Trabajadores conmemoran su día entre la precariedad, protestas e intentos de negociar mejoras

LA HUMANIDAD · 1 MAYO, 2021 08:00

Ver más de

Deisy Martínez │@deicamar


¿Cómo valoras esta información?

1
QUÉ CHÉVERE
QUÉ INDIGNANTE
1
QUÉ CHIMBO

Este 1 de mayo, los trabajadores venezolanos, principalmente los que prestan sus servicios para el Estado, conmemoran su día lamentándose de que, como nunca antes, sus salarios han sido pulverizados por la hiperinflación, ante la mirada  indiferente de un gobierno que dice ser “obrerista”.

 Atrás quedaron las discusiones de las contrataciones colectivas producto, según denuncias, del desconocimiento a las organizaciones sindicales no afectas al gobierno que representan a distintos sectores laborales y la imposición de un salario y bonificaciones  “insuficientes” desde el Ejecutivo.

 Esto, hace, según el presidente de la Federación Nacional de Empleados Públicos (Fedeunep), Antonio Suárez, que sea imposible obligar al Gobierno a mejorar las tablas salariales de los trabajadores y con ello también se estimulen mejoras en el sector privado.

 Sin acceso a la Canasta Alimentaria

 “Un profesional tres, llámese ingeniero, comunicador social, administradores, con primas de antigüedad, de profesionalización, más el bono de máxima eficiencia que otorga el Gobierno desde diciembre y que en abril llegó a 15 millones de bolívares para trabajadores activos y 11 millones para jubilados, apenas llega a los diez dólares mensuales, eso es lo que más se gana en la administración pública”, cuestiona Suárez, en declaraciones a Efecto Cocuyo.

 Según el Centro de Documentación y Análisis Social de la Federación Venezolana de Maestros (Cendas-FVM) informó que el precio de la Canasta Alimentaria Familiar –CAF- de marzo de 2021 se ubicó en 612.900.945,00 bolívares, alrededor de 322,57 dólares mensuales. El salario mínimo en Venezuela es de apenas 1.800.000 bolívares.

 De cara al 1 de mayo, Fedeunep exhorta al Ejecutivo a acatar la recomendación de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal) de destinar 2% del Producto Interno Bruto (PIB) a la protección de los trabajadores en medio de la pandemia por COVID-19 y establecer al menos un punto medio entre los 210 dólares sugeridos por el organismo internacional como salario mensual. 

“¿Cómo?”, pregunta Suárez y él mismo responde: “Distribuyendo mejor el gasto público y orientándolo hacia la atención de la emergencia”.

 “No queremos escuchar el discurso de que no hay plata, cuando vienen nuevas elecciones (regionales) este año. Ellos tienen que mejorar la distribución de los recursos. Es cierto que no se pueden satisfacer todas las aspiraciones pero sí para mejorar los ingresos de los trabajadores. El gobierno no nos ha demostrado que no se puede hacer”, advirtió el representante gremial.

 Ese  “punto medio” en los ingresos que plantea Fedeunep al Ejecutivo es de al menos 50 dólares o 60 dólares mensuales como base y el monto debe subir según las escalas salariales.

 “De un 1.800.000  bolívares mensuales a 50 dólares es una mejora, hay que hacerlo, el Ejecutivo debe dar respuesta”, agrega.

 La Fedeunep agrupa a 42 organizaciones sindicales del sector público que van desde la salud, educación, gobernaciones, alcaldías y empresas básicas como la Corporación Venezolana de Guayana (CVG), para un total de 3 millones de trabajadores representados.

 Sin nada que celebrar

 El secretario Ejecutivo de la Federación de Trabajadores de la Salud (Fetrasalud) Pablo Zambrano, subraya que este 1 de mayo no hay  “nada que celebrar el Venezuela”, especialmente en el sector salud, porque los empleados devengan entre tres y seis dólares mensuales, en medio de una pandemia.

 Tampoco, expresa, pese a estar en la primera línea de batalla contra el COVID-19, los trabajadores no han sido vacunados en su mayoría ni cuentan con los equipos de bioseguridad necesarios para protegerse del contagio. Ni hablar, agrega de la falta de medicinas, insumos y servicios básicos en los hospitales públicos del país.

