fue asignado de forma arbitraria.

“Esta decisión es terrible porque viola la Constitución que establece de manera muy clara y precisa cual es la modalidad que hay que utilizar para determinar el número de diputados y cuántos se eligen”, afirma Luis Lander.

El especialista en temas electorales sostiene que la violación de la Constitucional abre la posibilidad para que se impongan a futuro reglas que no están previstas en el ordenamiento constitucional ni legal y que no son producto de ningún acuerdo nacional.

“Sospecho que lo hicieron porque interpretan que mientras más diputados haya aplicando a la proporcionalidad, aunque sea de manera imperfecta, más posibilidad hay de que partidos pequeños tengan alguna participación en la Asamblea Nacional”, opina.

Para Egleé González Lobato, el aumento del número de diputados puede favorecer al partido de gobierno si se asignan más representantes a las entidades que concentran más seguidores del chavismo con la misma discrecionalidad con la que cambiaron el total a elegir.

“Es una vulneración escandalosa de la Constitución porque fue el constituyente el que fijó en el artículo 186 el número de diputados”, declara.

El mismo artículo indica el número de representantes que debe escogerse por estado para evitar manipulaciones.

“El temor es que el diseño que se presenta pueda favorecer la representación del partido oficialista. Me queda la duda sobre cómo será la  distribución de los diputados por estado, incluso la sospecha de por qué se mantienen la sobrerrepresentación de los estados pequeños y la subrrepresentación de los estados más grandes, con mayor población”, cuestiona.

La especialista se refiere a que un voto en Delta Amacuro vale casi seis veces más que un voto en el estado Miranda o Zulia porque el sistema también hace que se elija una cantidad de diputados menor al que correspondería en los estados más poblados.

Usurpación de funciones

Los expertos consultados coinciden en que el Poder Electoral materializó la usurpación de funciones al asumir atribuciones legislativas para modificar artículos de la Ley Orgánica de Procesos Electorales (Lopre). Esto profundiza la desconfianza en el sistema electoral, advierte el director del OEV, Luis Lander.

“El CNE tiene potestad reglamentaria para adecuar la elección, pero lo que no puede hacer es  legislar, cambiar la Lopre y cambiar la Constitución. Está tomando decisiones en el marco de una emergencia que extralimita sus funciones”, rechaza la abogada Carmen González Carmechanda, quien trabajó por más de 20 años en el CNE.

La abogada considera que el número de diputados “es inmanejable” y dificulta el funcionamiento armónico del Poder Legislativo.

“Estas condiciones no son suficientes para participar. Yo apoyo la participación electoral, pienso que la elección es una oportunidad para movilizar, pero se deben buscar más acuerdos políticos que  permitan que la elección no sea vulnerable”, manifiesta.

“Lo que estamos viendo es una autocracia o autoritarismo electoral, aquí pareciera que lo único que se puede hacer es perder y el gobierno ganar”, afirma la abogada y analista Egleé González.

No obstante, aunque la especialista no considera que las normas aprobadas por el CNE son un avance, sostiene que este ajuste pudiera sincerar el sistema electoral si se incluye a todos los factores políticos en acuerdos que amplíen las garantías.

“Los ciudadanos han perdido la confianza en el órgano que ejecuta las elecciones y este modo de proceder resquebraja la confianza porque se está modificando el corazón del sistema electoral y político sin la participación de todos los factores. Hay que generar espacios para seguir conversando, debatiendo, y tratar de ver cómo se logran condiciones para que el ciudadano participe”, concluye.

Foto: sputniknews.com