 “El Gobierno lanzó en 2018 un paquetazo económico (que incluyó reconversión monetaria) que impide que el salario avance sea en bolívares o en dólares, mostrando un profundo odio y desprecio hacia la clase obrera. Los beneficios de las contrataciones colectivas quedaron muy rezagados, en Venezuela los trabajadores ganan lo que dice Maduro, sin discusión, así sea pírrico”, señala.

 Entre la masa laboral hay expectativa de algún incremento salarial para el 1 de mayo por parte del Ejecutivo, como ya se ha hecho costumbre, aunque es pesimista en cuanto a que el monto sea suficiente para cubrir siquiera las necesidades básicas.

 Extrema gravedad

 El dirigente del Frente Nacional de Lucha de la Clase Trabajadora (Fnlct), perteneciente al Partido Comunista de Venezuela (PCV), Pedro Eusse, acusa a la administración de Nicolás Maduro de poner en los hombros de los trabajadores venezolanos, el peso total de la crisis del país, mientras, afirma, hay sectores  “enriqueciéndose”, producto de “privilegios” y de la  “corrupción”.

 “La situación de los trabajadores del país es de extrema gravedad, de precariedad como nunca antes vimos. Hay una indefensión laboral generalizada expresada en la destrucción del salario y la pulverización de las prestaciones sociales por el fenómeno de la hiperinflación y del colapso del rentismo petrolero. El Gobierno gestiona la crisis a favor de los sectores privilegiados, mientras los trabajadores activos y jubilados la sufren”, subrayó el dirigente.

 Denunció que las contrataciones colectivas de sectores como el eléctrico, construcción, salud, empresas básicas de Guayana, entre otros están paralizadas. También condenó la política de bonificaciones asumidas por el Gobierno nacional, que aparte de insuficientes no inciden en las prestaciones sociales.

 El 19 de febrero, Maduro firmó la convención colectiva de los trabajadores petroleros. Al respecto, Eusse alertó que ni hubo ningún tipo de discusión previa y que la contratación marco fue una imposición del Ejecutivo con la complicidad del sindicato que le es afín.

 Otra de las irregularidades de esa convención firmada en Pdvsa La Campiña, señaladas por el dirigente, es que 90% del ingreso mensual establecido son bonos. El salario básico mensual fue establecido en 5.042.737 bolívares y el máximo en 44.912.051 bolívares al mes.

 El Fnlct sostiene que desde el 11 de octubre de 2018, cuando el Ministerio de Planificación estableció entre los lineamientos de la circular 2.792 que todos los contratos colectivos debían partir del salario mínimo nacional, se creó un desequilibrio en las tablas salariales y todo fue empeorando para los trabajadores.

 Distintas vías de lucha

 Algunos sindicatos y gremios del sector salud, educativo y jubilados llamaron a protestas para el sábado 1 de mayo en todas las regiones del país, a través de concentraciones no muy numerosas en varios puntos, como medida de precaución contra el COVID-19. También a un cacerolazo a partir de las 7:00 p.m. para exigir salarios dignos y vacunas para los trabajadores.

 En paralelo, Fetrasalud convocó a una asamblea de trabajadores sanitarios en el Hospital Dr. José Gregorio Hernández, en Los Magallanes de Catia, en horas de la mañana del 1 de mayo. La intención es discutir la situación del sector, conmemorar el Día del Trabajador y reivindicar la lucha por mejores condiciones de vida.

 La Fnlct también tiene previstas protestas, las cuales, aclaran, no tiene tinte político partidista sino exclusivamente exigirle al Ejecutivo rectifique su política salarial.

 Fedeunep, por su parte, dejó a la libre escogencia de los sindicatos afiliados y de sus trabajadores cómo quieren conmemorar su día. La directiva de la Federación, informó, encuentra más útil por los momentos, dedicarse a las conversaciones ya iniciadas en el Ministerio del Trabajo para intentar llegar a un acuerdo sobre temas puntuales como el ya mencionado salario de arranque o de base sugerido al Ejecutivo.

 “Este miércoles (28 de abril) vamos al acto de consignación de cláusulas en el Ministerio y nos vamos a reunir para fijar las reglas de juego. Esa discusión no puede durar seis meses porque se trata de cláusulas de emergencia para mejorar los salarios y otros beneficios de los trabajadores públicos”, reveló.